Sí­si­fo, Pro­teo, Nar­ci­so: ¡Te va a cam­biar la vi­da!

Milenio Puebla - - Tlaxcala - Héc­tor Cerezo Huer­ta @Hec­to­rCe­re­zoH

¿ Quién iba a pen­sar que “en­tre­nar” pa­ra la vi­da se con­ver­ti­ría en un ne­go­cio mi­llo­na­rio? Los se­res 2trans­for­ma­dos” me re­cuer­dan dos fi­gu­ras mí­ti­cas. A Sí­si­fo, cuan­do se “gra­dúan” de sus ex­pe­rien­cias in­com­pa­ra­bles, pre­go­nan­do un prag­ma­tis­mo que les in­ci­ta ele­var su yo a la ci­ma, pa­ra de nue­vo vol­ver a em­pe­zar. Lo pa­ra­dó­ji­co, es que ter­mi­nan ado­ran­do a su pie­dra y co­mo ge­nia­les Nar­ci­sos, has­ta las pre­su­men. A Pro­teo, cuan­do la au­to­afir­ma­ción de un yo sin­tien­te -que re­sis­tien­do al cam­bio con­ti­nuo de sen­sa­cio­nes in­creí­ble­men­te, se ali­men­ta de ellas. Sean Sí­si­fo, Pro­teo o Nar­ci­so, el yo del hom­bre se si­gue atri­bu­yen­do la ex­tra­ña y utó­pi­ca fa­cul­tad de cam­biar a su an­to­jo, cuan­do en reali­dad, han per­di­do con­tac­to for­mal con la reali­dad so­cial, ani­qui­la­ron la sin­gu­la­ri­dad y con­fir­man la tra­ge­dia del hom­bre con­tem­po­rá­neo; ho­mo­gé­neo y con­tro­la­do.

Los apor­tes de Arendt (1958) en re­la­ción a los dis­po­si­ti­vos tec­no­crá­ti­cos fue­ron lú­ci­dos en torno a las ex­pe­rien­cias que pro­me­ten des­cu­brir nues­tro po­ten­cial hu­mano: “Lo ne­fas­to de las mo­der­nas teo­rías del com­por­ta­mien­to no es que sean fal­sas, sino que pue­den con­ver­tir­se en cier­tas, en ser, de he­cho, la me­jor con­cep­tual iza ción­po­sib le de las ten­den­cias evi­den­tes de la so­cie­dad mo­der­nas”. Bri­ñol y otros (2004) in­di­can que cuan­do la gen­te se afir­ma a sí mis­ma se vuel­ve más vul­ne­ra­ble a la per­sua­sión. Di­chos au­to­res ex­pli­can que la afir­ma­ción de uno mis­mo re­fuer­za el au­to- con­cep­to dis­mi­nu­yen­do la ne­ce­si­dad de de­fen­der­se y au­men­tan­do la aper­tu­ra al cam­bio.

¡Te va a cam­biar la vi­da! Du­da de to­do aquel que lle­gue di­cien­do se­me­jan­te fa­la­cia, pues la cap­ta­ción a gru­pos sec­ta­rios, en­do­gá­mi­cos o con fi­nes me­ra­men­te co­mer­cia­les, al prin­ci­pio de­be ser atrac­ti­va, pro­me­te­do­ra y ge­ne­ra­do­ra de al­tas ex­pec­ta­ti­vas. Da­do que las ex­pec­ta­ti­vas son una eva­lua­ción sub­je­ti­va de la pro­ba­bi­li­dad de al­can­zar una me­ta con­cre­ta, el en­ro­la­mien­to de nue­vos miem­bros apun­ta a la ex­plo­ta­ción tan­to de ex­pec­ta­ti­vas de re­sul­ta­do co­mo de ex­pec­ta­ti­vas de efi­ca­cia (Ban­du­ra, 1977). La pre­sión psi­co­ló­gi­ca que ge­ne­ra­rán has­ta en­ro­lar­te es si­mi­lar a la que se ex­pe­ri­men­ta en fe­nó­me­nos so­cia­les co­mo el bull­ying, mob­bing y la coer­ción se­xual.

Co­mo lo se­ña­la Lif­ton (1989), las sec­tas ex­plo­tan las emo­cio­nes, ya que re­pre­sen­tan el me­dio más efi­cien­te pa­ra mo­di­fi­car las ac­ti­tu­des, iden­ti­dad y per­so­na­li­dad de los par­ti­ci­pan­tes, pues las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de las per­so­nas de ser que­ri­dos, res­pe­ta­dos, re­co­no­ci­dos y ne­ce­si­ta­dos son sus in­su­mos bá­si­cos. Si lo­gra­ron en­ro­lar­te, ya aden­tro, com­pro­ba­rás lo que siem­pre se ha sa­bi­do; na­rra­ti­va emo­cio­nal es­pu­ria, uso ob­se­si­vo de un ar­got y se­ña­lé­ti­ca pro­pia, con­trol del am­bien­te me­dian­te los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra y el staff, es­pa­cios ce­rra­dos, ais­la­mien­to su­til, uso de la mú­si­ca, ho­ra­rios atí­pi­cos y ex­ten­sos, pro­mo­ción de ses­gos cog­ni­ti­vos, dis­mi­nu­ción de los ni­ve­les de aler­ta y de­bi­li­ta­mien­to del pen­sa­mien­to crí­ti­co. Las sec­tas ha­cen pa­ten­te una tre­men­da pa­ra­do­ja; las per­so­nas bus­can vi­vir fue­ra del sis­te­ma so­cio­cul­tu­ral que los apri­sio­na, so­lo pa­ra so­me­ter­se a otro sis­te­ma co­mer­cial que los ex­tor­sio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.