La ex­pli­ca­ción del Chi­cha­ri­to

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINION - gui­ller­mo.gonzalez@mi­le­nio.com • twit­ter@Wi­llieMty • Wi­llie Gon­zá­lez

No sé pa­ra qué sea más ma­lo Ja­vier, si pa­ra dar ex­pli­ca­cio­nes o pa­ra ju­gar al fut­bol. Es tan li­mi­ta­do con los pies co­mo con la len­gua.

Ja­más ha­bía es­cu­cha­do a Chi­cha­ri­to ha­blar más de 10 se­gun­dos y cuan­do vi su de­cla­ra­ción so­bre la fies­ta de la se­lec­ción me que­dé per­ple­jo. Ano­na­da­do.

Una fies­ta con pu­ra fa­mi­lia y ami­gos, una fies­ta nor­mal, sin pa­gar­le a na­die (es­corts), fes­te­jan­do su cum­plea­ños, me de­jó con más du­das que aclaración. De he­cho, Ja­vier Her­nán­dez no ne­ce­si­ta­ba dar nin­gu­na ex­pli­ca­ción. Nin­gu­na. Na­die se la pi­dió creo yo. A menos que ha­ya si­do un fa­vor que le que­ría ha­cer a los ju­ga­do­res que es­tán ca­sa­dos en la se­lec­ción y que an­da­ban en la fies­ta fa­mi­liar pre­vio al via­je a Rusia. Yo no pue­do con­tra­de­cir a Chí­cha­ro, no sé si eso que di­jo es ver­dad o men­ti­ra, lo que sí es un he­cho es que me de­jó con más du­das so­bre qué pa­só en esa fies­ta. A mí un ju­ga­dor de la se­lec­ción me con­fió que en la fies­ta ha­bían co­le­gas de la pren­sa y que efec­ti­va­men­te eran co­mo 60 a 80 per­so­nas. Si las mu­cha­chas son o no son es­corts no lo sé, tam­po­co sé si son las pri­mas del Chi­cha­ri­to o de Héc­tor He­rre­ra, pe­ro de ser cier­to es­to úl­ti­mo, es­toy en la cla­ri­dad de se­ña­lar que sus pri­mas o fa­mi­lia­res es­tán muy gua­pas. O tal vez eran unas sim­ples ami­gas que ne­ce­si­ta­ban que las acom­pa­ña­ran al taxi. Du­das y más du­das.

Lo úni­co que sí le creo al Chi­cha­ri­to es lo que di­jo al fi­nal, si vol­vie­ra a ha­cer la fies­ta pre­fe­ría no ha­cer­la. Eso es lo más sen­sa­to que de­bie­ron ha­ber pen­sa­do an­tes del pro­ble­món en el que se me­tie­ron. Oja­lá y ha­ya si­do una muy mala ex­pe­rien­cia y nin­gún se­lec­cio­na­do vuel­va a co­me­ter es­te gra­ve error.

Y aun­que us­ted no lo crea, es­te bo­chor­no­so mo­men­to pue­de ser­vir pa­ra unir a los ju­ga­do­res. Yo no di­go que le va­ya­mos a ga­nar a Ale­ma­nia, pe­ro lo que sí pue­do ase­gu­rar es que les va­mos a dar ba­ta­lla y por ahí les me­te­mos un sus­to. Y de abrir el Mun­dial así, con per­so­na­li­dad, nos pue­de lle­var a la si­guien­te fa­se. Ojo con Mé­xi­co, pro­ba­ble­men­te de es­ta mala ex­pe­rien­cia sal­gan bue­nas co­sas, tiem­po al tiem­po. Ya so­lo fal­tan po­cos días pa­ra en­fren­tar a los ale­ma­nes y que la fies­ta del Chi­cha­ri­to pa­se a ser so­lo una anéc­do­ta en el pa­sa­do ne­gro de la se­lec­ción me­xi­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.