“La Re­vo­lu­ción ru­sa creó el mun­do mo­derno”

Ini­cia­mos una se­rie de­di­ca­da a re­cor­dar el mo­vi­mien­to bol­che­vi­que de 1917 con una en­tre­vis­ta al his­to­ria­dor que lo do­cu­men­ta, co­mo tam­bién lo ha­ce con la caí­da de la di­nas­tía Ro­ma­nov. Es­ta pri­me­ra en­tre­ga se com­ple­ta con la lec­tu­ra de La­cor­te­del­za­rro­jo, d

Milenio Puebla - - Cultura - JUAN MA­NUEL GÓ­MEZ

D es­de que el re­por­te­ro bri­tá­ni­co Si­mon Se­bag Mon­te­fio­re (1965) es­cri­bía so­bre la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca co­men­zó a en­ten­der que la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre de 1917 ha­bía “in­ven­ta­do la mo­der­ni­dad”. A par­tir de la dé­ca­da de 1990, con­for­me se fue­ron li­be­ran­do los ar­chi­vos se­cre­tos de la URSS, el es­cri­tor se fue me­tien­do ca­da vez más en los mean­dros de una his­to­ria fas­ci­nan­te en la que im­pe­ra­ban el po­der, el ase­si­na­to, el se­xo bru­tal, la in­tri­ga, las cons­pi­ra­cio­nes y, so­bre to­do, el re­fi­na­mien­to ex­tre­mo de una mi­no­ría no­ble que ilu­mi­na­ba las in­men­sas es­te­pas po­bla­das por cam­pe­si­nos dis­pues­tos a obe­de­cer. ¿Es una pa­ra­do­ja his­tó­ri­ca que un país que pa­re­cía de­te­ni­do en la épo­ca me­die­val sea el cal­do de cul­ti­vo de una Re­vo­lu­ción so­fis­ti­ca­da y mo­der­na? Lo que ha des­cu­bier­to Si­mon Se­bag Mon­te­fio­re tras años de es­tu­diar esos ar­chi­vos es­tá plas­ma­do en los cua­tro li­bros que ha es­cri­to so­bre el te­ma: Lo­sRo­ma­nov (2016); Lla­mad­meS­ta­lin:la his­to­ria se­cre­ta de un re­vo­lu­cio­na­rio (2007) y La cor­te­del­za­rro­jo (2003), pu­bli­ca­dos es­te año en es­pa­ñol por edi­to­rial Crí­ti­ca, yTheLi­feo­fPo­tem­kin :(2000), que pron­to se­rá tra­du­ci­do. A la di­nas­tía Ro­ma­nov, que co­men­zó en 1613, con la co­ro­na­ción de Mi­guel I, y ter­mi­nó en fe­bre­ro de 1917, cuan­do el zar Ni­co­lás I fue obli­ga­do a ab­di­car, le si­guió, tras un bre­ve go­bierno de tran­si­ción, “la di­nas­tía ro­ja”, co­man­da­da por al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes de la acau­da­la­da y cul­ta no­ble­za ru­sa, co­mo Le­nin, pe­ro con un go­bierno so­cia­lis­ta. Las cir­cuns­tan­cias su­ma­men­te im­pro­ba­bles que die­ron lu­gar a es­ta re­vo­lu­ción ba­sa­da en uno de los es­lo­gans más efec­ti­vos de la po­lí­ti­ca: paz, tie­rra y pan, se des­glo­san en el pro­yec­to de Si­mon Se­bag Mon­te­fio­re, quien aquí nos ofre­ce unas cla­ves sen­ci­llas pa­ra com­pren­der su im­pac­to en el mun­do con­tem­po­rá­neo.

¿Qué de­to­nó la Re­vo­lu­ción ru­sa?

Fue el re­sul­ta­do de la con­fluen­cia de mu­chas si­tua­cio­nes dis­tin­tas. Una de ellas fue la ob­so­les­cen­cia de la di­nas­tía de los Ro­ma­nov; otra fue el atraso en que vi­vía Ru­sia, jun­to al mar­ca­do sis­te­ma de cla­ses, y ob­via­men­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial fue un ca­ta­li­za­dor in­me­dia­to. Co­mo to­do en la his­to­ria, fue el re­sul­ta­do de la so­bre­po­si­ción de cir­cuns­tan­cias y per­so­na­li­da­des, y de la cri­sis del Es­ta­do eu­ro­peo y del Es­ta­do ru­so.

Pe­ro ¿por qué to­mó la for­ma de una re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta?

La ra­zón prin­ci­pal e in­me­dia­ta fue la gue­rra. Creo que el más gran­de error de los nue­vos di­ri­gen­tes del go­bierno pro­vi­sio­nal fue man­te­ner­se en esa gue­rra, con­ti­nuar lu­chan­do con­tra el im­pe­rio oc­ci­den­tal; in­me­dia­ta­men­te se aho­ga­ron con la gue­rra. Fue eso lo que le dio a la de­mo­cra­cia ru­sa una opor­tu­ni­dad de so­bre­vi­vir. El he­cho de que ellos con­ti­nua­ran lu­chan­do con­tra Oc­ci­den­te san­gró ese pri­mer pro­yec­to y dio pie pa­ra una nue­va al­ter­na­ti­va, po­si­bi­li­tan­do que el pro­yec­to se vol­vie­ra más ex­tre­mis­ta. Así, que­da­ba el cam­po abier­to y los bol­che­vi­ques del Par­ti­do Obre­ro So­cial­de­mó­cra­ta ad­qui­rie­ron mu­cho po­der y apro­ve­cha­ron es­ta si­tua­ción. Ter­mi­nar con la gue­rra fue una de­ci­sión de Le­nin, el po­lí­ti­co más im­por­tan­te, de ma­yor per­so­na­li­dad, por­que com­pren­dió ese mo­men­to his­tó­ri­co y las ne­ce­si­da­des esen­cia­les y bá­si­cas del pue­blo ru­so, for­ma­do por mu­chas cla­ses so­cia­les: los sier­vos, los cam­pe­si­nos, el pro­le­ta­ria­do, pa­san­do por la

in­te­lli­gen­tsia po­lí­ti­ca. To­dos que­rían paz, tie­rra y pan. Y fue­ron es­tas tres sim­ples co­sas las que él pro­me­tió, el es­lo­gan más sim­ple en to­da la his­to­ria de la po­lí­ti­ca. Ese era el mo­men­to de un ge­nio po­lí­ti­co. Al mis­mo tiem­po de­bía pla­near la po­lí­ti­ca que sa­ca­ra a Ru­sia de ese mo­men­to di­fí­cil. Y de he­cho no ha­bía na­da que pu­die­ra ha­cer al res­pec­to. Le­nin ni si­quie­ra es­ta­ba ahí, es­ta­ba en Sui­za. Así que la po­si­bi­li­dad de que de­tu­vie­ra la gue­rra con Eu­ro­pa era muy re­mo­ta. Y cuan­do él lle­gó, el par­ti­do bol­che­vi­que es­ta­ba en con­tra de de­te­ner la gue­rra; que­ría coope­rar con el go­bierno bur­gués. Así que Le­nin te­nía pri­me­ro que con­ven­cer a su pro­pio par­ti­do. In­clu­so en septiembre de 1917 al­gu­nos miem­bros fun­da­men­ta­les del Co­mi­té Cen­tral, co­mo Gri­go­ri Zi­nó­viev y Lev Ká­me­nev, no que­rían ver el po­der que te­nía la pro­pues­ta de Le­nin. Así que Le­nin te­nía que re­cu­rrir a los ex­tre­mos na­tu­ra­les de su par­ti­do, y los más ra­di­ca­les eran Ió­sif Sta­lin y Lev Trots­ki. Ellos lo apo­ya­ron. Esa fue la alian­za de­ci­si­va que hi­zo po­si­ble la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre. Así que es com­ple­ta­men­te equi­vo­ca­do pen­sar que era una si­tua­ción inevi­ta­ble; de he­cho era ex­tre­ma­da­men­te po­co pro­ba­ble que al­go así ocu­rrie­ra. Y su­ce­dió.

¿Por qué los Ro­ma­nov es­ta­ban tan lejos de sus súb­di­tos?

Tie­ne que ver con el sis­te­ma de la mo­nar­quía. Pri­me­ro, te­nía que ha­ber una dis­tan­cia ma­jes­tuo­sa en­tre los au­tó­cra­tas y la gen­te.

Pe­ro hu­bo un tiem­po en que la mo­nar­quía ru­sa era ex­tre­ma­da­men­te po­pu­lar pa­ra el pue­blo ru­so...

Efec­ti­va­men­te, pe­ro pa­ra ser po­pu­lar ne­ce­si­tas ser exi­to­so. Y el pro­ble­ma con la au­to­cra­cia ru­sa es que en­tre el rei­na­do de Ni­co­lás I y la épo­ca de la caí­da de la di­nas­tía Ro­ma­nov ha­bía te­ni­do un éxi­to in­creí­ble, el más gran­de que se ha­ya vis­to en Eu­ro­pa. Y cuan­do un sis­te­ma tie­ne tan­to éxi­to es muy di­fí­cil cam­biar­lo. Así que ellos con­ti­nua­ban vi­vien­do de los gran­des éxi­tos del pa­sa­do: Pe­dro el Gran­de, Ca­ta­li­na la Gran­de. Alejandro I to­mó Pa­rís. In­clu­so el gran éxi­to de Ni­co­lás I, que du­ran­te trein­ta años fue el

El au­tor de Lo­sRo­ma­nov y TheLi­feo­fPo­tem­kin:TheP­rin­ceo­fP­rin­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.