Reali­dad au­men­ta­da

Milenio Puebla - La Aficion Puebla - - OPINIÓN - • Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Gu­tié­rrez de Que­ve­do jo­sefgq@gmail.com

Des­pués de tan­tas ba­ta­llas, se ne­ce­si­tó un clá­si­co pa­cí­fi­co pa­ra con­fir­mar una teoría que tar­de o tem­prano iba a es­ta­llar: el Bar­ce­lo­na po­drá so­bre­vi­vir sin Messi, pero el Ma­drid sin Cris­tiano Ronaldo, tie­ne que vol­ver a em­pe­zar. Su au­sen­cia re­sul­tó tan de­ter­mi­nan­te co­mo su pre­sen­cia. Un fut­bo­lis­ta del que de­pen­día un pro­me­dio de 50 go­les por tem­po­ra­da, más de la mi­tad de los que mar­ca­ba su equi­po al que le ga­ran­ti­za­ba uno por par­ti­do. El pa­so del tiempo, úni­co fac­tor del jue­go que po­ne las co­sas en su lu­gar, de­mos­tró que la fi­gu­ra de Cris­tiano con el Ma­drid, nun­ca fue tan va­lo­ra­da co­mo la de Messi en el Barça. Al calor de las dispu­tas con­trac­tua­les y las ne­go­cia­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre un ju­ga­dor his­tó­ri­co y una ins­ti­tu­ción cen­te­na­ria, lle­gó a con­fun­dir­se, por am­bas par­tes, el valor mo­ral con el valor es­ta­dís­ti­co. Nin­gún fut­bo­lis­ta ha es­ta­do, ni es­ta­rá, por en­ci­ma del Real Ma­drid en sus 116 años de vi­da; pero tam­po­co, ha­bía na­ci­do el ata­can­te que cu­brie­ra esa cuo­ta inal­can­za­ble de go­les y pun­tos ne­ce­sa­rios pa­ra pe­lear todos los tí­tu­los. Vién­do­lo co­mo un da­to, Cris­tiano era una gan­ga pa­ra Flo­ren­tino Pé­rez que ha­bía amor­ti­za­do va­rias ve­ces el cos­to de man­te­ner a su má­xi­mo go­lea­dor en ac­ti­vo. Cual­quier ci­fra, por más te­me­ra­ria que fuese, no iba a lle­var a la rui­na de­por­ti­va a un Club que sin se­me­jan­te cos­tal de go­les, aho­ra es­tá obli­ga­do a fa­bri­car­los o com­prar­los. En am­bos ca­sos el cos­to es al­tí­si­mo: pa­ra pro­du­cir 50 go­les por tem­po­ra­da se ne­ce­si­tan años de bús­que­da y tra­ba­jo; y pa­ra com­prar­los, si es que es­tán en el mer­ca­do, se re­quie­ren cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros al con­ta­do. El di­ne­ro pue­de re­cu­pe­rar­se, pero el tiempo se ha per­di­do. No hay mal que du­re 100 años, pero ju­ga­do­res co­mo Cris­tiano se en­cuen­tran po­cos en un si­glo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.