La eter­na Cruz Azul

A Ma­nuel Ve­ne­gas, cru­za­zu­lino a muer­te

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINIÓN - • Gil­ber­to Pra­do Ga­lán gil­pra­do­ga­lan@gmail.com

Con­fie­so que el equi­po de fut­bol pro­fe­sio­nal Cruz Azul ger­mi­na en mi áni­mo una sim­pa­tía es­pon­tá­nea. Di­go sim­pa­tía por­que re­cuer­do a los hé­roes que con­quis­ta­ron va­rios tí­tu­los en la dé­ca­da de los se­ten­ta y que, por des­gra­cia, se fue­ron des­pe­ñan­do del mundo has­ta de­jar una es­te­la de gratitud que no en­ve­je­ce:

Cen­ta­vo Mu­ci­ño, Ka­li­mán Guz­mán, Fernando Bus­tos, Nacho Flo­res nos aban­do­na­ron. Su le­ga­do per­ma­ne­ce in­tac­to. Y aquel Cruz Azul brin­dó a la afi­ción tí­tu­los im­pe­re­ce­de­ros. El Cruz Azul vol­vió a la Li­gui­lla y no ju­gó mal. En­fren­te tu­vo a su acé­rri­mo (su­per­la­ti­vo de acre) ri­val el Amé­ri­ca en lo que han lla­ma­do clá­si­co jo­ven. Jé­mez, tem­pe­ra­men­tal, vol­vió a lle­var a La Má­qui­na ce­men­te­ra a la Li­gui­lla. Co­sa no me­nor: agra­de­ci­ble. Es ne­ce­sa­ria la con­ti­nui­dad alen­ta­da por el pa­lín­dro­mo de es­cri­tu­ra im­per­fec­ta (Se me­jo­ró Jé­mez). El equi­po de­be­rá te­ner un se­gun­do ai­re.

Cuan­do pien­so en el he­roi­co Cruz Azul acu­de a mi me­mo­ria el cé­le­bre poe­ma de Rud­yard Ki­pling, “Cuan­do va­yan mal las co­sas”:

Cuan­do va­yan mal las co­sas co­mo a ve­ces sue­len ir,/ cuan­do ofrez­ca tu ca­mino só­lo cues­tas que su­bir,/ cuan­do ten­gas po­co ha­ber pe­ro mu­cho que pa­gar,/ y pre­ci­ses son­reír aun te­nien­do que llo­rar,/ cuan­do ya el do­lor te ago­bie y no pue­das ya su­frir,/ des­can­sar aca­so de­bes pe­ro nun­ca desis­tir.

Ha­go vo­tos pa­ra que, por fin, el pró­xi­mo año se co­ro­ne el Cruz Azul y que hon­re la me­mo­ria de sus eter­nos y más valiosos gla­dia­do­res que des­de el lím­pi­do cie­lo oran por el equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.