La pe­lo­ta no en­tra por azar

Ese ins­tin­to ar­cai­co de ver co­rrer san­gre que pre­va­le­cía en el cir­co ro­mano sigue muy vi­gen­te en el fut­bol, so­bre to­do, en el me­xi­cano; hoy, mu­chos quie­ren un cam­bio en el pro­yec­to atlis­ta

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - FUTBOL - JAI­ME RASCÓN

Ese li­bro, pu­bli­ca­do por Fe­rran So­riano que com­par­tí en los des­pa­chos del Club Amé­ri­ca y tra­jo al ca­ta­lán co­mo ase­sor de las Águi­las, tie­ne un tí­tu­lo que pa­re­ce ser to­do lo opues­to a la ma­la ra­cha que vi­ve el Atlas. El con­jun­to ro­ji­ne­gro pa­re­ce traer­la chueca con so­lo dos em­pa­tes, una ci­fra in­creí­ble de ce­ro go­les, ocho pos­tes y dos pe­na­les fa­lla­dos.

Na­da más no la me­ten y la afi­ción y los me­dios ya em­pie­zan con el pri­mi­ti­vo y san­gui­na­rio “¡que se va­yan to­dos!”.

Ese ins­tin­to ar­cai­co de ver co­rrer san­gre que pre­va­le­cía en el cir­co ro­mano o la San­ta In­qui­si­ción sigue muy vi­gen­te en el fut­bol y so­bre to­do el me­xi­cano. La cruel pos­tu­ra ig­no­ra que mu­chas fa­mi­lias de­pen­den del tra­ba­jo que rea­li­zan los em­plea­dos de to­das las áreas de un club; ade­más, de­mues­tra ig­no­ran­cia en pre­ten­der que al­guien le en­tre al qui­te con la mi­llo­na­ria in­ver­sión que re­quie­re un equi­po de fut­bol de la Pri­me­ra Di­vi­sión. A du­ras pe­nas hay su­fi­cien­tes equi­pos y due­ños, aún con mul­ti­pro­pie­dad, pa­ra com­ple­tar las pla­zas de la Li­ga Mx. Ima­gí­nen­se si los em­pre­sa­rios que le en­tran a es­ta arries­ga­da aven­tu­ra em­pre­sa­rial se rin­die­ran a la pri­me­ra.

Atlas es de los clu­bes se­rios en Mé­xi­co. Pa­ga a tiem­po, in­vier­te, tie­ne una co­mer­cia­li­za­ción y co­mu­ni­ca­ción pro­fe­sio­nal, ade­más de ac­cio­nes so­cia­les co­mo el emo­ti­vo mo­men­to que lo­gra­ron re­cien­te­men­te pa­ra que afi­cio­na­dos dal­tó­ni­cos vie­ran los co­lo­res ro­ji­ne­gros.

En el fut­bol es fá­cil per­der de vis­ta lo más evi­den­te. Pa­ra que uno gane, otro tie­ne que per­der. Los que ga­nan o pier­den son los on­ce de la can­cha y aun­que esos ju­ga­do­res y su téc­ni­co fue­ron puestos por la di­rec­ti­va, en el es­ta­dio Ja­lis­co res­pon­den a un cor­po­ra­ti­vo exi­gen­te que no per­mi­ti­ría que un re­pre­sen­tan­te se apo­de­re del club (co­mo su­ce­de en otros equi­pos con va­rios años sin tí­tu­lo de Li­ga).

Esa se­quía de cam­peo­na­tos ro­ji­ne­gros que ya abar­ca 67 años per­si­gue a un equi­po que se ha vuel­to en­tra­ña­ble; qui­zá el mo­de­lo sea el Atlé­ti­co de Ma­drid, equi­po que pa­só de ser el Pu­pas a cons­tan­te finalista eu­ro­peo y vi­gen­te cam­peón de la Su­per­co­pa de Eu­ro­pa. Ayer, ju­ga­ron en Co­pa Mx dos equi­pos que es­tán pri­me­ro y úl­ti­mo en po­si­cio­nes en la Li­ga Mx y que, gra­cias a ello, vi­ven mo­men­tos ra­di­cal­men­te opues­tos; mien­tras en La No­ria to­do es ale­gría e ilu­sión con su re­torno al es­ta­dio Az­te­ca, en el Ja­lis­co hay un cla­mor por san­gre que pa­re­ce ol­vi­dar que la te­le­vi­so­ra del Ajus­co lle­gó a in­yec­tar ca­pi­tal y pro­fe­sio­na­li­zar una ins­ti­tu­ción al bor­de de la quie­bra.

El li­bro de So­riano abor­da que la profesionalización ter­mi­na por dar re­sul­ta­dos y se­gu­ra­men­te es­tos ven­drán pron­to en el Ja­lis­co.

FO­TOS: MEXSPORT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.