¿Por qué siem­pre ga­nan los mis­mos?

Nues­tra Li­gui­lla es ejem­plo de có­mo la ri­que­za man­da en el de­por­te glo­bal: Po­de­ro­so ca­ba­lle­ro es don di­ne­ro

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - FUTBOL - MIÉR­CO­LES 29 OTRA ÓP­TI­CA

Se di­ce que el di­ne­ro no com­pra la fe­li­ci­dad. Y lue­go se com­ple­men­ta con un: pe­ro ayu­da bas­tan­te. En al­gu­nas de mis co­lum­nas he cu­bier­to el te­ma de có­mo es­tá com­pro­ba­do que la in­ver­sión en plan­te­les ga­lác­ti­cos (tér­mino que sur­ge, a par­tir de aquel Real Ma­drid de Fi­go, Zi­da­ne, Ro­nal­do y Beck­ham) nor­mal­men­te se ve re­fle­ja­da en me­jo­res re­sul­ta­dos de­por­ti­vos. Tam­bién he si­do crí­ti­co de gas­tar con pri­sas, co­mo mi co­lum­na acer­ca del fi­cha­je de Ous­ma­ne Dem­bé­lé por par­te del FC Bar­ce­lo­na y la crítica al ex­ce­si­vo mon­to pa­ga­do por el fran­cés.

Men­cio­na­ba en ella que pa­re­cía que al Ba­rça le que­ma­ba la for­tu­na re­ci­bi­da por Ney­mar y te­nía que fi­char por fi­char y así cal­mar a los cu­lés; cues­tio­na­ba si era me­jor des­ti­nar esos más de 200 mi­llo­nes de eu­ros a la ne­ce­sa­ria re­no­va­ción del Camp Nou en un ac­ti­vo de ren­di­mien­to cier­to y no en uno in­cier­to, el cual se le­sio­nó en su se­gun­do par­ti­do co­mo ti­tu­lar blau­gra­na.

El Bar­ce­lo­na hoy, sin el le­sio­na­do Dem­bé­lé, va pri­me­ro; con una có­mo­da ven­ta­ja de ocho pun­tos so­bre los equi­pos ma­dri­le­ños y cua­tro so­bre el Va­len­cia (los cua­les de­be­rían ser seis de no ser por el ro­bo del ár­bi­tro en el cla­ro gol blau­gra­na del pri­mer tiem­po del do­min­go pa­sa­do).

¿Por qué el Bar­ce­lo­na y el Real Ma­drid do­mi­nan en Li­ga y en la UEFA Cham­pions Lea­gue? ¿Y por qué nues­tras se­mi­fi­na­les las pro­ta­go­ni­zan los equi­pos que son pro­pie­dad de las te­le­vi­so­ras más im­por­tan­tes del país, la ce­men­te­ra lí­der a ni­vel glo­bal y el em­bo­te­lla­dor pú­bli­co más gran­de de be­bi­das de Co­ca-Co­la?

Un es­tu­dio re­cien­te rea­li­za­do por Spor­ting In­te­lli­gen­ce y la Aso­cia­ción de Pe­rio­dis­tas De­por­ti­vos nos da ma­yor fun­da­men­to pa­ra re­fren­dar el es­tu­dio de De­loit­te en cuan­to a la res­pues­ta: una ma­yor in­ver­sión equi­va­le a me­jo­res re­sul­ta­dos.

El es­tu­dio ana­li­zó 465 equi­pos, 29 Li­gas, nue­ve de­por­tes y $20.58 bi­llo­nes en sa­la­rios. No so­lo en fut­bol, tam­bién en va­rios de­por­tes; con clu­bes de la NBA ocu­pan­do nue­ve de los pri­me­ros 12 lu­ga­res en suel­do pro­me­dio por ju­ga­dor. Hay que dis­tin­guir que la NBA tie­ne plan­te­les más re­du­ci­dos al ser dispu­tado por so­lo cin­co ju­ga­do­res por equi­po a la vez y un ca­len­da­rio de 82 par­ti­dos en la economía más gran­de del mundo

Es ló­gi­co que los de­por­tis­tas de éli­te ten­gan sa­la­rios ma­yo­res. Des­pués de to­do, cuan­do la Ley Bos­man aca­bó con la es­cla­vi­tud de los fut­bo­lis­tas, se ter­mi­nó el mo­de­lo Pu­mas: don­de gran­des fi­gu­ras for­ja­das en la can­te­ra del Pe­dre­gal, co­mo Luis Gar­cía, Al­ber­to Gar­cía As­pe o el mis­mo Ge­rar­do To­rra­do (aco­gién­do­se a la mis­ma ley) tu­vie­ron que emi­grar a otros equi­pos que les pa­ga­sen suel­dos acor­de a su ca­ché. En México so­mos muy crea­ti­vos y pro­tec­cio­nis­tas en es­te te­ma, ya que de­be­mos te­ner me­mo­ria y no ol­vi­dar nues­tro “Pac­to de Ca­ba­lle­ros”, me­ca­nis­mo que blo­queó lo­cal­men­te los efec­tos de la Ley Bos­man du­ran­te mu­chos años, al cual le si­guie­ron las re­glas 10/8 y 9/9, mis­mas que cu­brí en mi co­lum­na an­te­rior y que tam­bién sir­vie­ron pa­ra con­tro­lar los ran­gos de suel­do de los fut­bo­lis­tas me­xi­ca­nos. Es­to con los efec­tos de ju­gar la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca en te­rri­to­rio na­cio­nal y las po­si­bles con­se­cuen­cias que se den a lar­go pla­zo a ni­vel se­lec­ción.

Los tres equi­pos que acom­pa­ñan a aque­llos del ba­lon­ces­to son los que us­te­des ima­gi­nan. Lo in­te­re­san­te es el or­den. El que me­jor pa­ga es el FC Bar­ce­lo­na con un sa­la­rio pro­me­dio anual de $8.5 mi­llo­nes de dó­la­res por ju­ga­dor; es cuar­to en la lis­ta, des­pués del Thun­der de Oklaho­ma ($9.2 mi­llo­nes de dó­la­res por ju­ga­dor), Ca­va­liers de Cle­ve­land ($8.99 mi­llo­nes de dó­la­res por ju­ga­dor) y los Wa­rriors de Gol­den Sta­te ($8.94 mi­llo­nes de dó­la­res por ju­ga­dor). Ha­brá que ver la es­ca­la­da blau­gra­na en es­te ran­king el año que vie­ne con la re­cien­te re­no­va­ción de Lio­nel Mes­si; una po­si­ble com­pa­ra­ción es la del PSG con el suel­do de Ney­mar, con es­te fac­tor el equi­po pa­ri­sino pa­só del pues­to 35 el año pa­sa­do, al quin­to lu­gar, pa­gan­do un sa­la­rio pro­me­dio anual de $8.4 mi­llo­nes de dó­la­res por ju­ga­dor. Real Ma­drid es el ul­ti­mo re­pre­sen­tan­te del ba­lom­pié en los pri­me­ros 12 lu­ga­res; los me­ren­gues ocu­pan el no­veno pues­to con un sa­la­rio pro­me­dio anual de $8 mi­llo­nes de dó­la­res por ju­ga­dor. Es cu­rio­so ver có­mo la igual­dad en suel­dos tam­bién se re­fle­ja en las ta­blas de cla­si­fi­ca­ción y cam­peo­na­tos; en la NBA, los Ca­va­liers y los Wa­rriors pe­lea­ron por el tí­tu­lo en las tres tem­po­ra­das más re­cien­tes.

En la Li­ga es­pa­ño­la, el duo­po­lio ca­ta­lán y ma­dri­le­ño es una cons­tan­te ca­da tem­po­ra­da, mien­tras que en la Li­ga fran­ce­sa, el PSG per­ma­ne­ce in­vic­to y a nue­ve pun­tos de dis­tan­cia del Lyon. Los cua­tro pro­ta­go­nis­tas de las se­mi­fi­na­les de la Li­ga Mx son pro­pie­dad de em­pre­sas pú­bli­cas que co­ti­zan en la bol­sa, cu­ya in­for­ma­ción es­tá dis­po­ni­ble; sin em­bar­go, no es­tán obli­ga­dos por los re­gu­la­do­res a re­ve­lar los ni­ve­les de com­pen­sa­ción de sus em­plea­dos y sus equi­pos no son uni­da­des de ne­go­cio re­pre­sen­ta­ti­vas de su fac­tu­ra­ción, ra­zón por la cual no sa­be­mos a cien­cia cier­ta dón­de se en­cuen­tran ubi­ca­dos los cua­tro se­mi­fi­na­lis­tas en es­te aná­li­sis.

Lo que es ló­gi­co in­fe­rir, es que es­tos cua­tro equi­pos, más Cruz Azul (Ce­men­te­ra) y Atlas (Te­le­vi­so­ra), son las nó­mi­nas más al­tas de la Li­ga Mx. Tris­te reali­dad, pe­ro al fi­nal Po­de­ro­so ca­ba­lle­ro es don di­ne­ro y des­pués de la Ley Bos­man y la agen­cia li­bre en los de­por­tes nor­te­ame­ri­ca­nos (aque­llos sin to­pe sa­la­rial), es di­fí­cil y ca­si im­po­si­ble en­con­trar historias co­mo la pro­ta­go­ni­za­da re­cien­te­men­te en la Li­ga Pre­mier por el cam­peón 2015-2016, Lei­ces­ter City. Siem­pre con­si­de­ran­do que ese he­roi­co tí­tu­lo se dio en el fut­bol in­glés, que cuen­ta con un mo­de­lo de dis­tri­bu­ción de in­gre­sos más equi­ta­ti­vo en ge­ne­ral, si­mi­lar al de la NFL.

FO­TOS: AP Y EFE

LeB­ron Ja­mes, es­tre­lla de los Ca­va­liers de Cle­ve­land

Ga­reth Ba­le, el ga­lés del Real Ma­drid

An­drés Inies­ta, sím­bo­lo del Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.