El te­rri­ble em­pe­zar de nue­vo del Cruz Azul

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINION -

Es im­po­si­ble dar­le con­ti­nui­dad a un pro­yec­to cuan­do quien lo en­ca­be­za no se sien­te a gus­to y có­mo­do pa­ra se­guir tra­ba­jan­do. Es­to, por sí so­lo, ex­pli­ca y jus­ti­fi­ca el anun­cio que dio a co­no­cer ayer la di­rec­ti­va del Cruz Azul, en el sen­ti­do de que el es­pa­ñol Fran­cis­co Jé­mez no se­gui­rá al fren­te de es­te equi­po.

Pe­ro es­ta cla­ri­dad de to­dos los in­vo­lu­cra­dos no de­be lle­var­nos a de­jar de ob­ser­var que es una ver­da­de­ra lás­ti­ma que se in­te­rrum­pa un pro­ce­so a to­das lu­ces po­si­ti­vo en es­te club, to­da­vía uno de los cua­tros gran­des del fut­bol me­xi­cano.

Hay su­fi­cien­tes ele­men­tos pa­ra per­mi­tir­se pen­sar que si Jé­mez hu­bie­ra re­no­va­do su es­tan­cia con los ce­men­te­ros es­te equi­po es­ta­ría más cer­ca de con­se­guir el cam­peo­na­to de Li­ga que se le nie­ga des­de ha­ce 20 años. Que con cual­quier otro di­rec­tor téc­ni­co que lle­gue, nom­bre que se­rá anun­cia­do en los pró­xi­mos días.

Jé­mez es un buen en­tre­na­dor de fut­bol. Que no ha­ya ga­na­do, has­ta aho­ra, un so­lo cam­peo­na­to en su ca­rre­ra no tie­ne por­que ser cau­sa de des­ca­li­fi­ca­ción. Es­te hom­bre le dio un se­llo im­bo­rra­ble al mo­des­to Ra­yo Va­lle­cano en la li­ga más atrac­ti­va y po­de­ro­sa del mun­do, la es­pa­ño­la. Y se lo pu­do dar, rin­dien­do a pro­pios y ex­tra­ños en elo­gios, gra­cias a que se sintió ab­so­lu­ta­men­te res­pal­da­do y có­mo­do por los due­ños de ese equi­po. Yo es­pe­ra­ba que es­to su­ce­die­ra en el Cruz Azul. La­men­to mu­cho su de­ci­sión de no se­guir.

Creo que Pa­co pron­to ela­bo­ra­rá un jui­cio au­to­crí­ti­co, ale­ja­do de la au­to­ex­cul­pa­ción. Y en es­te ba­lan­ce ho­nes­to ten­drá que re­co­no­cer que le fal­tó in­te­li­gen­cia, frial­dad, bue­na ase­so­ría tam­bién, pa­ra no caer en el cer­co de esos pe­rio­dis­tas “vo­mi­ti­vos” que se de­di­ca­ron a mo­les­tar­lo, a pro­vo­car­lo, a des­qui­ciar­lo.

Lo que se­guía tras el pri­mer año de con­tra­to de Jé­mez era al­go me­jor pa­ra es­te Cruz Azul que lo­gró en­trar a la li­gui­lla tras tres años de no ha­cer­lo. Ha­bía que traer ju­ga­do­res des­equi­li­bran­tes y con­tun­den­tes. Na­da más. Dos o tres. Hoy ya no sé qué vie­ne pa­ra es­te equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.