LO PE­LI­GRO­SO DE EL­BA EST­HER

Milenio Puebla - - Portada - Car­los Ma­rín cma­rin@mi­le­nio.com

Vis­to con sim­ple­za, pu­die­ra su­po­ner­se que la res­tric­ción ju­di­cial de las vi­si­tas y lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a la pro­fe­so­ra El­ba Est­her Gor­di­llo en su de­par­ta­men­to fue mo­ti­va­da por­que al­gu­nos de sus fa­mi­lia­res y ca­ma­ra­das apo­yan al pre­can­di­da­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

Tal pre­mi­sa, des­de lue­go erró­nea, se li­ga­ría con la vie­ja insidia de que AMLO es un “pe­li­gro pa­ra México”, ya que la PGR, en su so­li­ci­tud al juez, sos­tie­ne que, de no li­mi­tar­se a la cau­ti­va, se po­dría “des­es­ta­bi­li­zar la paz y se­gu­ri­dad del Es­ta­do me­xi­cano...”. Pe­ro la pre­sun­ta des­es­ta­bi­li­za­ción, en to­do ca­so, es­ta­ría en la in­sis­ten­cia en di­na­mi­tar la di­ri­gen­cia del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Trabajadores de la Edu­ca­ción (el ma­yor de Amé­ri­ca La­ti­na) que en­ca­be­za Juan Díaz de la To­rre, a quien el­bis­tas azu­za­dos por la se­ño­ra pre­ten­den tum­bar.

De la pri­va­ci­dad sin res­tric­ción de las co­mu­ni­ca­cio­nes y vi­si­tas, ca­be pre­gun­tar­se lo pru­den­te de que de lo mis­mo go­ce un reo que, tam­bién por razones hu­ma­ni­ta­rias, vi­ve en su ca­sa: ¡Er­nes­to Fonseca Ca­rri­llo, Don Ne­to!

Cier­to: aun­que la jau­la sea de oro, no de­ja de ser pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.