Ten cui­da­do

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - MASAFICIÓN -

L“Es un ca­mino di­fí­cil que con­du­ce a las al­tu­ras de la gran­de­za” Sé­ne­ca

os co­rre­do­res nos en­fer­ma­mos con me­nor fre­cuen­cia y fal­ta­mos 50 por cien­to me­nos al tra­ba­jo que los no co­rre­do­res; ade­más, lo­gra­mos con­tro­lar nues­tro pe­so y usual­men­te cui­da­mos nues­tra ali­men­ta­ción, lo que se tra­du­ce en me­no­res por­cen­ta­jes de gra­sa, co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos. En re­su­men, go­za­mos de me­jor sa­lud, lo que se re­fle­ja en nues­tra fa­mi­lia y nues­tro tra­ba­jo.

Pe­ro, si no to­ma­mos las pre­cau­cio­nes ade­cua­das, es­te ma­ra­vi­llo­so de­por­te pue­de traer con­si­go con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas, in­clui­da la muer­te. Los fa­lle­ci­mien­tos de co­rre­do­res es­tán en su ma­yo­ría li­ga­dos a pro­ble­mas car­dia­cos. El co­ra­zón de los co­rre­do­res tien­de a ser más gran­de que el del in­di­vi­duo pro­me­dio, lo que pue­de tra­du­cir­se en car­dio­pa­tías. La des­hi­dra­ta­ción que su­fri­mos o, por el con­tra­rio, la in­ges­ta de lí­qui­dos en de­ma­sía, pue­de pro­vo­car con­se­cuen­cias fa­ta­les. Las ro­tu­ras de las fi­bras mus­cu­la­res du­ran­te el es­fuer­zo in­ten­so pue­den li­be­rar en­zi­mas que al mez­clar­se con la san­gre pue­den cau­sar da­ño re­nal. El en­tre­na­mien­to ex­ce­si­vo de­bi­li­ta nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, lo que en com­bi­na­ción con los fac­to­res ex­ter­nos, fa­ci­li­ta que los co­rre­do­res pre­sen­te­mos más pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y alergias que aque­llas per­so­nas que no co­rren. Ade­más, asis­ti­mos con mu­cha más fre­cuen­cia a con­sul­tas mé­di­cas por in­nu­me­ra­bles le­sio­nes re­la­cio­na­das con los ten­do­nes, li­ga­men­tos, múscu­los y hue­sos de­ri­va­do del im­pac­to que re­ci­be nues­tro cuer­po a ca­da pa­so. El con­su­mo de oxí­geno del co­rre­dor pro­du­ce oxi­da­ción, lo que trae con­si­go en­ve­je­ci­mien­to y la po­si­ble apa­ri­ción de otros pa­de­ci­mien­tos.

Por si es­to fue­ra po­co, la gran can­ti­dad de sus­tan­cias que se se­gre­gan al co­rrer, po­drían de­to­nar una es­pe­cie de adic­ción, tan pe­li­gro­sa co­mo cual­quier otra, que pue­de ale­jar­nos de aque­llos que no com­par­ten nues­tra pa­sión por es­ta ac­ti­vi­dad. El re­to se en­cuen­tra en ubi­car dón­de es­tá el lí­mi­te en­tre lo be­né­fi­co y lo que tie­ne efec­tos in­de­sea­bles. Mi su­ge­ren­cia es­tá en la bús­que­da del equi­li­brio y el acom­pa­ña­mien­to de es­pe­cia­lis­tas pa­ra ale­jar­te al má­xi­mo de los ries­gos y dis­fru­tar por com­ple­to de los be­ne­fi­cios. Abas­te­ci­mien­to. Ka­rel Sab­be im­pu­so un nue­vo ré­cord en el sen­de­ro de los Apa­la­ches. Re­co­rrió más de 3 mil 500 ki­ló­me­tros en 41 días, sie­te ho­ras y 39 mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.