Al­mey­da no se me­re­cía es­to

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINION - Luis En­ri­que Gu­tié­rrez luis.gu­tie­rrez@mi­le­nio.com • twit­ter@Lui­sE_Gu­tie­rrez

Es una pe­na la ma­ne­ra en que la di­rec­ti­va del Gua­da­la­ja­ra ter­mi­nó la re­la­ción con Ma­tías Al­mey­da, el téc­ni­co que le de­vol­vió al equi­po la gran­de­za y el res­pe­to que ha­bía per­di­do en los úl­ti­mos años. En ca­si tres años de la­bor en el ban­qui­llo de los ta­pa­tíos, el ar­gen­tino ga­nó cin­co de los sie­te tí­tu­los que dis­pu­tó, en­tre ellos el de Li­ga fren­te a los fa­vo­ri­tos Ti­gres en el Clau­su­ra 2017 y el úl­ti­mo an­te Toronto, en la Conca­caf, que le dio al Gua­da­la­ja­ra el bo­le­to al Mun­dial de Clu­bes.

La lu­na de miel en­tre Jor­ge Ver­ga­ra y Al­mey­da ter­mi­nó sú­bi­ta­men­te. Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos del due­ño del Re­ba­ño lo obli­ga­ron a ven­der a ju­ga­do­res co­mo Ro­dol­fo Pi­za­rro, a no po­der re­te­ner a Ro­dol­fo Co­ta y por en­de a no con­tra­tar a fut­bo­lis­tas de la ca­li­dad que me­re­ce es­te equi­po. La re­la­ción se rom­pió y co­mo di­ce el Pe­la­do hay que te­ner dig­ni­dad. Al­mey­da mos­tró ca­te­go­ría al des­pe­dir­se per­so­nal­men­te de los ju­ga­do­res, quie­nes a su vez lo res­pal­da­ron en to­do mo­men­to con men­sa­jes de ca­ri­ño en las re­des so­cia­les. Mien­tras que la gen­te de pan­ta­lón lar­go ha bri­lla­do por su au­sen­cia, de he­cho, ayer lo de­ja­ron so­lo en el es­ta­dio, en la con­fe­ren­cia, ni un va­so de agua le ofre­cie­ron al téc­ni­co más ganador en la his­to­ria de es­te equi­po des­pués de Ja­vier de la To­rre.

Ma­tías fue un ca­ba­lle­ro has­ta el úl­ti­mo día de su ges­tión, se va do­li­do, aun­que se di­jo agra­de­ci­do con Ver­ga­ra y la ins­ti­tu­ción y pro­me­tió que al­gún día re­gre­sa­rá a di­ri­gir al con­jun­to ro­ji­blan­co. Jor­ge Ver­ga­ra tie­ne ya un buen ra­to fue­ra de Mé­xi­co, di­cen que aten­dien­do pro­ble­mas de sa­lud, por lo que se des­pi­dió de Al­mey­da por ¡What­sApp!, mien­tras que Jo­sé Luis Hi­gue­ra y Amaury Ver­ga­ra han bri­lla­do por su au­sen­cia. Qué pe­na, Ma­tías no me­re­cía ir­se de es­ta ma­ne­ra. Y po­bre del Gua­da­la­ja­ra, sin en­tre­na­dor, sin pies ni ca­be­za, con dos tor­neos en fi­la sin ca­li­fi­car a la Li­gui­lla y con una afi­ción muy do­li­da por el ac­cio­nar de su di­rec­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.