Un gan­so amo­ro­so pa­ra el 14 de fe­bre­ro

Milenio Puebla - - Al Frente - HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

La ca­be­za de la no­ta di­ce así: “Mue­re a los 40 un gan­so cie­go po­li­amo­ro­so en­vuel­to en un trián­gu­lo” ( http://bit.ly/2G7J­gQZ).

El pri­mer pá­rra­fo de la no­ta ex­pli­ca: “Un gan­so cie­go y bi­se­xual lla­ma­do Tho­mas ha muer­to en Nue­va Ze­lan­da a la edad de 40 años. Pa­só seis años en un trián­gu­lo amo­ro­so con dos cis­nes y ayu­dó a criar do­ce­nas de cis­nes be­bés”.

La no­ta cuenta la his­to­ria de un gan­so que se apar­tó de su sub­es­pe­cie pa­ra ha­cer­se pa­re­ja de un cis­ne ne­gro, lla­ma­do Henry, con el que tu­vo una re­la­ción de 24 años.

Cuan­do Henry hi­zo su pa­re­ja a una cis­ne hem­bra, lla­ma­da Hen­riet­ta, Tho­mas se que­dó con la nue­va pa­re­ja y ayu­dó a cre­cer sus crías has­ta que Henry mu­rió, en 2009.

Tho­mas fue re­ti­ra­do al san­tua­rio del We­lling­ton Reha­bi­li­ta­ting Trust (WBRT) en 2013, per­dió la vis­ta y mu­rió el 3 de fe­bre­ro pa­sa­do.

Se­gún sus cui­da­do­res, Tho­mas vi­vía pa­ra co­mer elo­tes her­vi­dos y no le gus­ta­ba ser guar­da­do en su ca­se­ta por la no­che.

He­chas to­das las cuen­tas, an­tes de la lle­ga­da de Hen­riet­ta, Tho­mas dis­fru­tó de 18 años de una re­la­ción amo­ro­sa gay con un miem­bro de otra sub­es­pe­cie de anáti­dos, y fue lue­go fiel miem­bro de un trián­gu­lo, en me­dio de una pa­re­ja par­ti­cu­lar­men­te prolífica.

El san­tua­rio We­lling­ton es­tu­dia la po­si­bi­li­dad de en­te­rrar a Tho­mas jun­to a Henry, en el par­que don­de vi­vie­ron los años de su in­ven­ci­ble com­pa­ñía.

Me in­for­ma in­ter­net que hay 12 ani­ma­les que tie­nen una so­la pa­re­ja to­da la vi­da: los pin­güi­nos, el lo­bo gris, los al­ba­tros, el an­tí­lo­pe afri­cano, el gua­ca­ma­yo azul, los mo­nos gi­bo­nes, el ca­ba­lli­to de mar, las nu­trias gi­gan­tes, las le­chu­zas, el cón­dor, los cis­nes y los gan­sos.

No hay gran­des sor­pre­sas en la ho­mo­se­xua­li­dad del cis­ne ne­gro, pues una cuar­ta par­te de ellos lo es, y una quin­ta par­te de los gan­sos. No es inusual que dos cis­nes ma­chos co­bi­jen a una hem­bra mien­tras po­ne y em­po­lla a sus crías, y la echen des­pués del ni­do y la crian­za pa­ra en­car­gar­se ellos de la des­cen­den­cia.

La idea de un gan­so blan­co me­ti­do de por vi­da en­tre una prolífica pa­re­ja de cis­nes ne­gros no de­ja de ser una advertencia pa­ga­na de las va­rie­da­des im­pías del amor, la fi­de­li­dad y la fa­mi­lia que pro­du­ce la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.