MO­TE­LES, TES­TI­GOS DE LA PA­SIÓN Y EL CRI­MEN

Co­mo ca­da 14 de fe­bre­ro, res­tau­ran­tes, sa­las de ci­ne y par­ques se­rán fre­cuen­ta­dos por los po­bla­nos, pe­ro el lu­gar que atrae la aten­ción de los aman­tes es el mo­tel, que no so­lo ha al­ber­ga­do pa­sión, tam­bién ha al­ber­ga­do cri­men

Milenio Puebla - - El Tema - POR JO­SUÉ MO­TA/PUE­BLA FO­TO­GRA­FÍAS ANDRÉS LO­BA­TO-SER­GIO CER­VAN­TES

Es­te miér­co­les, co­mo ca­da 14 de fe­bre­ro, res­tau­ran­tes, sa­las de ci­ne y par­ques se­rán fre­cuen­ta­dos por los po­bla­nos, pe­ro el lu­gar que atrae la aten­ción de los aman­tes es el mo­tel. Los em­pre­sa­rios del ra­mo ve­rán un in­cre­men­to del 30 por cien­to en la ocu­pa­ción de sus cuar­tos, con y sin ja­cuz­zi, con y sin tu­bo, con y sin “co­lum­pio del pla­cer”.

Es­tos cuar­tos di­se­ña­dos pa­ra re­ci­bir a quie­nes bus­can in­ti­mi­dad al má­xi­mo no so­lo han al­ber­ga­do pa­sión. Tam­bién han al­ber­ga­do cri­men. El de Ma­ra Cas­ti­lla, qui­zá es el ca­so más so­na­do en los úl­ti­mos me­ses, pe­ro va­rios crí­me­nes si­mi­la­res han ocu­rri­do en la ca­pi­tal po­bla­na. Un ca­so: En el 2008 una ado­les­cen­te de 14 años fue es­tran­gu­la­da has­ta la muer­te en el Ho­tel Santander, cer­cano a la CAPU. El im­pli­ca­do: un abo­ga­do fa­mo­so en re­vis­tas de so­cia­les lo­ca­les, quien la ha­bía con­tac­ta­do por in­ter­net.

Al­ber­gan­do pa­sión

Ma­nuel Do­mín­guez Ga­bían, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Po­bla­na de Ho­te­les y Mo­te­les, lle­va más de 30 años ope­ran­do y ad­mi­nis­tran­do mo­te­les po­bla­nos y ase­gu­ra, en en­tre­vis­ta con MI­LE­NIO PUE­BLA, que la ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca se re­fle­ja en la ocu­pa­ción de cuar­tos pa­ra es­ta fe­cha, pues con suer­te al­can­zan el 80 por cien­to.

Aun así re­pre­sen­ta un in­gre­so ex­tra­or­di­na­rio pa­ra los em­pre­sa­rios del ra­mo, pues el in­cre­men­to de ocu­pa­ción cer­cano al 30 por cien­to se re­gis­tra des­de el 13 has­ta el 15 de fe­bre­ro. Ex­pli­ca que la ma­yo­ría de los cuar­tos pro­me­dio, que só­lo cuen­tan con los ser­vi­cios bá­si­cos tie­nen un cos­to de 270 pe­sos, mien­tras que aque­llos que cuen­tan con ja­cuz­zi os­ci­lan en­tre los 550 y 650 pe­sos, de­pen­dien­do la ca­li­dad del mo­tel.

Ase­gu­ra que han ido en desuso al­gu­nos ar­te­fac­tos que hace al­gu­nos años eran ar­tícu­los con­sen­ti­dos de los visitantes de los mo­te­les, ta­les co­mo el tu­bo pa­ra bailar o el co­lum­pio del pla­cer, que es un ar­nés sos­te­ni­do al te­cho me­dian­te una li­ga, di­se­ña­do es­pe­cial­men­te pa­ra que las pa­re­jas pue­dan te­ner se­xo sus­pen­di­dos en el ai­re.

Aho­ra, la pe­ti­ción más fre­cuen­te de los clien­tes es el si­llón de po­si­cio­nes,

El in­cre­men­to de ocu­pa­ción cer­cano al 30% se re­gis­tra des­de el 13 has­ta el 15 de fe­bre­ro La ma­yo­ría de cuar­tos, que só­lo cuen­tan con ser­vi­cios bá­si­cos, tie­nen un cos­to de $270

ex­pli­ca que es un mue­ble pa­re­ci­do al di­ván pe­ro de me­no­res di­men­sio­nes y con una for­ma on­du­la­da as­cen­den­te que per­mi­te in­ten­tar di­fe­ren­tes po­si­cio­nes se­xua­les, pe­ro so­bre to­do, han co­bra­do éxi­to los lla­ma­dos ju­gue­tes se­xua­les, por lo que la ma­yo­ría de los mo­te­les cuen­tan con un ca­tá­lo­go pa­ra ofre­cer­lo a sus clien­tes.

Hay dil­dos, ge­les re­tar­dan­tes de eya­cu­la­ción, lu­bri­can­tes pa­ra uso va­gi­nal o anal, dis­po­si­ti­vos vi­bra­do­res con re­gu­la­do­res de ve­lo­ci­dad, “bo­las chi­nas” e in­clu­so al­gu­nos ofre­cen ar­tícu­los de piel o sin­té­ti­cos, que per­mi­ten in­mo­vi­li­zar –o al me­nos si­mu­lan ha­cer­lo- las ex­tre­mi­da­des de una per­so­na o bien pa­ra co­lo­car­las en el cue­llo.

Do­mín­guez Ga­bían afir­ma que en sus 30 años de ex­pe­rien­cia ha vis­to de­rrum­bar­se po­co a po­co el ta­bú de in­gre­sar a un mo­tel. “An­tes, qui­zá no lo pue­dan creer, pe­ro las mu­je­res en­tra­ban en el asien­to tra­se­ro del au­to cu­bier­tas con una cobija al mo­tel; aho­ra son ellas las que se ba­jan y le pa­gan el cos­to del cuar­to a los em­plea­dos o ve­mos a las pa­re­jas en­trar y sa­lir ca­mi­nan­do, co­mo lo que es, al­go nor­mal”.

Sin em­bar­go, re­co­no­ce que per­sis­te, aun­que dis­mi­nui­do en cier­ta for­ma, un es­tig­ma que es el de que los mo­te­les son re­fle­jo de in­fi­de­li­dad: “la ver­dad es que la ma­yo­ría de nues­tros clien­tes son pa­re­jas for­ma­les y al­gu­nos que vi­ven en vi­vien­das de 60 me­tros cua­dra­dos y vie­nen a en­con­trar aquí un es­pa­cio pa­ra ex­pre­sar su amor y sus ne­ce­si­da­des”.

Sos­tie­ne que uno de los ele­men­tos que ha­cen exi­to­sos los mo­te­les son la ga­ran­tía de pri­va­ci­dad y la se­gu­ri­dad que ofre­cen. Han ins­ta­la­do cá­ma­ras de se­gu­ri­dad en en­tra­das

y sa­li­das, y llevan un con­trol es­tric­to de los vehícu­los y las ho­ras en que en­tran y sa­len, ade­más de que ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia se per­mi­te que un ter­ce­ro in­gre­se al cuar­to lue­go pa­re­ja ha ce­rra­do la cor­ti­na me­tá­li­ca.

Sin em­bar­go, re­co­no­ce que el ase­si­na­to de Ma­ra Fer­nan­da Cas­ti­lla, ocu­rri­do en el Mo­tel del Sur en sep­tiem­bre del año pa­sa­do, tu­vo un efec­to ne­ga­ti­vo en la vis­ta de clien­tes a los mo­te­les pe­ro sos­tie­ne que gra­cias a la se­gu­ri­dad que los mo­te­les ofre­cen, fue po­si­ble cap­tu­rar al que es se­ña­la­do co­mo pre­sun­to ase­sino.

Cri­men a puer­ta ce­rra­da

A fi­na­les de enero, el ti­tu­lar de la Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da en Aten­ción de De­li­tos de Al­to Im­pac­to (Fis­dai), Fernando Ro­sa­les So­lís, dio a co­no­cer la li­be­ra­ción de una mu­jer que per­ma­ne­ció 15 días se­cues­tra­da. La man­tu­vie­ron cau­ti­va en un mo­tel de la ca­rre­te­ra fe­de­ral Amo­zoc-Orien­tal, ahí tam­bién cap­tu­ra­ron a al­gu­nos de los de­lin­cuen­tes.

No fue la pri­me­ra vez. En fe­bre­ro de 2014 fue­ron cap­tu­ra­das cin­co per­so­nas, in­clui­da una mu­jer que or­de­nó el se­cues­tro de quien fue­ra su no­vio y lo man­tu­vie­ron cau­ti­vo en un par de mo­te­les, tam­bién por cer­ca de 15 días. Años atrás, agen­tes de la en­ton­ces Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia en­con­tra­ron a una mu­jer que ha­bía si­do víc­ti­ma de un se­cues­tro ex­prés en un mo­tel del bou­le­vard Mu­ni­ci­pio Li­bre.

Pe­ro no só­lo pa­ra el se­cues­tro, tam­bién los cuar­tos de mo­tel han si­do uti­li­za­dos pa­ra ase­si­nar. Ha­cia fi­na­les del 2008 fue de­te­ni­do el abo­ga­do Jo­sé Luis Moreno Gar­cía, quien in­clu­so lle­gó a apa­re­cer en al­gu­nas re­vis­tas lo­ca­les, acu­sa­do del de­li­to de ase­si­nar a una ni­ña de 14 años den­tro de un mo­tel, ubi­ca­do a unos me­tros de la CAPU.

La ni­ña era de Eca­te­pec, Es­ta­do de Mé­xi­co y en aquel en­ton­ces su ma­dre de­cla­ró a los me­dios de in­for­ma­ción que vino a Pue­bla atraí­da por un hom­bre que ha­bía co­no­ci­do por Mes­sen­ger, una pla­ta­for­ma de con­ver­sa­ción por compu­tado­ra -hoy en to­tal desuso- su­ma­men­te po­pu­lar en la dé­ca­da pa­sa­da. La ave­ri­gua­ción pre­via in­di­có que la ni­ña mu­rió as­fi­xia­da y pre­via­men­te ha­bía si­do gol­pea­da.

Nin­gún cri­men den­tro de un mo­tel ha­bía co­bra­do tan­ta re­le­van­cia has­ta sep­tiem­bre del año pa­sa­do, cuan­do se co­no­ció que Ma­ra Fer­nan­da Cas­ti­lla ha­bía si­do ase­si­na­da por el cho­fer de Ca­bify que se su­po­nía de­bía lle­var­la a su ca­sa. Tras co­me­ter el cri­men, el hom­bre acu­sa­do por la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia, se lle­vó su cuer­po y lo aban­do­nó en un pa­ra­je so­li­ta­rio al orien­te de la ciu­dad.

El ros­tro del cho­fer fue gra­ba­do por las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, esa se­rá una de las prue­bas que apor­ta­rá la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia cuan­do ini­cie, en pró­xi­mas fe­chas, el jui­cio con­tra el im­pli­ca­do.

En Pue­bla hay, en la aso­cia­ción que pre­si­de Do­mín­guez Ga­bían, cer­ca de 200 mo­te­les re­gis­tra­dos. Afir­ma que si bien hay al­gu­nos de al­ta ca­te­go­ría y con ins­ta­la­cio­nes me­jo­res a las de mu­chos ho­te­les de Pue­bla, hay otros con un ser­vi­cio de me­nor ca­te­go­ría, que ofre­cen pre­cios más ac­ce­si­bles pe­ro to­dos se ocu­pan de te­ner lim­pie­za, bue­na aten­ción y ofre­cen se­gu­ri­dad a sus clien­tes.

Sin em­bar­go, re­co­no­ce que la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad que se vi­ve en la ciu­dad ha lle­va­do a te­ner ba­jas de has­ta el 20 por cien­to du­ran­te las no­ches. “La gen­te ya no sa­le por las no­ches, hay mu­cha de­lin­cuen­cia”.

Mo­tel del Sur, es­ce­na­rio del ho­mi­ci­dio de Ma­ra Fer­nan­da Cas­ti­lla.

Clau­su­ra­do tras con­ver­tir­se en el lu­gar del cri­men.

Ven­ta de ju­gue­tes se­xua­les en mo­te­les.

Mo­te­les re­gis­tran al­ta de­man­da du­ran­te el 14 de fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.