PER­MA­NEN­CIA VO­LUN­TA­RIA: DEL SISMO A TIM BURTON Y LA BER­LI­NA­LE

Milenio Puebla - - El Ángel Exterminador -

La fun­ción de­be con­ti­nuar. La pro­mo­to­ra cul­tu­ral Vi­via­na Gar­cía Bes­né no se da por ven­ci­da con su pro­yec­to­ci­ne­ma­to­grá­fi­co en Te­poztlán, Mo­re­los. Su ar­chi­vo ci­ne­ma­to­grá­fi­co Per­ma­nen­cia Vo­lun­ta­ria su­frió se­ve­ros da­ños du­ran­te el tem­blor del 19 de sep­tiem­bre y sigue lu­chan­do por pre­ser­var­lo. Pa­ra el 20 de fe­bre­ro pre­sen­ta­rá San­to­con­tra­el

Ce­re­bro­de­lMal en el con­tex­to del Fes­ti­val de Ci­ne de Ber­lín.

Des­de ha­ce una dé­ca­da, Vi­via­na se ha de­di­ca­do a in­ves­ti­gar, pre­ser­var y di­ri­gir un acer­vo que abar­ca pe­lí­cu­las de lu­cha­do­res, sexy­co­me­dias, drama y cien­cia fic­ción. Ini­cia­do en Ciudad de México y es­ta­ble­ci­do en Te­poztlán, Per­ma­nen­cia Vo­lun­ta­ria bus­ca ser un es­pa­cio sin eli­tis­mos que ope­ra des­de el Ba­ti­ci­ne, una pe­que­ña sa­la de ci­ne y úni­ca que exis­te en Te­poztlán, bau­ti­za­da así en ho­nor a LaMu­jer

Mur­cié­la­go, pe­lí­cu­la de 1968 de Re­né Car­do­na con la ac­triz Mau­ra Mon­ti. Has­tia­da de que ni­ños y ado­les­cen­tes vie­ran pe­lí­cu­las en ce­lu­la­res o ta­blets, Vi­via­na de­ci­dió en­cau­zar­los en un es­pa­cio ex­pro­fe­so pa­ra que apre­cia­ran el ci­ne en su for­ma­to tra­di­cio­nal; el pro­yec­to se ha ga­na­do la ad­mi­ra­ción de fi­gu­ras co­mo Car­los Rey­ga­das, Mi­chael Ny­man y Tim Burton.

Pro­ve­nien­te­de una fa­mi­lia ape­lli­da­da Cal­de­rón de­di­ca­da a pro­mo­ver el sép­ti­mo ar­te des­de fi­na­les del si­glo XIX, acu­mu­la­ron con el tiem­po una se­rie de lar­go­me­tra­jes sui gé­ne­ris co­mo Kin­gKongvs.Laa­ra­ña

Holly­wood, to­do lo re­fe­ren­te a El San­to y ci­ne kitsch y po­pu­lar de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta has­ta los se­ten­ta. A ca­si cin­co me­ses del in­ci­den­te te­lú­ri­co, gran par­te de es­ta co­lec­ción se en­cuen­tra ame­na­za­da de­bi­do a los da­ños en su re­cin­to; el brus­co mo­vi­mien­to y una fu­ga de agua de cua­tro cen­tí­me­tros arra­sa­ron con gran par­te de ne­ga­ti­vos y la­tas.

El ori­gen de Per­ma­nen­cia Vo­lun­ta­ria se re­mi­te a 2012, cuan­do dos bo­de­gas aco­gían sus pe­lí­cu­las, una en el Ajus­co y otra en la co­lo­nia ca­pi­ta­li­na Pe­dre­gal. Es­ta úl­ti­ma se de­mo­lió. “Ocu­rrió por­que no to­do mun­do ve el mis­mo va­lor en es­te ar­chi­vo. Pa­ra mí, los do­cu­men­tos que ha­bía ahí eran un te­so­ro, pe­ro pa­ra los que eran los due­ños de la ca­sa, al­go ob­so­le­to. Si tu pro­fe­sión no tie­ne na­da que ver con el ci­ne o la his­to­ria es di­fí­cil que pue­das dar­le va­lor a las co­sas”, men­cio­na Gar­cía Bes­né. Su va­lía ra­di­ca en sus ex­clu­si­vos ar­chi­vos so­no­ros y vi­sua­les que han com­par­ti­do pa­ra do­cu­men­ta­les co­mo Be­llas­de­no­che o El­hom­bre­que­vio

de­ma­sia­do. Por otro la­do, el re­cons­truir un pú­bli­co en Te­poztlán que ha ca­re­ci­do de una sa­la de ci­ne du­ran­te 20 años y em­plear a al­gu­nos de sus ex cá­ca­ros, aun­que sea de ma­ne­ra pro­vi­sio­nal, es otro de sus mé­ri­tos.

“Ne­ce­si­ta­mos mu­cho di­ne­ro, tiem­po y mano de obra. Y una vez que res­ca­tas las pe­lí­cu­las hay qué ver adon­de las lle­vas. Aquí du­ran­te tres años es­tu­vie­ron es­ta­bi­li­za­das, no se es­ta­ban de­gra­dan­do, pe­ro cuan­do pa­só el tem­blor to­do se hu­me­de­ció”. Una res­tau­ra­ción tie­ne un cos­to de 20 a 100 mil dó­la­res y du­ran­te enero acu­die­ron a vi­si­tar­la tres im­por­tan­tes res­tau­ra­do­res miem­bros de Pre­ser­va­tion Allian­ce y el Ar­chi­vo de la Aca­de­mia de Ar­tes y Cien­cias Ci­ne­ma­to­grá­fi­cas a apor­tar ayu­da en es­pe­cie.

Aun­que nue­vos ai­res se res­pi­ran. En di­ciem­bre pa­sa­do, tras la vi­si­ta de Tim Burton a México, Vi­via­na lo in­vi­tó a que acu­die­ra su Ba­ti­ci­ne, y acep­tó. Des­pués de la polémica de­cla­ra­ción de Alejandro Pe­la­yo, di­rec­tor de la Ci­ne­te­ca Na­cio­nal, de re­cha­zar y til­dar de “ma­las” las pe­lí­cu­las de El San­to en el con­tex­to de su cen­te­na­rio, Burton re­ve­ló su ad­mi­ra­ción du­ran­te la con­fe­ren­cia de pren­sa. “Pa­ra mí fue una hu­mi­lla­ción des­pués de que hi­ci­mos un es­fuer­zo tan gran­de de po­der res­tau­rar las pe­lí­cu­las y el sen­tir que no po­dían­te­ner una sa­li­da en la Ci­ne­te­ca”.

Fue me­dian­te otro ami­go pe­rio­dis­ta que Burton y ella hi­cie­ron con­tac­to cuan­do ella le es­cri­bió una car­ta pa­ra agra­de­cer la men­ción del En­mas­ca­ra­do de pla­ta y con­tar­le las di­fi­cul­ta­des que su­frie­ron tras el tem­blor. 36 ho­ras más tar­de, el di­rec­tor lle­gó a Te­poztlán. “Vino con una ge­ne­ro­si­dad y nor­ma­li­dad ab­so­lu­tas. No da­ba la sen­sa­ción de es­tar ha­blan­do con un rocks­tar sino con al­guien que ama el ci­ne. Le en­se­ñé al­gu­nos ma­te­ria­les úni­cos, pós­ters, pa­pe­les. Vio unas es­ce­nas de la pe­lí­cu­la me­xi­ca­na de San­taC­lós (con Jo­sé Elías Mo­reno) y es­ta­ba alu­ci­na­do, le di el dvd. Es­ta­ba cau­ti­va­do con el es­pa­cio. Que­da­mos en que me iba a ayu­dar”.

El pró­xi­mo 20 de fe­bre­ro, Gar­cía Bes­né acu­di­rá al Fes­ti­val de Ci­ne de Ber­lín a pre­sen­tar una de las cin­tas del lu­cha­dor. “Des­pués del tem­blor se acer­có la gen­te del pa­nel de ar­chi­vos de la Ber­li­na­le pa­ra pre­gun­tar có­mo es­tá­ba­mos y que si me in­tere­sa­ría ir a ha­blar de la ex­pe­rien­cia. Les co­men­té que te­nía­mos es­ta res­tau­ra­ción y que nos gus­ta­ría mu­cho pre­sen­tar­la en una pre­mie­re; se en­vió a un co­mi­té de se­lec­ción y eli­gie­ron: San­to­con­tra­el

Ce­re­bro­de­lMal”. Aho­ra bus­ca re­cur­sos pa­ra el sub­ti­tu­la­je.

Es así co­mo Vi­via­na aguar­da afu­tu­ro me­jo­res tiem­pos pa­ra su ar­chi­vo: “Es­pe­ro que con es­to otras ins­ti­tu­cio­nes de ci­ne en México me de­jen de ver co­mo una cu­rio­si­dad y me to­men más en se­rio”.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.