MU­JE­RES SE ABRA­ZAN Y PRO­TES­TAN POR FE­MI­NI­CI­DIO

Afue­ra de Ca­sa Agua­yo -se­de de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Go­bierno- exi­gen a las au­to­ri­da­des que se to­men me­di­das pa­ra evi­tar que con­ti­núe la vio­len­cia con­tra mu­je­res

Milenio Puebla - - El Tema -

Do­lor ¿qué más se pue­de sen­tir? Bueno, tam­bién ra­bia, im­po­ten­cia, pe­ro mie­do, mu­cho mie­do, di­ce una mu­jer que abra­za fuer­te­men­te a su hi­ja por de­trás. La jo­ven abre des­me­su­ra­da­men­te los ojos y to­ma, a su vez, los bra­zos de su ma­dre.

Las dos mu­je­res mi­ran la ma­ni­fes­ta­ción fren­te a Ca­sa Agua­yo: mu­je­res co­mo ellas (y al­gu­nos hom­bres) pro­tes­tan­do por el ase­si­na­to de Ma­ra Fer­nan­da. La ma­dre res­pon­día a una acom­pa­ñan­te que le pre­gun­ta­ba qué sen­tía an­te la no­ti­cia de la muer­te de la es­tu­dian­te.

Es sá­ba­do, es día fes­ti­vo, el sol da con to­da su fuer­za so­bre el pi­so empedrado de la 14 Orien­te, don­de tam­bién sien­ten su ener­gía quie­nes lle­van ve­la­do­ras, flo­res, al­gu­nos car­te­les.

Co­mo los to­re­ros a pun­to de sa­lir al rue­do, las se­ño­ras, las hi­jas, las aca­dé­mi­cas, las ar­tis­tas que han ve­ni­do a la pro­tes­ta, tie­nen las ce­jas muy al­tas, la fren­te arru­ga­da y los ojos gran­des. Tam­bién tie­nen mie­do.

Se abra­zan unas a otras mien­tras an­te el mi­cró­fono una de ellas re­ci­ta: Ma­ra Fer­nan­da, ase­si­na­da; Ma­ría Lui­sa, Ber­nar­da, Pa­tri­cia, Lau­ra, Zary, ase­si­na­das.

Y aquí la se­mán­ti­ca sí im­por­ta, por­que unas ma­ni­fes­tan­tes gri­tan: ¡¡Ni una más!! y otras, cer­ca de ellas: ¡¡Ni una me­nos!!. Una ora­do­ra ha­bla de mu­je­res muer­tas, y otra gri­ta por un al­ta­voz: ¡¡Fue­ron ase­si­na­das !!

Los car­te­les con con­sig­nas y pro­tes- tas fue­ron de­ja­dos en el pi­so, so­bre un plás­ti­co ne­gro que pa­re­ce no­che, cha­po­po­te, obs­cu­ri­dad, ce­gue­ra: uno des­ta­ca por­que fue lle­na­do con letras ro­jas, y el co­lor pa­re­ce es­cu­rrir­se ha­cia el arro­yo vehi­cu­lar.

Al­gu­nas mu­je­res que no co­no­cen a na­die se acer­can tí­mi­da­men­te, de­jan sus flo­res y agu­zan el oí­do pa­ra sa­ber qué se di­ce. Si­guen los abra­zos. Los po­cos hom­bres pre­sen­tes se cru­zan de bra­zos: no sa­ben qué ha­rán en el fu­tu­ro del que ha­blan las ma­ni­fes­tan­tes.

El sol bri­lla so­bre la Ciu­dad de los Án­ge­les, so­bre su tra­za an­ti­gua. Pe­ro fren­te a Ca­sa Agua­yo, una nu­be ne­gra co­mien­za a go­tear, co­mo si qui­sie­ra con­te­ner lá­gri­mas, co­mo si hi­pa­ra.

Lejos de aquí, los fa­mi­lia­res de Ma­ra se­gu­ra­men­te llo­ran. Aquí las go­tas ha­cen que co­mien­ce a dis­per­sar­se la reunión de pro­tes­ta con el anun­cio de nue­vas mar­chas hoy y ma­ña­na.

Se aca­ba el ve­rano lu­mi­no­so. Pa­ra la fa­mi­lia de Ma­ra Fer­nan­da, lle­ga el in­vierno.

Par­ti­ci­pa­ron de­ce­nas de aca­dé­mi­cos de uni­ver­si­da­des, la Au­tó­no­ma de Pue­bla, la Ibe­roa­me­ri­ca­na y la Po­pu­lar Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Pue­bla (Upaep).

Ana Ly­dia Flo­res, una de las par­ti­ci­pan­tes en la pro­tes­ta e in­te­gran­te de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, di­jo que con­si­de­ra que una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes más im­por­tan­tes de la so­cie­dad, res­pec­to de los pro­ble­mas que la aque­jan, es jus­ta­men­te la pro­tes­ta y lo desea­ble es que va­ya acom­pa­ña­da de ac­cio­nes más or­ga­ni­za­das.

Con pan­car­tas y gri­tos pi­die­ron “Ni una más”.

Du­ran­te la marcha fren­te a Ca­sa Agua­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.