Can­tan­do ba­jo la llu­via

Milenio Puebla - - Al Frente -

Ha­ce unos días, mien­tras Ir­ma gol­pea­ba con fuer­za Flo­ri­da, el ge­ren­te de un ne­go­cio de piz­zas obli­gó a sus ate­mo­ri­za­dos em­plea­dos a pre­sen­tar­se a tra­ba­jar pun­tual­men­te. Se en­tien­de que ne­ga­ba en los he­chos que el hu­ra­cán re­pre­sen­ta­ra al­gún pe­li­gro pa­ra los tra­ba­ja­do­res. A sus ojos, tal vez ni si­quie­ra ha­bía un hu­ra­cán ron­dan­do. Las au­to­ri­da­des de Flo­ri­da mos­tra­ron en cam­bio más preo­cu­pa­ción an­te las em­bes­ti­das de un fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co que pu­do de­jar cen­te­na­res de muer­tos a su pa­so.

El dis­cur­so del ge­ren­te de la piz­ze­ría que­dó aso­cia­do con una po­lé­mi­ca un tan­to ab­sur­da so­bre el cam­bio cli­má­ti­co en la que ha par­ti­ci­pa­do has­ta el papa Fran­cis­co.

“El hom­bre es un es­tú­pi­do, es un tes­ta­ru­do que no ve”, re­ga­ñó ha­ce unos días el pon­tí­fi­ce, se­ña­lan­do a aque­llos quie­nes nie­gan el cam­bio cli­má­ti­co. El ser hu­mano, re­cor­dó, es el úni­co ani­mal que tro­pie­za dos ve­ces con la mis­ma pie­dra. Es­tá cla­ro, di­jo: “Pue­des ver los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co con tus pro­pios ojos y los cien­tí­fi­cos se­ña­lan cla­ra­men­te cuál es el ca­mino a se­guir”.

Sin em­bar­go, pa­ra otros, co­mo Scott Pruitt, res­pon­sa­ble de la Agen­cia Es­ta­du­ni­den­se de Pro­tec­ción Am­bien­tal, no es es­te el mo­men­to pa­ra ha­blar de la re­la­ción en­tre el cam­bio cli­má­ti­co y las re­cien­tes tormentas hu­ra­ca­na­das que se aba­tie­ron so­bre Flo­ri­da. En de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa con­si­de­ró que es­tas “es­pe­cu­la­cio­nes so­bre las cau­sas y los efec­tos de las tormentas no son apro­pia­das”.

Pruitt no es­tá so­lo con su po­lí­ti­ca de aves­truz a pro­pó­si­to del cam­bio cli­má­ti­co y sus con­se­cuen­cias. La ce­gue­ra del pre­si­den­te es­ta­du­ni­den­se Do­nald Trump ha­ce ver al cam­bio cli­má­ti­co co­mo una car­ta de ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca, más allá de las tra­ge­dias que pue­dan en­fren­tar los habitantes de su país. Esa mio­pía que al co­mien­zo de ju­nio pa­sa­do lo lle­vó a sa­car a Es­ta­dos Uni­dos del Acuer­do de Pa­rís so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co, que han fir­ma­do 195 paí­ses. Jus­ti­fi­có su pos­tu­ra al de­cir: “No que­re­mos que otros paí­ses se rían de no­so­tros. No lo ha­rán. Fui ele­gi­do pa­ra re­pre­sen­tar a los ciu­da­da­nos de Pit­ts­burgh, no de Pa­rís”.

Su cor­ta, muy cor­ta mi­ra­da, le ha im­pe­di­do siem­pre en­ten­der el sig­ni­fi­ca­do de una de las ma­yo­res sim­ple­zas: si los hie­los que an­tes creía­mos eter­nos se fun­den a con­se­cuen­cia del cam­bio cli­má­ti­co, más y más llu­vias cae­rán so­bre el mun­do en­te­ro. Co­mo una mal­di­ción bí­bli­ca, huracanes, tor­na­dos, tormentas e inun­da­cio­nes cae­rán so­bre el pla­ne­ta ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia y ma­yor in­ten­si­dad.

Víc­ti­mas de las ma­las po­lí­ti­cas am­bien­ta­les, cóm­pli­ces por su ac­ti­tud pa­si­va, los ciu­da­da­nos es­ta­du­ni­den­ses vi­vie­ron ha­ce po­co ver­da­de­ras jor­na­das de te­rror ba­jo el agua y en es­pe­ra de co­sas peo­res. Per­die­ron por ho­ras o por días en­te­ros el su­mi­nis­tro de ener­gía eléc­tri­ca, de te­le­fo­nía, de be­bi­das y de gas, y que­da­ron pri­va­dos de ali­men­tos fres­cos. En me­dio del desas­tre, Rick Scott, el go­ber­na­dor de Flo­ri­da, con el agua has­ta la cin­tu­ra y es­con­dién­do­se de los ven­ta­rro­nes mien­tras tra­ta­ba de poner a sal­vo a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos, asu­mió a fin de cuen­tas, con un ges­to de re­sig­na­ción an­te la des­truc­ción: “Lo me­jor que se pue­de ha­cer aho­ra es re­zar”.

Por su­pues­to, ni las pa­la­bras del ate­mo­ri­za­do Scott ni los mie­dos sú­bi­tos de la po­bla­ción in­flu­ye­ron en la ver­bo­rrea de Rush Lim­baugh, un ana­lis­ta po­lí­ti­co que des­de los años 80 bom­bar­dea a los es­ta­du­ni­den­ses con men­sa­jes ul­tra­con­ser­va­do­res a tra­vés de cen­te­na­res de es­ta­cio­nes ra­dio­fó­ni­cas en to­do el país. Unos 13 mi­llo­nes de es­ta­du­ni­den­ses lo han es­cu­cha­do de­fi­nir co­mo pros­ti­tu­ta a una jo­ven es­tu­dian­te de de­re­cho que de­fen­día ha­ce unos años el li­bre uso de los an­ti­con­cep­ti­vos, o ma­ni­fes­tar su enojo an­te la po­si­ble elec­ción de un ac­tor ne­gro pa­ra in­ter­pre­tar a Ja­mes Bond en el ci­ne.

Dis­cí­pu­lo aven­ta­ja­do del pre­si­den­te Trump, Lim­baugh en­fa­ti­zó a tra­vés de la ra­dio en los días inun­da­dos de Flo­ri­da un dis­cur­so por lo me­nos ab­sur­do. Re­pi­tió una y otra vez que los huracanes que ha­ce po­co se aba­tie­ron so­bre Es­ta­dos Uni­dos ha­bían si­do fa­bri­ca­dos por los li­be­ra­les pa­ra con­ven­cer al mun­do de que los de­sas­tres de­ri­va­dos del cam­bio cli­má­ti­co son reales.

Ha di­cho tam­bién que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción li­be­ra­les le han to­ma­do el pe­lo a la gen­te so­bre la gra­ve­dad del desas­tre cli­má­ti­co pa­ra in­du­cir­los a las com­pras de pá­ni­co, en com­bi­na­ción con los co­mer­cian­tes.

Pe­ro los sue­ños de opio de Lim­baugh, de Trump y de quie­nes nie­gan las de­vas­ta­do­ras con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co to­pa­ron de lleno con la reali­dad el día en que el co­men­ta­ris­ta po­lí­ti­co de­bió aban­do­nar su ca­sa en Flo­ri­da, ame­na­za­da por el desas­tre. Hu­bo en­ton­ces quie­nes lo ca­li­fi­ca­ron en los me­dios sin re­mor­di­mien­to co­mo “un ver­da­de­ro idio­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.