Con los con­se­jos del juez

Nick Kyr­gios re­mon­tó su due­lo de se­gun­da ron­da en el US Open, lue­go que el ár­bi­tro Moha­med Lah­ya­ni ba­ja­ra a ha­blar con él; Fe­de­rer, su pró­xi­mo ri­val

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - MASAFICIÓN - Agencias/Nue­va York

El juez de si­lla sue­co Moha­med Lah­ya­ni le pi­dió al con­tro­ver­ti­do te­nis­ta aus­tra­liano Nick Kyr­gios que se es­for­za­ra más du­ran­te su par­ti­do de se­gun­da ron­da del Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos an­te el fran­cés Pie­rreHu­gues Her­bert, que ga­nó en cua­tro sets (4-6, 7-6, 6-3 y 6-0), lo que le­van­tó otra po­lé­mi­ca en el tor­neo nor­te­ame­ri­cano. “(El juez) so­lo es­ta­ba preo­cu­pa­do por la ma­ne­ra en la que es­ta­ba ju­gan­do”, di­jo el aus­tra­liano des­pués del en­cuen­tro. “Creo que Moha­med Lah­ya­ni se equi­vo­có, no es apro­pia­do que un ár­bi­tro ba­je y di­ga ‘quie­ro ayu­dar­te’, se equi­vo­có; no sa­be­mos qué hu­bie­ra pa­sa­do si no lo ha­cía”, apun­tó Her­bert. Kyr­gios ha­bía per­di­do el pri­mer set por 4-6 y ce­día tam­bién en el se­gun­do por 2-5, mos­tran­do un gran de­sin­te­rés an­tes que Lah­ya­ni per­die­ra la pa­cien­cia y ha­bla­ra con el aus­tra­liano, sem­bra­do 32. “Quie­ro ayu­dar­te, no eres tú, he vis­to tus par­ti­dos, eres muy bueno pa­ra el de­por­te”, se es­cu­chó en­tre el rui­do del pú­bli­co, cuan­do el juez ba­jó de su si­lla. Nick lo es­cu­chó en su si­lla, ca­biz­ba­jo, con las ma­nos en la ca­be­za e in­ten­tan­do re­fres­car­se por el ca­lor ex­tre­mo.

La char­la de Lah­ya­ni pa­re­ció sur­tir efec­to y un re­for­za­do Kyr­gios

de­jó de deam­bu­lar por la can­cha y ga­nó la se­gun­da man­ga 7-6 (6), así co­mo las dos si­guien­tes por pi­za­rra de 6-3 y 6-0. La in­ter­ven­ción del ár­bi­tro pro­vo­có la con­ver­sa­ción en re­des so­cia­les. “No sa­bía que los ár­bi­tros es­ta­ban au­to­ri­za­dos a dar char­las mo­ti­va­cio­na­les”, tui­teó la ju­ga­do­ra croa­ta Don­na Ve­kic. “No es­tés enoja­da por no es­tar en el US Open”, le con­tes­tó Kyr­gios tras el fi­nal del par­ti­do en un men­sa­je que bo­rró ins­tan­tes des­pués, pe­ro un po­co más tar­de, de­ci­dió pu­bli­car otro en su cuen­ta de Twit­ter: “Es iró­ni­co vi­nien­do de al­guien que re­ci­be in­di­ca­cio­nes de su en­tre­na­dor en la can­cha ca­da se­ma­na del año y que es­tá fue­ra del tor­neo”. La or­ga­ni­za­ción tam­bién ne­gó que el ár­bi­tro ani­ma­ra o apo­ya­ra al ju­ga­dor. “Lah­ya­ni es­ta­ba preo­cu­pa­do por­que Kyr­gios pu­die­ra ne­ce­si­tar aten­ción mé­di­ca, le di­jo que si se sen­tía en­fer­mo, el tor­neo po­día ofre­cer­le aten­ción, tam­bién le in­for­mó que si su fal­ta de in­te­rés por el par­ti­do con­ti­nua­ba, co­mo ár­bi­tro, po­dría

to­mar me­di­das”, ex­pli­có en un co­mu­ni­ca­do.

“No es su pa­pel”, opi­nó por su par­te el sui­zo Ro­ger Fe­de­rer, pró­xi­mo ri­val del aus­tra­liano, tras des­ha­cer­se en tres sets del fran­cés Be­noit Pai­ré. Kyr­gios se­ña­ló más tar­de que era “ri­dícu­lo” que esa con­ver­sa­ción tu­vie­ra al­gu­na im­por­tan­cia en su ren­di­mien­to, des­car­tó que lo mo­ti­va­ra, pe­ro re­co­no­ció que su ac­ti­tud no era la me­jor has­ta ese mo­men­to.

“No, pa­ra na­da (in­flu­yó), no es la pri­me­ra vez, no me afec­tó en na­da, me di­jo que no da­ba bue­na ima­gen pa­ra el de­por­te; lo sa­bía, ni si­quie­ra es­ta­ba es­cu­chán­do­lo, pe­ro no me ayu­dó”, co­men­tó. “Ya me pa­só en Cin­cin­na­ti con­tra (el ar­gen­tino Juan Mar­tín) del Po­tro, (el ár­bi­tro) me di­jo que no da­ba bue­na ima­gen tam­bién”. El aus­tra­liano, que no tie­ne en­tre­na­dor des­de ha­ce tiem­po, ne­gó que el juez de si­lla se com­por­ta­ra co­mo tal. “Es ri­dícu­lo, no fun­gió co­mo en­tre­na­dor, no me po­dría im­por­tar me­nos (si se lo hu­bie­ra di­cho a mi ri­val)”.

Creo que en el ter­ce­ro y en el cuar­to set ju­gué el me­jor tenis has­ta el mo­men­to en el tor­neo”

NICK KYR­GIOS Te­nis­ta aus­tra­liano

FO­TO: AFP

El aus­tra­liano Nick Kyr­gios, en el due­lo an­te Pie­rre Hu­gues-Her­bert

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.