PA­RA EL TÍ­TU­LO: “NO NOS FAL­TA NA­DA”

PA­BLO AGUI­LAR ASE­GU­RA QUE CRUZ AZUL TIE­NE TO­DOS LOS AR­GU­MEN­TOS PA­RA PE­LEAR POR EL CAM­PEO­NA­TO EN ES­TE SE­MES­TRE; ADE­MÁS, LI­DE­RA A LA ME­JOR DE­FEN­SA EN TOR­NEOS COR­TOS

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - PORTADA - Eduardo Es­pi­no­sa/

Se­ma­na a se­ma­na Cruz Azul con­fir­ma que no es una ca­sua­li­dad en es­te Aper­tu­ra 2018. Hay ai­res re­no­va­dos en La Má­qui­na, que en los úl­ti­mos cua­tro años se ha­bía acos­tum­bra­do a los re­sul­ta­dos me­dio­cres y mi­rar de le­jos la Li­gui­lla. Es­te se­mes­tre ha to­ma­do tin­tes muy di­fe­ren­tes, más acor­de a la gran­de­za que aún le que­da a es­te equi­po. Hoy Cruz Azul es lí­der gra­cias a la con­ti­nui­dad que se le dio al pro­yec­to de Pe­dro Cai­xin­ha y a la con­tra­ta­ción de Ri­car­do Pe­láez co­mo director de­por­ti­vo. Es­ta man­cuer­na ha po­ten­cia­li­za­do a un con­jun­to que fue re­for­za­do acer­ta­da­men­te en to­das sus lí­neas.

El ros­tro de La Má­qui­na ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te, y aun­que ha su­fri­do un ba­jón en los úl­ti­mos tres due­los (dos de Li­ga y uno de Co­pa), tal pa­re­ce que la iner­cia le da­rá pa­ra re­gre­sar a la fa­se fi­nal y pe­lear por el tí­tu­lo de Li­ga. Hay con­ven­ci­mien­to en el equi­po y eso no so­lo se no­ta en las pa­la­bras de sus pro­ta­go­nis­tas. Y uno de los gran­des fi­cha­jes de Cruz Azul fue Pa­blo Agui­lar, un ele­men­to con­tras­ta­do en la Li­ga Mx y con ese es­pí­ri­tu ga­na­dor que tan­ta fal­ta le ha­cía al equi­po. Por­que Pa­blo pue­de pre­su­mir tí­tu­los con Ti­jua­na y Amé­ri­ca, dos de los clu­bes en los que ha

es­ta­do, y aho­ra se ha eri­gi­do co­mo uno de los pi­la­res de es­te re­no­va­do con­jun­to cru­za­zu­lino. Pre­ci­sa­men­te Pa­blo, con esa ex­pe­rien­cia que ya car­ga, ase­gu­ra en char­la con La Afi­ción que a es­ta ver­sión de La Má­qui­na no le ha­ce fal­ta na­da en es­te tor­neo pa­ra ir por el tí­tu­lo.

“Veo un equi­po muy bueno, igual que en otros equi­pos que di­ces (en los que fue cam­peón), no lo no­to di­fe­ren­te, no nos fal­ta na­da, no po­de­mos de­cir que por es­to o por aque­llo (no po­de­mos ga­nar el cam­peo­na­to), aquí no hay… aquí no de­be ha­ber ex­cu­sas pa­ra pe­lear ese tí­tu­lo, lo te­ne­mos to­do”, ex­pli­ca.

De in­me­dia­to, tam­bién Pa­blo se une a las vo­ces que ya han he­cho eco en semanas an­te­rio­res; des­de la di­rec­ti­va, cuer­po téc­ni­co y

por su­pues­to los ju­ga­do­res, han ma­ni­fes­ta­do que es­te Cruz Azul tie­ne que ser pro­ta­go­nis­ta sí o sí, de­jan­do de la­do el dis­cur­so me­dro­so que an­tes se ma­ne­ja­ba. “Por su­pues­to que el com­pro­mi­so tie­ne que ser igual; uno, es­tan­do en una ins­ti­tu­ción gran­de siem­pre de­be te­ner la obli­ga­ción de pe­lear los pri­me­ros lu­ga­res; cla­si­fi­car a la Li­gui­lla tie­ne que ser una obli­ga­ción, no­so­tros siem­pre te­ne­mos que es­tar ahí en­tre los ocho y ese es el pri­mer ob­je­ti­vo que te­ne­mos, lue­go es­tá el ob­je­ti­vo ma­yor que es el tí­tu­lo y tie­ne que ser al­go que nos lle­ve más fuerte to­da­vía, por­que

el com­pro­mi­so es­tá”, en­fa­ti­za. Des­de ha­ce mu­cho tiem­po no se veía el nom­bre de Cruz Azul en el pri­mer lu­gar de la cla­si­fi­ca­ción. Sin em­bar­go, las úl­ti­mas dos ex­pe­rien­cias no fue­ron po­si­ti­vas pa­ra el club, pues en el Clau­su­ra 2014, cuan­do do­mi­nó to­da la fa­se re­gu­lar, fue eli­mi­na­do en cuar­tos de fi­nal por León. Al año si­guien­te, en la Jor­na­da 5 y 6 ocu­pó tam­bién la po­si­ción de ho­nor, pe­ro ahí la caí­da vino más rá­pi­da al gra­do que ni si­quie­ra le al­can­zó pa­ra lle­gar a la Li­gui­lla.

Por eso Pa­blo le po­ne pa­ños fríos al li­de­ra­to que hoy os­ten­ta el club. Ase­gu­ra que lo más im­por­tan­te es lle­gar a la Li­gui­lla y ahí pe­lear por el cam­peo­na­to, lo que ven­ga adi­cio­nal, es bien­ve­ni­do, pe­ro no prio­ri­ta­rio.

“Yo siem­pre lle­vo en la ca­be­za que de que te sir­ve es­tar en­tre los pri­me­ros, cla­si­fi­car y si en el pri­mer par­ti­do que­das afue­ra, así que uno tie­ne que ir tran­qui­lo, pa­so a pa­so, tra­tar de ga­nar la ma­yor can­ti­dad de pun­tos po­si­ble, y si eso te per­mi­te aca­bar en­tre los pri­me­ros, qué bueno y con­ten­tos con eso, pe­ro ya pen­sar en lo que vie­ne, en el ob­je­ti­vo prin­ci­pal que te­ne­mos. Pe­ro (el li­de­ra­to) no es el ob­je­ti­vo prin­ci­pal que uno tie­ne”.

LA MU­RA­LLA CE­LES­TE

Allá don­de va, Pa­blo Agui­lar es si­nó­ni­mo de so­li­dez. Un lí­der

na­to que sa­be có­mo co­man­dar una de­fen­sa. Por eso no es na­da ra­ro que en es­tos mo­men­tos Cruz Azul sea el equi­po con me­nos go­les del tor­neo.

Sí, por­que cuan­do Agui­lar fue cam­peón con Ti­jua­na en el Aper­tu­ra 2012, la za­ga que li­de­ra­ba ape­nas re­ci­bió 15 go­les en los 17 jue­gos de la fa­se re­gu­lar. Lue­go, con Amé­ri­ca tam­bién al­can­zó el tí­tu­lo de Li­ga (del Aper­tu­ra 2014), con­sa­grán­do­se co­mo la se­gun­da me­jor de­fen­sa con 17 go­les re­ci­bi­dos. In­clu­so, cuan­do las Águi­las de­ci­die­ron que su eta­pa se ha­bía ter­mi­na­do, el pa­ra­gua­yo re­gre­só a Xo­los pa­ra im­po­ner su li­de­raz­go y, de nue­va cuen­ta, vol­vió a co­man­dar al me­jor apa­ra­to de­fen­si­vo del se­mes­tre al so­lo acep­tar 12 go­les en 17 jor­na­das.

Es­tos nú­me­ros mues­tran que Pa­blo es una ga­ran­tía. Por eso, cuan­do Ri­car­do Pe­láez re­ci­bió su nom­bra­mien­to co­mo director de­por­ti­vo de Cruz Azul no du­dó en bus­car al sud­ame­ri­cano pa­ra traer­lo de re­gre­so a la ca­pi­tal. El di­rec­ti­vo sa­bía que el pa­ra­gua­yo era el in­di­ca­do pa­ra ser el nue­vo lí­der de la za­ga ce­les­te y uno de los pi­la­res del nue­vo pro­yec­to que en­ca­be­za­ba.

“Pa­ra ser sin­ce­ro, yo des­de el prin­ci­pio sa­bía que tar­de o tem­prano iba a re­gre­sar al DF, no sa­bía a dón­de, pe­ro te­nía

No nos fal­ta na­da, aquí no de­be ha­ber ex­cu­sas pa­ra pe­lear ese tí­tu­lo, lo te­ne­mos to­do”

No me sien­to así, tan lí­der, pe­ro tra­to de apo­yar a los com­pa­ñe­ros”

Yo des­de el prin­ci­pio sa­bía que tar­de o tem­prano iba a re­gre­sar al DF”

Siem­pre te­ne­mos que es­tar ahí en­tre los ocho, lue­go el ob­je­ti­vo ma­yor es el tí­tu­lo”

Pe­láez es una per­so­na ga­na­do­ra; yo lo veo más co­mo un

com­pa­ñe­ro” PA­BLO AGUI­LAR

De­fen­sa de La Má­qui­na

pla­nea­do vol­ver, gra­cias a Dios se pu­do dar muy rá­pi­do y uno se que­da muy con­ten­to, y más por lle­gar a una ins­ti­tu­ción co­mo Cruz Azul”, di­ce Pa­blo.

Y has­ta el mo­men­to los re­sul­ta­dos le han da­do la ra­zón a es­ta apues­ta, pues Agui­lar ha ve­ni­do a co­man­dar a la me­jor za­ga del cam­peo­na­to, la que ape­nas ha re­ci­bi­do dos go­les en 630 mi­nu­tos; in­clu­so, es­ta ci­fra es la me­jor en tor­neos cor­tos al cum­plir­se el pri­mer ter­cio de cam­peo­na­to y so­lo igua­la con la que lle­va­ba la mis­ma Má­qui­na en el Clau­su­ra 2014, cuan­do pre­ci­sa­men­te tam­bién mar­cha­ba co­mo pun­te­ro.

Sin em­bar­go, Pa­blo no se sien­te un lí­der de es­te Cruz Azul, aun­que ac­túa co­mo tal du­ran­te los jue­gos, él pre­fie­re que los re­flec­to­res no se en­fo­quen en su per­so­na. “Ten­go mu­chos com­pa­ñe­ros de mu­cha je­rar­quía aquí; com­pa­ñe­ros que lle­van mu­cho tiem­po en la ins­ti­tu­ción y uno los res­pe­ta y tra­ta de acom­pa­ñar na­da más; apor­tar el gra­ni­to de are­na de uno, la ex­pe­rien­cia que uno trae de otros equi­pos a lo lar­go de la ca­rre­ra, tra­tar de apor­tar­le al equi­po. No me sien­to así, tan lí­der, pe­ro tra­to de apo­yar a los com­pa­ñe­ros pa­ra pe­lear en los pri­me­ros lu­ga­res”. Así se de­fi­ne Pa­blo, quien ha ve­ni­do a en­ca­jar bien en es­ta re­no­va­da ver­sión de Cruz Azul. Un equi­po que ha le­van­ta­do las ex­pec­ta­ti­vas en la tem­po­ra­da, que ha re­gre­sa­do a li­de­rar la cla­si­fi­ca­ción y que ha ilu­sio­na­do a su afi­ción de que és­te pue­de ser el se­mes­tre que por fin ter­mi­ne con la se­quía.

FO­TO: IVÁN LÓ­PEZ

FO­TOS: IVÁN LÓ­PEZ E IMAGO7

Pa­blo Agui­lar, en las ins­ta­la­cio­nes de La No­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.