“HE NA­CI­DO TRES VE­CES”

Arly sue­ña con una me­da­lla en Pyeong­chang 2018, pe­ro le im­por­ta más ser por­ta­voz de lo que ha com­pro­ba­do: en la vi­da no hay im­po­si­bles

Milenio Puebla - - El Ángel Exterminador -

Por los pa­si­llos del ae­ro­puer­to, el úni­co atle­ta pa­ra­lím­pi­co me­xi­cano de es­quí al­pino se mue­ve con la mis­ma ha­bi­li­dad y des­tre­za con que lo ha­ce en la mon­ta­ña. Zig­za­guea, em­pu­ja con de­ci­sión su si­lla de rue­das, avan­za unos me­tros, fre­na, de­rra­pa, gi­ra a la iz­quier­da, des­pués a la de­re­cha, y no de­ja de son­reír mien­tras arras­tra nu­me­ro­sas ma­le­tas co­mo si se tra­ta­ra de un sher­pa en el Hi­ma­la­ya.

Es­tá a pun­to de abor­dar un avión que lo lle­va­rá a San­tia­go de Chi­le, don­de ha con­se­gui­do el me­jor pre­cio pa­ra rea­li­zar un cam­pa­men­to de dos se­ma­nas. Sin em­bar­go, por aho­ra, su ma­yor re­to no con­sis­te en rea­li­zar un ver­ti­gi­no­so des­cen­so so­bre la nie­ve, sino en se­guir per­fec­cio­nan­do el ar­te de no pa­gar por ex­ce­so de equi­pa­je.

Fren­te al mos­tra­dor de Ae­ro­mé­xi­co, se cam­bia de cal­za­do pa­ra guar­dar los za­pa­tos más li­via­nos en la enor­me ma­le­ta que quie­re do­cu­men­tar, aco­mo­da en­tre los es­quís las pe­que­ñas bol­sas que con­tie­nen pro­teí­na, ca­cao, es­pi­ru­li­na y chía; re­vuel­ve, en­ro­lla, sa­ca y me­te pren­das y ob­je­tos per­so­na­les de las dis­tin­tas va­li­jas, con ob­je­to de no re­ba­sar el lí­mi­te de pe­so per­mi­ti­do.

Ca­si un cuar­to de ho­ra des­pués, con la mis­ma ex­pre­sión de fe­li­ci­dad de aque­llos es­ca­la­do­res que lue­go de un ex­te­nuan­te es­fuer­zo han lo­gra­do al­can­zar la ci­ma del Eve­rest, Arly Ve­lás­quez al­za los bra­zos en se­ñal de triun­fo tras ha­ber con­se­gui­do aho­rrar­se el pa­go por ex­ce­so de equi­pa­je.

Ca­da via­je pa­ra él es una odi­sea. Un ri­tual pre­vio pa­ra abrir ape­ti­to y co­mer­se la mon­ta­ña a gran­des bo­ca­dos. De­sa­fian­te, sa­tis­fe­cho, con­ven­ci­do, se le oye de­cir: “La vi­da es pa­ra es­quiar­la, sur­fear­la, ex­pri­mir­la, vi­vir­la, go­zar­la, no pa­ra que­dar­se dor­mi­do”.

Una jor­na­da más de en­tre­na­mien­to en so­li­ta­rio, en la que Arly ten­drá que eje­cu­tar el tra­ba­jo de sie­te per­so­nas pa­ra ha­cer lo que real­men­te le gus­ta: es­quiar en el lu­gar don­de él se sien­te li­bre y más vi­vo que nun­ca.

“¿Por qué no te gus­tó me­jor el aje­drez o el do­mi­nó?”, di­ce en bro­ma Li­lia Pe­ña­lo­za, su ma­dre, una de sus pri­me­ras y per­ma­nen­tes pa­tro­ci­na­do­ras, cons­cien­te de la gran in­ver­sión y la com­pli­ca­da lo­gís­ti­ca que se re­quie­re pa­ra man­te­ner­se en for­ma co­mo un es­quia­dor pa­ra­lím­pi­co de al­to ren­di­mien­to.

Li­lia ha acom­pa­ña­do Arly al ae­ro­puer­to, y di­ce que aún no sa­be có­mo le ha­ce su hi­jo pa­ra lle­var tan­to equi­pa­je de un la­do pa­ra otro. Re­sig­na­da, pre­fie­re mi­rar las co­sas con sen­ti­do del hu­mor: “Has­ta las pesas, creo, ha­bría si­do un de­por­te más sen­ci­llo”.

Pe­ro Arly, des­de el mis­mo día en que se pro­pu­so que la si­lla de rue­das no se­ría una li­mi­ta­ción en su vi­da, co­men­zó tam­bién a per­fec­cio­nar el ar­te de ha­cer ver las co­sas más sen­ci­llas: va a to­dos la­dos pe­da­lean­do con las ma­nos su bi­ci­cle­ta, cum­ple re­li­gio­sa­men­te sus procesos de en­tre­na­mien­to co­mo co­rres­pon­de a un com­pe­ti­dor que par­ti­ci­pa­rá en sus ter­ce­ros Jue­gos In­ver­na­les en Pyeong­chang 2018, y to­da­vía se da tiem­po pa­ra to­mar­le fo­to­gra­fías a su no­via ho­lan­de­sa, en esos ra­tos en que pa­sea por la Ciu­dad de Mé­xi­co.

En You­Tu­be, se le pue­de ob­ser­var sen­ta­do en su si­lla de rue­das, su­bien­do y ba­jan­do em­pi­na­das es­ca­le­ras, con los pu­ños en al­to pa­ra tra­tar de su­je­tar­se de un tu­bo ins­ta­la­do en el te­cho, o con­du­cien­do una ca­mio­ne­ta adap­ta­da en la que car­ga su mo­nosky y de­más ins­tru­men­tos de­por­ti­vos mien­tras se di­ri­ge a las mon­ta­ñas ne­va­das en Utah.

En sus con­fe­ren­cias mo­ti­va­cio­na­les, fren­te a de­ce­nas de jó­ve­nes es­tu­dian­tes, ha di­cho que ja­más bus­có ser un ejem­plo, que so­lo desea­ba, tras rom­per­se la es­pal­da a los 13 años cuan­do rea­li­za­ba un sal­to en bi­ci­cle­ta, se­guir ade­lan­te con su vi­da.

Él so­lo que­ría ser un res­pe­ta­do ci­clis­ta de mon­ta­ña, al gra­do que en su ado­les­cen­cia ya era cam­peón na­cio­nal. Pa­só por hos­pi­ta­les y te­ra­pias de reha­bi­li­ta­ción, siem­pre acom­pa­ña­do por su ma­dre, una mu­jer que de in­me­dia­to com­pren­dió que la ca­pa­ci­dad de ca­mi­nar no se­ría aque­llo que le da­ría un va­lor a su hi­jo.

“Las li­mi­ta­cio­nes son fí­si­cas, no men­ta­les”, di­ce hoy Arly, va­rios lus­tros des­pués de aquel ac­ci­den­te en bi­ci ocu­rri­do el 29 de septiembre de 2001. To­do cam­bió un día que se pu­so los es­quís du­ran­te unas va­ca­cio­nes en Ca­na­dá, esa ex­pe­rien­cia lo sa­cu­dió. Re­tor­nó a Mé­xi­co pa­ra de­cir­le a su ma­má que ha­bía des­cu­bier­to otro de­por­te que le emo­cio­na­ba.

Li­lia Pe­ña­lo­za es­cu­chó a lo que iba a de­di­car­se su hi­jo, y res­pon­dió alar­ma­da: “Es el mis­mo ries­go. ¡Es­tás lo­co! He­mos pa­sa­do por una ex­pe­rien­cia do­lo­ro­sa, y te ad­vier­to que ya no aguan­to otra”.

Arly ven­dió su au­to, echó mano de sus aho­rros y par­tió de nue­vo a Ca­na­dá. Aun­que cum­plió una dé­ca­da prac­ti­can­do un de­por­te sin nin­gu­na tra­di­ción en Mé­xi­co, no pue­de pre­su­mir de te­ner un en­tre­na­dor, una per­so­na que afi­le los es­quís o al­guien que suba y ba­je las co­sas en la mon­ta­ña, y mu­cho me­nos cuen­ta con un fi­sió­lo­go, nu­trió­lo­go, ni si­có­lo­go, co­mo lo tie­nen los com­pe­ti­do­res de otras na­cio­na­li­da­des.

Su aven­tu­ra la em­pe­zó a cos­tear con al­gu­nas pe­que­ñas be­cas de­por­ti­vas, y con eso se la iba lle­van­do. Al pa­so del tiem­po ha te­ni­do otros apo­yos, ofre­ce char­las pa­ra ayu­dar­se eco­nó­mi­ca­men­te, pe­ro no sa­be có­mo le ha­rá pa­ra pa­gar lo que le fal­ta de la ac­tual tem­po­ra­da.

Con­tra to­do pro­nós­ti­co, en fe­bre­ro de 2018, po­dría con­ver­tir­se en el pri­mer la­ti­noa­me­ri­cano en ob­te­ner una pre­sea en unos Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos de In­vierno.

“Una me­da­lla no es el mó­vil de mi vi­da. Mi ob­je­ti­vo va más allá. Es po­der trans­mi­tir el men­sa­je de que en la vi­da no hay im­po­si­bles”, di­ce por los pa­si­llos del ae­ro­puer­to, con un en­tu­sias­mo des­bor­da­do y esa ener­gía con­ta­gio­sa.

Los pre­jui­cios ha­rían creer que se tra­ta de un jo­ven al que le so­bra di­ne­ro pa­ra via­jar a otros paí­ses (más o me­nos 110 mil dó­la­res es lo que con­si­de­ra le cues­ta una tem­po­ra­da), sin em­bar­go, co­men­ta di­ver­ti­do: “Al­gu­nos di­rán: ‘¡Ay, qué bo­ni­to! Es­te cua­te es­quía, de­be ser un jú­nior’. Nun­ca más lejos de eso. Soy una per­so­na que se ha atre­vi­do a vivir mi pa­sión: ten­go una co­ne­xión con la mon­ta­ña. Co­men­cé a es­quiar por pri­me­ra vez en 2009. An­tes, en ver­dad, ni si­quie­ra co­no­cía la nie­ve”.

Pa­se lo que pa­se, la úni­ca cer­te­za que tie­ne Arly es que ha na­ci­do tres ve­ces. La pri­me­ra oca­sión que re­su­ci­tó fue cuan­do tu­vo el ac­ci­den­te en bi­ci que le cam­bió la vi­da por com­ple­to; la se­gun­da, al sa­lir ile­so de una apa­ra­to­sa caí­da du­ran­te una com­pe­ten­cia ofi­cial; y la ter­ce­ra ocu­rrió des­pués de una ci­ru­gía que du­ró po­co más de ocho ho­ras, pa­ra re­mo­ver de su es­pal­da una pie­za que le pre­sio­na­ba la mé­du­la es­pi­nal. El san­gra­do se con­vir­tió en un pro­ble­ma y en­tró en shock. Que­dó in­cons­cien­te por ca­si 72 ho­ras, y fi­nal­men­te des­per­tó pa­ra dar­se cuen­ta que 35 per­so­nas do­na­ron san­gre en me­nos de me­dio día.

Li­lia Pe­ña­lo­za son­ríe y re­su­me en una so­la fra­se la in­sa­cia­ble aven­tu­ra que lle­va de aquí pa­ra allá a su hi­jo: “Me sa­lió bra­vo el mu­cha­cho”.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.