Bull­ying na­da más, en­tre tu vi­da y mi vi­da

Milenio Puebla - - El Ángel Exterminador - Jai­ro Ca­lix­to Albarrán jai­ro.ca­lix­to@mi­le­nio.com www.twit­ter.com/jai­ro­ca­lix­to

ulliyng na­da más, en­tre tu amor y mi amor. Es lo que po­drían can­tar a rit­mo de blues los obe­sos de la pa­tria lue­go de lle­var a la na­ción a su­pe­rar a los grin­gos en ma­te­ria de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de so­bre­pe­so. Al­go que no po­dría ha­ber­se lo­gra­do sin los pa­rá­me­tros ma­cro­eco­nó­mi­cos por los que se han ve­la­do en es­te gran país (hoy nun­ca me­jor di­cho, ha­bi­da cuen­ta del sus­tan­cial au­men­to de adi­po­si­da­des y car­nes blan­das, ca­che­te y na­na, en­tre nues­tros con­na­cio­na­les ali­men­ta­dos con vi­ta­mi­na T, pro­duc­tos

cha­ta­rra, re­fres­cos de co­la y abo­nos chi­qui­tos pa­ra pa­gar po­qui­to). No obs­tan­te los se­ña­la­mien­tos de los adictos a la sa­lud, que me­nos­pre­cian los be­ne­fi­cios de las gra­sas sa­tu­ra­das y los pas­te­li­tos Ma­ri­ne­la, siem­pre se­rá me­jor “sui­ci­dar­se sin maes­tro”, co­mo di­ría el mae­se Rius, que nos que­ría me­ter en su onda ve­ge­ta­ria­na pa­ra ter­mi­nar sien­do muer­tos sa­nos, que vi­vir una vi­da sin so­bre­do­sis de sa­les y azú­ca­res, que­sos gra­ti­na­dos, piz­zas, hot dogs, ham­bur­gue­sas pa­ra do­cu­men­tar nues­tros fe­ti­ches yan­quis, y atra­gan­tar­nos de fri­tu­ras que col­man las coope­ra­ti­vas es­co­la­res, tianguis y ave­ni­das.

Ya ven qué con­ten­to y ro­za­gan­te se ve Cars­tens con su fi­ni­qui­to tras de­jar el Ban­co de Mé­xi­co pa­ra ir­se al Ban­co Mun­dial. Es in­tere­san­te que un hom­bre que, a juz­gar por su fi­gu­ra, se con­ce­de mu­chas li­ber­ta­des, se em­pe­ñe en de­fen­der un mo­de­lo eco­nó­mi­co tan con­ser­va­dor, es­tre­cho y abu­rri­do.

Co­mo quie­ra que sea, una de las gran­des apor­ta­cio­nes de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les

que, afor­tu­na­da­men­te, es­tán cu­bier­tas con un te­flón po­ten­tí­si­mo pa­ra que se les res­ba­le el bull­ying.

Bull­ying na­da más, en­tre tu vi­da y mi vi­da, es lo que se­gu­ra­men­te es­ta­ba ta­ra­rean­do el ine­na­rra­ble Camacho Qui­roz, que mien­tras mi­ra­ba con oji­to Remy su mo­lle­ja de chin­go­mil dó­la­res, ex­pli­ca­ba que las chi­cas de su re­ba­ño tri­co­lor en el Con­gre­so nun­ca­men­te gri­ta­ron el ho­mo­fó­bi­co y ma­lu­mes­co epí­te­to de “¡ehhhhh, puuuuu­tooooo!” que tan­to as­co ha ge­ne­ra­do en­tre las al­mas po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas, sino que en reali­dad lo que es­pe­ta­ron del vien­tre fue un “¡ehhhhhh, bruuuu­toooooo!”. Ah, bueno, así la co­sa ya cam­bea, co­mo di­ría El Pi­po­rro. Y co­mo tam­bién so­mos bien men­ti­ro­sos, pues cla­ro que le cree­mos a es­te por­ten­to de ma­cho alfa, lo­mo pla­tea­do, pe­lo en pe­cho, bar­ba de le­ña­dor y voz de es­par­tano. Camacho ve lo que otros no ven; co­mo Ca­ro­li­na Viag­gio, la dipu­tada es­po­sa de Ru­bén Mo­rei­ra, que ale­ga que ella pue­de as­pi­rar a una se­na­du­ría por­que Coahui­la no pue­de es­tar me­jor, que es una ma­ra­vi­lla, se­gu­ra, sin so­bre­sal­tos ni deu­das im­pa­ga­bles.

So­lo es­pe­ro que don Cé­sar cui­de a sus mu­cha­chas, no va­ya a ser que se equi­vo­quen y en vez de “bru­to” gri­ten “co­rrup­to”.

Que no se preo­cu­pen por des­men­ti­dos, pues en Mé­xi­co to­do es pro­vi­sio­nal, de la FE­PA­DE a la PGR, pa­san­do por la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción y pron­to en el Ban­co­mex. Lo úni­co que per­du­ra es el bull­ying na­da más en es­te dra­ma sin fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.