LO QUE SE EX­TRA­ÑA DE ELLOS

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - FUTBOL NACIONAL -

El des­plie­gue de Ma­teus

El me­dio­cam­pis­ta co­lom­biano es una pie­za cla­ve en el cen­tro del cam­po de las Águi­las. El se­mes­tre pa­sa­do, Ma­teus fue uno de los me­jo­res ele­men­tos del equi­po, por­que no so­lo le da­ba equi­li­brio a la cin­tu­ra americanista, sino que mos­tró una fa­ce­ta go­lea­do­ra lle­gan­do cons­tan­te­men­te al área ri­val des­de la se­gun­da lí­nea. Uri­be no es­tá al cien por cien­to y él mis­mo lo ha re­co­no­ci­do. Pa­ra que Amé­ri­ca pue­da do­mi­nar en esa zo­na, lo ne­ce­si­ta al cien co­mo acom­pa­ñan­te de Gui­do Ro­drí­guez. Miguel He­rre­ra lo ne­ce­si­ta en un es­ta­do óp­ti­mo, pe­ro ese fee­ling so­lo lo re­cu­pe­ra­rá ju­gan­do. Re­cu­pe­rar sen­sa­cio­nes es­tá en la men­te de ca­da ju­ga­dor. El des­ca­ro de Cecilio

El pa­ra­gua­yo se le­sio­nó en la pre­tem­po­ra­da y es­tu­vo de ba­ja unas se­ma­nas, aun­que vol­vió an­tes de lo pre­vis­to, le ha cos­ta­do me­ter­se en la di­ná­mi­ca del club.

Su apor­te no ha si­do el que se es­pe­ra de él, por­que con la pe­lo­ta en los pies pue­de ge­ne­rar pe­li­gro des­de la ban­da iz­quier­da.

Do­mín­guez po­see ta­len­to pa­ra des­ar­ti­cu­lar a los ri­va­les en los due­los in­di­vi­dua­les, el asun­to es que no mues­tra esa pi­car­día que se le ha vis­to en otras jor­na­das, y cuan­do ha sa­li­do des­de el ban­qui­llo tam­po­co ha ace­le­ra­do al equi­po.

En la Co­pa con­tra Do­ra­dos en­tró de cam­bio los úl­ti­mos 25 mi­nu­tos y en la rec­ta fi­nal del par­ti­do anotó el ter­cer gol. El arre­ba­to de Re­na­to Des­pués del jue­go con Atlas (Jor­na­da 2), Iba­rra acu­só can­san­cio mus­cu­lar, por lo que He­rre­ra le dio des­can­so en el due­lo con­tra Pa­chu­ca, su lu­gar lo to­mó Die­go Lai­nez, quien tu­vo una des­ta­ca­da ac­tua­ción y ya no sa­lió del on­ce. Lai­nez se con­ver­tió en fi­jo del Pio­jo y el ecua­to­riano pa­só a for­mar par­te de los su­plen­tes. Aun­que Miguel mo­di­fi­có su pa­ra­do pa­ra el jue­go con­tra Pu­mas, no echó mano de Re­na­to, sino que re­cu­rrió a An­drés Ibar­güen. Iba­rra le pue­de dar una cuo­ta de vér­ti­go al equi­po, su ve­lo­ci­dad en el mano a mano es un ar­ma des­ta­ca­da. Si es­tá al cien, Amé­ri­ca pue­de apor­tar una cuo­ta de ve­lo­ci­dad por la ban­da de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.