Fun­cio­na­rio aco­só a una me­nor en via­je a Bra­sil

Milenio Puebla - - Región - Iván Tir­zo tir­zoi­van@gmail.com

L os pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les de­ben ha­cer al­go pa­ra erra­di­car la vio­len­cia de gé­ne­ro. No bas­ta con em­pren­der cam­pa­ñas de va­lo­res di­ri­gi­das a la so­cie­dad, sino co­men­zar por sus ser­vi­do­res pú­bli­cos y por ellos mis­mos.

En Cuautlan­cin­go un fun­cio­na­rio fue de­nun­cia­do por ‘ca­len­tu­rien­to’.

El per­so­na­je en men­ción es Al­ber­to Sar­mien­to Te­pox­te­catl, ac­tual di­rec­tor del Cen­tro Cul­tu­ral de Cuautlan­cin­go.

En el ar­chi­vo CI/2491/2017/C5 se pre­ci­sa que el ser­vi­dor pú­bli­co ma­no­seó a una me­nor de edad.

En el do­cu­men­to, del cual po­see co­pia es­te re­por­te­ro, se pre­ci­sa que el 12 de ju­lio de es­te año se lle­vó a ca­bo un via­je a Bra­sil.

Tres me­no­res de edad hi­cie­ron la tra­ve­sía con el fun­cio­na­rio, el ins­truc­tor de la disciplina de­por­ti­va de nom­bre Elías “H” y pa­dres de fa­mi­lia.

El mo­ti­vo del via­je fue par­ti­ci­par en Tou­ros-Bra­sil, en un cur­so de ca­poei­ra don­de fue­ron in­vi­ta­dos de­por­tis­tas de 15 paí­ses.

El fun­cio­na­rio apro­ve­chó que se en­con­tra­ba so­lo con la me­nor pa­ra agre­dir­la.

La ma­má se per­ca­tó días des­pués de lo su­ce­di­do y lo­gró que su hi­ja le tu­vie­ra con­fian­za pa­ra co­men­tar­le lo su­ce­di­do.

La ma­dre acu­dió con la me­nor a pre­sen­tar la de­nun­cia por el de­li­to de aco­so.

¿Qué ha pa­sa­do de agos­to a la fe­cha? Ab­so­lu­ta­men­te na­da. El al­cal­de, Fé­lix Ca­siano Tlah­que, ni ve, ni es­cu­cha.

Sin la me­nor im­por­tan­cia so­bre el ca­so, man­tie­ne en nó­mi­na a su co­la­bo­ra­dor, quien por cier­to es fa­mi­liar de Fi­lo­meno Sar­mien­to, un as­pi­ran­te a edil por ese mu­ni­ci­pio.

El te­ma es­tá en ma­nos de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do (FGE) de Pue­bla. Con­fie­mos que es­ta pro­ce­da en con­se­cuen­cia, por­que des­pués de cua­tro me­ses del abu­so, el fun­cio­na­rio se pre­sen­ta tran­qui­la­men­te a la­bo­rar en el Cen­tro Cul­tu­ral.

De es­tos abu­sos hay va­rios que po­de­mos re­cor­dar en Pue­bla, uno que cau­só es­cán­da­lo na­cio­nal fue el del 7 de di­ciem­bre de 2010, cuan­do el al­cal­de de Petlal­cin­go (en la Mix­te­ca), Juan Car­los Ve­ga­ra Tapia, y uno de sus fun­cio­na­rios vio­la­ron a dos em­plea­das de la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo So­cial (Se­de­sol) fe­de­ral, quie­nes ha­cían en­cues­tas en el mu­ni­ci­pio del pro­gra­ma “Pi­so Fir­me”.

In­sis­to, no es su­fi­cien­te con em­pren­der cam­pa­ñas pa­ra fo­men­tar el res­pe­to en la so­cie­dad, si los ser­vi­do­res pú­bli­cos agre­den a las mu­je­res de dis­tin­tas ma­ne­ras. Ellos de­ben po­ner el ejem­plo.

De al­cal­des ‘ca­len­tu­rien­tos’ hay mu­chos nom­bres por men­cio­nar, pe­ro es­te te­ma es pa­ra otra opi­nión en es­te es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.