DO­LI­DO

EL ADIÓS DE AL­MEY­DA EL AR­GEN­TINO DI­JO QUE “OJA­LÁ AL­GÚN DÍA PUE­DA COM­PRAR A CHI­VAS” Y QUE TE­NÍA EL SUEÑO DE GA­NAR EL MUN­DIAL DE CLU­BES; SE VA SIN REN­CO­RES, PE­RO RE­CLA­MÓ LA AU­SEN­CIA DE LA DI­REC­TI­VA

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - PORTADA - Je­sús Her­nán­dez Té­llez/ Gua­da­la­ja­ra, Jal.

En el guión ori­gi­nal, a las 16:00 ho­ras Ma­tías Al­mey­da y su cuer­po téc­ni­co es­ta­rían fir­man­do su fi­ni­qui­to con el gru­po de abo­ga­dos de Gru­po Om­ni­li­fe-Chi­vas, de ahí pa­sa­rían a la con­fe­ren­cia de pren­sa del adiós… pe­ro eso no im­por­tó, se die­ron las 19:00 ho­ras y el staff de abo­ga­dos de­jó es­pe­ran­do al ar­gen­tino y su gru­po de tra­ba­jo. Te­nían sed y Omar Za­rif fue a com­prar bo­te­llas de agua y re­fres­cos. Al téc­ni­co más ganador des­pués de Ja­vier de la To­rre lo de­ja­ron plan­ta­do y sin las aten­cio­nes bá­si­cas, “mien­tras es­tá­ba­mos es­pe­ran­do des­de las 4 de la tar­de, miramos la can­cha y nos da­ba un po­co de me­lan­co­lía”, di­jo el Pe­la­do y arran­có su con­fe­ren­cia cer­ca de las 20:03. Al­mey­da se fue de Chi­vas des­pués de ga­nar la Con­ca­cham­pions al Toronto, pe­ro ape­nas se ofi­cia­li­zó. Se fue sin ti­rar­le a na­die. Se fue sin ofen­der a na­die. Se fue sin cul­par a na­die. Pe­ro el de Azul, Ar­gen­ti­na, pro­me­te vol­ver y afir­ma que es­pe­ra te­ner dinero pa­ra com­prar el club.

“Yo creo que sí. Hoy me voy, pe­ro voy a vol­ver, no sé cuán­do. Oja­lá un día ten­ga mu­cho dinero y pue­da com­prar es­te club, así no me voy más”.

Pa­ra el que es­pe­ra­ba una con­fe­ren­cia tro­nan­te, con as­pa­vien­tos, ti­rán­do­se a la yu­gu­lar de Jo­sé Luis Hi­gue­ra, Al­mey­da de­mos­tró que no quie­re el cho­que, que no va a ata­car a na­die, y lo sin­te­ti­zó ar­gu­men­tan­do que no va con su es­ti­lo.

“Es tris­te, no sé si las for­mas. Ca­da uno tra­ta de ca­mi­nar por el bien y des­pués que­da en la con­cien­cia del ser hu­mano. Mu­chas ve­ces tra­ta­mos de ha­cer­lo bien y nos sa­le mal. Mu­chas ve­ces va­mos por el bien y nos sa­le mal. Yo no guardo ren­cor, no es mi es­ti­lo. No de­jo de es­tar tris­te por­que es­ta­ba fe­liz acá. Me po­dría que­dar has­ta ser echa­do y la si­tua­ción iba a ser otra. Mi es­ti­lo es de­cir ‘si no va más, no va más’. Si al­guien que te con­tra­ta ya no te brin­da la con­fian­za, no hay pro­ble­ma, hay que ce­rrar un ci­clo y no es­tar ju­gan­do a que se va o se que­da. Era más sim­ple por to­dos, por­que es­to ha­ce da­ño, sa­le gen­te man­cha­da y se po­dría evi­tar. Es­ta­ba in­có­mo­do, tris­te, de­si­lu­sio­na­do por cier­tas ac­ti­tu­des, pe­ro ya es­tá, se ter­mi­nó. No me voy a que­dar con eso, no ten­go sen­ti­mien­tos de odio y ren­cor. Me va a que­dar lo lin­do de que Ver­ga­ra me dio tra­ba­jo, se lo voy a agra­de­cer”. Al­mey­da en dos oca­sio­nes le agra­de­ció la oportunidad de

Mi ilu­sión era se­guir, ju­gar el Mun­dial de Clu­bes (...) pe­ro hay que ser ho­nes­tos y te­ner dig­ni­dad”

Nos va­mos de Chi­vas, pe­ro que­da­mos en la his­to­ria. Pa­sa­rán años y se acor­da­rán de es­te cuer­po téc­ni­co”

To­dos no­so­tros em­pe­za­mos a ser hin­chas a par­tir de hoy, se­gui­re­mos a Chi­vas”

La des­pe­di­da fue tris­te, ex­tra­ño pa­ra to­dos, el sa­ber que hoy ya no en­tre­na­mos jun­tos”

di­ri­gir a Chi­vas a Jor­ge Ver­ga­ra, y se­ña­ló que se va tris­te, pe­ro que de­ja los ren­co­res pa­ra des­pués. “Tam­po­co quie­ro ha­cer una des­pe­di­da pa­ra las­ti­mar, ni que ha­ya bue­nos o ma­los. Mu­chas ve­ces en los tra­ba­jos, don­de no hay unión, no­so­tros la prio­ri­za­mos, cuan­do vi que no ha­bía más unión, no quie­ro es­tar en un lu­gar así por­que se­ría es­tar pa­ra co­brar y no que­ría eso. Es­toy pa­ra lo que ha­go, ver a la gen­te a la ca­ra y por me­dio del diá­lo­go in­ter­cam­biar ideas”.

Lo que era un se­cre­to a vo­ces fue que des­pués de ga­nar­le al Ve­ra­cruz la Su­per­co­pa, el Re­ba­ño no con­ta­ba con dinero pa­ra las pri­mas y Al­mey­da lo pu­so de su bol­si­llo, con el afán de que los ju­ga­do­res no se des­con­cen­tra­ran. “Fue ha­ce un año y tan­to atrás, des­pués de ha­ber con­se­gui­do la Su­per­co­pa, era el bono y es­tá­ba­mos lu­chan­do por en­trar a Li­gui­lla y el bono es­ta­ba tar­dan­do y yo me ofre­cí pres­tar­les ese dinero. Lo pres­té y el club y me lo de­vol­vió, lo pres­té por el sen­ti­mien­to que ten­go ha­cia es­te club”.

Se le co­men­tó que hay una cam­pa­ña en re­des de no asis­tir al es­ta­dio en re­cla­mo a las po­lí­ti­cas de austeridad de la di­rec­ti­va y que die­ra una opi­nión al res­pec­to. Su res­pues­ta fue igual de fran­ca. “Yo no voy a ha­cer po­lí­ti­ca. La gen­te va a apo­yar, la gen­te sa­be lo que su­ce­dió y ya es­tá. Que­re­mos de­jar una lin­da ima­gen y que los Chi­vaher­ma­nos si­gan apo­yan­do. Que no pien­sen lo otro, no­so­tros que­re­mos es­ta ca­mi­se­ta, que ven­gan, apo­yen y que nos si­gan dan­do tí­tu­los”, con­clu­yó el en­tre­na­dor ar­gen­tino.

Es­ta­ba in­có­mo­do, de­si­lu­sio­na­do por cier­tas ac­ti­tu­des, pe­ro ya es­tá, se ter­mi­nó” MA­TÍAS AL­MEY­DA Ex en­tre­na­dor de Chi­vas

FO­TOS: IMAGO7

Ma­tías Al­mey­da, tras la con­fe­ren­cia de ayer

Al­mey­da es­tu­vo acom­pa­ña­do por su cuer­po téc­ni­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.