Pi­lum en mano

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINIÓN - •Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Gu­tié­rrez de Que­ve­do jo­sefgq@gmail.com

El no­ble Ge­na­ro Ga­tus­so fue ele­gi­do pa­ra en­ca­be­zar la re­for­ma sa­ni­ta­ria del Mi­lán, un club que es­tá per­dien­do las tres “H”: his­to­ria, ho­nor y hue­vos. Po­cos ex ju­ga­do­res pue­den re­cu­pe­rar el pres­ti­gio de un equi­po a bo­fe­ta­das, Ga­tus­so es uno de ellos. Due­ño de una cre­di­bi­li­dad ga­na­da a cos­ta de le­ña­zos, su ca­ra su­cia, su bar­ba ce­rra­da, su ca­be­za du­ra, su man­dí­bu­la cua­dra­da, sus hue­sos re­tor­ci­dos y el pe­lle­jo bien ci­ca­tri­za­do, le au­to­ri­zan pa­ra sa­cu­dir las en­tra­ñas de una ins­ti­tu­ción. La de­ci­sión que ha to­ma­do el Mi­lán al nom­brar­lo en­tre­na­dor, no es me­nor. Se tra­ta de la úl­ti­ma con­se­cuen­cia que arro­jó uno de los peo­res años en la his­to­ria del fut­bol ita­liano. Eli­mi­na­da del Mun­dial, Ita­lia se lan­za a la bús­que­da de sím­bo­los que le ayu­den a re­cu­pe­rar el ori­gen. Que una aso­cia­ción tan em­ble­má­ti­ca del Calcio en­cuen­tre en Ga­tus­so un cuer­po de sal­va­men­to, des­pe­ja al­gu­nas du­das: los ita­lia­nos, en una si­tua­ción de­ses­pe­ra­da, es­tán dis­pues­tos a vol­ver a la le­gión don­de na­cen sus có­di­gos de ho­nor. No es pre­ci­sa­men­te el Mi­lán un re­fe­ren­te del ca­te­nac­cio, sí lo es Ga­tus­so, uno de sus úl­ti­mos ex­po­nen­tes y tam­bién de los más leales. Por es­te equi­po, crea­dor de una de las gran­des re­vo­lu­cio­nes fut­bo­lís­ti­cas del si­glo pa­sa­do, ali­neó una lar­ga lis­ta de ju­ga­do­res que in­ter­pre­ta­ban el jue­go en las an­tí­po­das de Ga­tus­so. Ba­re­si, Mal­di­ni, Do­na­do­ni, An­ce­lot­ti, Gu­llit, Van Bas­ten y Rij­kaard, en­tre otros, do­mi­na­ron una fi­lo­so­fía que pro­vo­có la evo­lu­ción del jue­go. En un de­por­te don­de la iden­ti­fi­ca­ción con un es­ti­lo re­sul­ta de­ter­mi­nan­te, es­te nom­bra­mien­to no pa­re­ce ser la so­lu­ción más avan­za­da, pe­ro sí la más ori­gi­nal. Na­die ima­gi­nó que Ga­tus­so lle­ga­ra tan al­to, tam­po­co que el Mi­lán, cu­na del re­na­ci­mien­to del fut­bol ita­liano, ca­ye­ra tan ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.