El Ma­lu­ma de la política

Milenio Puebla - - Al Frente - JAI­RO CA­LIX­TO ALBARRÁN jai­ro.ca­lix­to@mi­le­nio.com www.twit­ter.com/ jai­ro­ca­lix­to

Hay mu­cha po­lé­mi­ca por las ac­cio­nes de las au­to­ri­da­des neo­leo­ne­sas, que an­te la si­tua­ción en el pe­nal de Ca­de­rey­ta, don­de se desató una ba­ta­lla cam­pal en­tre reos, de­ci­die­ron usar la “fuer­za le­tal” pa­ra cal­mar el pro­ble­ma. So­bre to­do por­que se da el de­ba­te de si, an­te pre­sos de al­ta pe­li­gro­si­dad, cla­si­fi­ca­dos co­mo se­cues­tra­do­res, nar­cos y de­más lin­das per­so­ni­tas, no im­por­ta que se re­cu­rra al mos­que­tón co­mo me­dio pa­ra con­tro­lar una gres­ca, de­bi­do fun­da­men­tal­men­te a su fal­ta de po­pu­la­ri­dad en­tre la so­cie­dad en su con­jun­to. Es de­cir, que de ma­ne­ra ve­la­da es­tá en bo­ga el vie­jo le­ma de un ser su­pe­rior, mo­ral y éti­ca­men­te, co­mo Ar­tu­ri­to Mon­tiel, que pre­di­ca­ba con una fra­se dig­na de ser co­lo­ca­da a la en­tra­da de la ONU: “Los de­re­chos hu­ma­nos son de los hu­ma­nos, no de las ra­tas”.

Ya lo me­jor del pro­to­co­lo que de­be de ha­ber si­do ins­ti­tui­do por ElB­ron­co, que, co­mo bien se sa­be, es un po­co or­di­na­rio y sin ce­pi­llar, fue cuan­do des­pués de la tri­ful­ca apa­re­ció una se­ño­ra fo­don­ga a leer en voz al­ta los nom­bres de los reos fa­lle­ci­dos co­mo si es­tu­vie­ra gri­tan­do los car­to­nes de la lo­te­ría. Qui­zá por eso die­ron por muer­to a uno que no lo es­ta­ba. Chin­gón.

Ahí na­da más fal­tó que a los fa­mi­lia­res de los caí­dos los aga­rra­ra a ca­che­ta­das el ac­tor­ce­te Eduar­do Yá­ñez, cu­ya in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es­tá al ni­vel de Es­te­ban Ar­ce.

Y si ya es­tán en ese ni­vel don­de lo que im­por­ta es la apli­ca­ción de la ley en una on­da muy bron­cu­da, no es­ta­ría mal que a nues­tros dis­tin­gui­dos ex gó­bers pre­cio­sos ja­vi­du­ves­cos los en­cie­rren en el pe­nal de Ca­de­rey­ta pa­ra que se la pa­sen co­to­rrean­do de ma­ne­ra muy ci­vi­li­za­da.

Ima­gi­ne­mos có­mo re­ci­bi­rían a don Eu­ge­nio Hernández en­tran­do al tam­bo con su por­te de mo­to­ci­clis­ta que­sa­di­lle­ro de ver­dad. Es­toy se­gu­ro de que la dis­tin­gui­da con­cu­rren­cia que­rría sa­ber có­mo se hi­zo de 16 mil hec­tá­reas de tie­rras ta­mau­li­pe­cas a pre­cios de su­per­gan­ga.

A lo me­jor por eso los abo­ga­dos del do­ñi­to Hernández, que se­gún di­cen sus fa­ná­ti­cas es el Ma­lu­ma de la política, ale­gan que las fis­ca­lías y las ins­ti­tu­cio­nes que lo acu­san in­ven­ta­ron tes­ti­gos y que to­do es un com­pló. De ser así, el ore­jas de Dum­bo de­be­ría de re­cu­rrir a los ar­gu­men­tos de Mar­ga­ri­ta y sus Re­bel­des del Rock pa­nis­ta: que no de­pen­den del de­da­zo del pre­si­den­te.

Di­go, ya dé­jen­lo en paz, ni que sien­do se­cre­ta­rio de Cal­de­rón hu­bie­ra vo­ta­do por Pe­ña co­mo el do­tor Mea­de; o co­mo Cor­de­ro, que con otros se­na­do­res ya se va a fa­yu­quear a Ru­sia a cos­ti­llas del era­rio.

A ver si no se lle­van cua­tro bei­bis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.