A Ana­ya por pro­mo­ver un fren­te con otros par­ti­dos cuan­do el PAN se le des­mo­ro­na en­tre las ma­nos; “jue­ga a dos ca­chu­chas, la de di­ri­gen­te par­ti­dis­ta y la de as­pi­ran­te pre­si­den­cial, pe­ro nin­gu­na le que­da bien”

El priis­ta tam­bién cri­ti­ca

Milenio Puebla - - Política - ¿Qué opi­na so­bre el fren­te am­plio que han con­for­ma­do, tan­to pa­ra lo elec­to­ral co­mo en lo le­gis­la­ti­vo, PAN, PRD y MC? El lí­der na­cio­nal del tri­co­lor afir­ma que el pro­ce­so de se­lec­ción de su can­di­da­to se­rá trans­pa­ren­te.

El pre­si­den­te na­cio­nal del PRI, En­ri­que Ochoa, tie­ne la ab­so­lu­ta cer­te­za de que su par­ti­do man­da­rá a des­ca­sar a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor a su ran­cho de Pa­len­que, Chia­pas, La Chin­ga­da, lue­go de que lo de­rro­ten en los co­mi­cios del pró­xi­mo año.

Ha­ce un mes el ta­bas­que­ño, dos ve­ces as­pi­ran­te pre­si­den­cial, ad­vir­tió an­te dipu­tados del Mo­vi­mien­to Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (Mo­re­na): “No voy a ser can­di­da­to eter­na­men­te. Es a Pa­la­cio (Na­cio­nal) y apli­car­nos seis años pa­ra trans­for­mar al país, o a Pa­len­que”.

En ese sen­ti­do, Ochoa in­di­có que Mé­xi­co no me­re­ce un ré­gi­men po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co co­mo los de Co­rea del Norte y Ve­ne­zue­la, con los que co­mul­gan los mi­li­tan­tes de Mo­re­na.

En en­tre­vis­ta con MI­LE­NIO, mi­ni­mi­zó el lla­ma­do fren­te am­plio, con­for­ma­do por PAN, PRD y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, ya que so­lo es una vía pa­ra aten­der los ca­pri­chos per­so­na­les de los di­ri­gen­tes de esos par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Afir­mó que a Ricardo Ana­ya no le que­da “la ca­chu­cha de pre­si­den­te na­cio­nal pa­nis­ta y mu­cho me­nos la de can­di­da­to pre­si­den­cial”, lo que es cier­to, di­jo, es que el PAN se le es­tá des­mo­ro­nan­do en las ma­nos. En es­te fren­te, que su­pues­ta­men­te es ciu­da­dano, no ves un so­lo ciu­da­dano que no sea di­ri­gen­te de un par­ti­do. Por otro la­do, es el pleno re­co­no­ci­mien­to de que so­los el PAN y el PRD no pue­den com­pe­tir en las elecciones pre­si­den­cia­les con éxi­to.

“Ya lo de­mos­tra­mos no­so­tros los priis­tas con los par­ti­dos con los que te­ne­mos una iden­ti­dad ideo­ló­gi­ca, que so­mos los que pue­den ga­nar las elecciones y, so­bre to­do, de­te­ner el avan­ce del po­pu­lis­mo au­to­ri­ta­rio que re­pre­sen­ta Ló­pez Obra­dor y Mo­re­na.

“Se ha re­fle­ja­do que Ló­pez Obra­dor y Mo­re­na apo­yan el ré­gi­men de Co­rea del Norte o el de Ve­ne­zue­la, ese es pre­ci­sa­men­te el ré­gi­men po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co que ellos ven co­mo po­si­ti­vo, na­die más en el mun­do los ve así, pe­ro efec­ti­va­men­te es esa la vi­sión po­lí­ti­ca que ellos quie­ren pa­ra Mé­xi­co y por su­pues­to que el país me­re­ce me­jor des­tino”. El prin­ci­pal pro­mo­tor es el lí­der del PAN, Ricardo Ana­ya, ¿Cree que sea la vía pa­ra ob­te­ner la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial? Es una iro­nía, por­que Ricardo Ana­ya es­tá pro­mo­vien­do un fren­te con otros par­ti­dos, cuan­do su pro­pio par­ti­do se le es­tá des­mo­ro­nan­do en­tre las ma­nos. Es pro­duc­to de una am­bi­ción don­de él jue­ga con dos ca­chu­chas, la ca­chu­cha de ser pre­si­den­te de un par­ti­do po­lí­ti­co y la ca­chu­cha de ser un as­pi­ran­te a una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

“Y por lo que he­mos vis­to en su par­ti­do nin­gu­na de las ca­chu­chas le que­da bien, en ese sen­ti­do, lo que ha acu­mu­la­do Ricardo Ana­ya es el re­cha­zo de una se­rie de per­so­nas que en al­gún mo­men­to lo apo­ya­ron y que, cuan­do lo apo­ya­ron en su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca re­ci­bie­ron la leal­tad y la amis­tad de Ana­ya y aho­ra los ve co­mo trai­do­res y los es­tá ame­na­zan­do con ex­pul­sar­los de su par­ti­do po­lí­ti­co.

“Ese es el ni­vel de to­le­ran­cia que pre­ten­de te­ner Ricardo Ana­ya cuan­do en su pro­pio par­ti­do ge­ne­ra di­vi­sión y tra­ta de acer­car­se a otros par­ti­dos en una am­bi­ción per­so­nal de ser el can­di­da­to”. Ha­ce seis años Pe­ña, co­mo can­di­da­to, li­de­ra­ba las en­cues­tas y se con­vir­tió en Pre­si­den­te, hoy esas me­di­cio­nes no le fa­vo­re­cen al PRI, in­clu­so al­gu­nos los po­nen en ter­cer lu­gar. ¿Aún hay tiem­po pa­ra re­ver­tir es­tos nú­me­ros? Por su­pues­to, y las en­cues­tas re­cien­tes nos es­tán mar­can­do en se­gun­do lu­gar, en una con­tien­da a ter­cios, pe­ro en em­pa­te téc­ni­co con Mo­re­na. Es de­cir, si con­tras­ta­mos có­mo es­ta­ba el PRI en las en­cues­tas ha­ce seis o nue­ve me­ses y có­mo es­tá aho­ra, ve­mos en to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en to­das las en­cues­tas, una fran­ca me­jo­ría.

“La ciu­da­da­nía es­tá vol­tean­do a ver la pro­pues­ta de los priis­tas, a par­tir de las elecciones del 4 de ju­nio, a par­tir de una Asam­blea Na­cio­nal, don­de de­ba­ti­mos con plu­ra­li­dad, pe­ro cons­trui­mos la uni­dad de pro­pó­si­to en el par­ti­do pa­ra acer­car­nos a la ciu­da­da­nía, eli­mi­nan­do to­dos los can­da­dos y re­co­no­cien­do el va­lor que tie­nen los jó­ve­nes, las mu­je­res y los hom­bres en el desa­rro­llo po­lí­ti­co del país”. ¿Cuán­do ten­drán can­di­da­to? La ley elec­to­ral es­ta­ble­ce que los ca­len­da­rios pa­ra te­ner pre­cam­pa­ñas y cam­pa­ñas serán a fi­nes de año y a prin­ci­pios del año en­tran­te. En con­se­cuen­cia, obe­de­cien­do pun­tual­men­te lo que mar­ca la ley ten­dre­mos los pro­ce­di­mien­tos pú­bli­cos, transparentes que po­de­mos ha­cer lle­gar a to­dos los ciu­da­da­nos, a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pa­ra de­ter­mi­nar quién se­rá nues­tra can­di­da­ta o can­di­da­to pre­si­den­cial.

“Es­ta­re­mos ana­li­zan­do los dis­tin­tos per­fi­les a lo lar­go de las pró­xi­mas se­ma­nas y me­ses pa­ra pre­sen­tar a la ciu­da­da­nía los me­jo­res can­di­da­tos en los más de 18 mil 500 pues­tos a com­pe­ten­cia que es­ta­re­mos ofre­cien­do a la ciu­da­nía en el pri­mer do­min­go de ju­lio del año en­tran­te”. ¿Có­mo se­rá ese priis­ta que en­ca­be­ce la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial? Tie­ne que ser un can­di­da­to o can­di­da­ta que reúna las me­jo­ras cua­li­da­des que es­tá exi­gien­do la ciu­da­da­nía pa­ra com­pe­tir con fir­me­za y ga­nar su con­fian­za y su vo­to. Tie­ne que ser una per­so­na pre­pa­ra­da, por su­pues­to, tie­ne que acre­di­tar un tra­ba­jo des­ta­ca­do en el ser­vi­cio pú­bli­co y una tra­yec­to­ria de ho­nes­ti­dad y ho­no­ra­bi­li­dad.

“Lo que ha man­da­ta­do nues­tra Asam­blea Na­cio­nal es re­vi­sar los per­fi­les de los ciu­da­da­nos mi­li­tan­tes del par­ti­do y de los ciu­da­da­nos sim­pa­ti­zan­tes pa­ra ofre­cer a la ciu­da­da­nía las me­jo­ras can­di­da­tas y can­di­da­tos en to­da la Re­pú­bli­ca.

“Re­cor­de­mos que la elec­ción de 2018 es la más gran­de en la his­to­ria de Mé­xi­co. Es­ta­re­mos eli­gien­do Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, se­na­do­res y dipu­tados, pe­ro ade­más de ello ha­brá elecciones a es­ca­la lo­cal, en 30 en­ti­da­des, in­clu­yen­do co­mi­cios pa­ra go­ber­na­dor en nue­ve es­ta­dos y el je­fe de Go­bierno.

“En el PRI es­ta­mos con­ven­ci­dos de que te­ner las puer­tas abier­tas con la ciu­da­da­nía, in­cor­po­ran­do a las me­jo­res can­di­da­tas y can­di­da­tos, las me­jo­res pro­pues­tas y pro­gra­mas de so­lu­ción a los pro­ble­mas que te­ne­mos en el país, es que va­mos a me­re­cer su con­fian­za, su par­ti­ci­pa­ción y su vo­to”. ¿Man­da­rán a des­can­sar a Ló­pez Obra­dor a su ran­cho? Sí. Ab­so­lu­ta­men­te. No me que­da du­da que el PRI, con sus can­di­da­tas y can­di­da­tos, del bra­zo de la ciu­da­da­nía va­mos a evi­tar que el po­pu­lis­mo au­to­ri­ta­rio avan­ce en Mé­xi­co. Por su­pues­to que Mé­xi­co me­re­ce me­jor des­tino, en lu­gar de ser go­ber­na­do por Ló­pez Obra­dor o Mo­re­na, que ad­mi­ran re­gí­me­nes co­mo el de Co­rea del Norte o Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.