Re­fun­dan Puebla en septiembre de 1531

En mar­zo, Juan de Sal­me­rón di­ri­gió los tra­ba­jos pa­ra la ca­pi­tal

Milenio Puebla - - Portada - POR MOI­SÉS RA­MOS/PUEBLA FO­TO­GRA­FÍAS AN­DRÉS LOBATO

La ciudad fue fun­da­da a petición de Ju­lián Gar­cés, pri­mer obis­po de Tlax­ca­la

Mo­to­li­nía ha­bla de una inun­da­ción pos­te­rior a la “fun­da­ción” del 16 de abril de 1531

En el si­glo XVIII, el his­to­ria­dor Ma­riano Fer­nán­dez de Eche­ve­rría y Vey­tia es­cri­bió que la Ciudad de los Án­ge­les, hoy Cua­tro Ve­ces He­roi­ca Puebla de Za­ra­go­za, se vol­vió a fun­dar en septiembre de 1531, con una ce­re­mo­nia vís­pe­ra el día 29, por lo que al­gu­nos han da­do por el he­cho el que la fun­da­ción de la ciudad se reali­zó en ésa fe­cha. ¿Qué fun­da­men­to hay pa­ra afir­mar tal no­ti­cia?

En una car­ta que el vi­rrey Luis de Ve­las­co, pa­dre, man­dó al Ca­bil­do de la Ciudad de los Án­ge­les el 19 de enero de 1561, co­men­ta: “Vi lo que me de­cís acer­ca que en es­te ca­bil­do mu­chas e di­ver­sas ve­ces se ha tra­ta­do de pro­se­guir una loa­ble me­mo­ria, que se em­pe­zó a guar­dar e ce­le­brar el día de la po­bla­ción y fun­da­ción de ella, que es la vís­pe­ra e día del Se­ñor San Mi­guel”.

Y en una real pro­vi­sión da­da por el em­pe­ra­dor es­pa­ñol en el año de 1635, se lee: “Se pre­sen­tó la par­te del ca­bil­do y re­gi­mien­to de la Ciudad de los Án­ge­les, diciendo: que des­de que (en) la di­cha ciudad se fun­dó y eri­gió la di­cha igle­sia ca­te­dral, por erec­ción y de­vo­ción de la di­cha ciudad, se ha ce­le­bra­do por el ca­bil­do y re­gi­mien­to de ella, con gran­de afec­to y lu­ci­mien­to, la fies­ta del glo­rio­so ar­cán­gel San Mi­guel, por ha­ber­se fun­da­do la di­cha ciudad el día de su fes­ti­vi­dad”.

Co­mo se lee, sí exis­ten do­cu­men­tos que con­fir­man la no­ti­cia de “una fun­da­ción” de la ciudad vís­pe­ras y día de San Mi­guel, pe­ro has­ta aho­ra no se sa­be a qué año pue­de re­fe­rir­se la no­ti­cia.

Ca­be re­cor­dar que la Ciudad de los Án­ge­les fue fun­da­da co­mo “un pue­blo de cris­tia­nos es­pa­ño­les” a petición de Ju­lián Gar­cés, pri­mer obis­po de Tlax­ca­la y de los frai­les me­no­res o fran­cis­ca­nos, or­de­na­da por la rei­na Jua­na, ma­dre del em­pe­ra­dor Car­los V de Ale­ma­nia, I de Es­pa­ña, y eri­gi­da por Juan de Sal­me­rón, con apo­yo de los fran­cis­ca­nos que bus­ca­ban im­plan­tar la Uto­pía del Re­na­ci­mien­to en lo que hoy es Mé­xi­co. Los cons­truc­to­res fue­ron in­dí­ge­nas de los an­ti­guos tla­to­ca­yotl o se­ño­ríos prehispánicos de Tlax­ca­la y Cho­lu­la, prin­ci­pal­men­te, aun­que tam­bién co­la­bo­ra­ron na­tu­ra­les de Cal­pan, Hue­jot­zin­go, Te­pea­ca, To­to­mihua­cán (hoy To­ti­mehua­cán) y Tex­co­co”.

Fray Juan de Zu­má­rra­ga, pri­mer obis­po de Mé­xi­co, es ci­ta­do en 1781 por Pe­dro Ló­pez de Vi­lla­se­ñor co­mo quien puso “la pri­me­ra pie­dra pa­ra efec­tuar la fun­da­ción de la ciudad”; e in­sis­te “el que die­ra prin­ci­pio a la ciudad”. No exis­te nin­gún do­cu­men­to más que ha­ble de Zu­má­rra­ga co­mo fun­da­dor de Puebla.

No una, va­rias fun­da­cio­nes

Pe­se a que se ha ma­ne­ja­do co­mo fe­cha ofi­cial de la fun­da­ción de la ciudad, el 16 de abril de 1531, no ca­be du­da que hubo en­sa­yos an­te­rio­res a és­ta y la ciudad no es­tu­vo es­ta­ble­ci­da de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va sino has­ta 1534.

Otra fe­cha con­si­de­ra­da co­mo la de la fun­da­ción de la ciudad - que cuen­ta con apo­yo do­cu­men­tal-es la de “la vís­pe­ra” y el día 29 de septiembre, la cual pa­ra el his­to­ria­dor Ma­riano Fer­nán­dez de Eche­ve­rría y Vey­tia co­rres­pon­de­ría a 1531, aun cuan­do no exis­te base al­gu­na pa­ra dar co­mo cier­to ése año.

Pe­ro ¿por qué no hay una fe­cha exacta, por qué las du­das? En par­te ello se de­be a la pér­di­da de los dos pri­me­ros li­bros del ca­bil­do de la an­ti­gua Ciudad de los Án­ge­les.

En 1781, Pe­dro Ló­pez de Vi­lla­se­ñor, al re­co­pi­lar los do­cu­men­tos del Ayun­ta­mien­to po­blano, hoy en el Ar­chi­vo His­tó­ri­co de la ciudad,

es­cri­bió en su li­bro “Car­ti­lla vie­ja de­du­ci­da de los pa­pe­les au­tén­ti­cos y li­bros an­ti­guos de la muy No­ble y muy Leal Ciudad de los Án­ge­les” lo si­guien­te: “El 26 de agos­to de 1586 años, cons­ta que ya es­ta­ba per­di­do el li­bro pri­me­ro” del Ayun­ta­mien­to de acuer­do con “un tes­ti­mo­nio que el es­cri­bano del ca­bil­do Mar­cos Rodríguez Za­pa­ta sa­có” ese día.

El 28 de ma­yo de 1594, de acuer­do con otro tes­ti­mo­nio del ca­bil­do, al com­pa­re­cer an­te el al­cal­de or­di­na­rio Pa­blo Pa­ti­ño Ávi­la “el doc­tor Arboleda, abo­ga­do”, se ha­bla del da­ño al se­gun­do li­bro de las ac­tas del Ayun­ta­mien­to: “El pri­me­ro li­bro del ca­bil­do lo han hur­ta­do y en el se­gun­do li­bro (…) fal­ta otra ho­ja, que la qui­ta­ron y ras­ga­ron”.

Por úl­ti­mo, el pro­pio Vi­lla­se­ñor ci­ta la pér­di­da de ése se­gun­do li­bro - ex­pli­can­do que los li­bros ini­cian en el nú­me­ro 3-, y que bus­có re­cu­pe­rar, al me­nos el pri­me­ro des­de el 11 de agos­to de 1617, cuan­do se re­por­tó su pér­di­da, se­gún se lee en el li­bro 15 del Ayun­ta­mien­to:

“Es­te día se acor­dó que el re­gi­dor Juan de Nar­váez, pro­cu­ra­dor ma­yor de es­ta Ciudad, pi­da y sa­que cen­su­ras en ra­zón de un li­bro que no (a)pa­re­ce de es­te ca­bil­do, que es el pri­me­ro, a donde es­tá la fun­da­ción de es­ta di­cha ciudad y otros pa­pe­les y au­tos que le to­can”.

Vi­lla­se­ñor afir­ma que por “tan la­men­ta­ble da­ño, que­dó el he­cho, por el trans­cur­so del tiem­po, de la fun­da­ción (de la Ciudad de los Án­ge­les) su­je­to so­la­men­te a los dis­cur­sos y opi­nio­nes, sin es­pe­ran­za al­gu­na de re­co­brar las pre­ci­sas, for­za­das y úti­les no­ti­cias más que ne­ce­sa­rias pa­ra la me­mo­ria de la pos­te­ri­dad”.

En el si­glo XVIII, Vi­lla­se­ñor ini­cia su li­bro, “la Car­ti­lla vie­ja” con es­tas pa­la­bras: “aque­llos di­cho­sos pri­me­ros hé­roes que, fe­liz­men­te, plan­ta­ron és­ta muy No­ble y muy Leal Ciudad de los Án­ge­les (y) tam­bién las es­pe­cia­les con­cu­rren­tes que me­dia­ron en su fun­da­ción, las que, ma­ño­sa, la emu­la­ción o la en­vi­dia o des­gra­cia con­si­guió acu­mu­lar en los tér­mi­nos de la ig­no­ran­cia pa­ra que nin­gu­na plu­ma, has­ta hoy, ha­ya te­ni­do la glo­ria de ma­ni­fes­tar­las”.

Con ese an­te­ce­den­te, ini­cia la historia de la Ciudad de los Án­ge­les, hoy Cua­tro Ve­ces He­roi­ca Puebla de Za­ra­go­za.

Ciudad va­rias ve­ces en­sa­ya­da

Co­mo las ur­bes es­pa­ño­las es­ta­ble­ci­das en Amé­ri­ca des­de la lle­ga­da de Cris­tó­bal Co­lón, la Ciudad de los Án­ge­les - co­mo las del res­to de la Nueva Es­pa­ña-, fue he­cha con base en prue­bas que in­cluían errores, los cua­les po­dían lle­var al éxi­to de­fi­ni­ti­vo.

Así, te­ne­mos no­ti­cia de por lo me­nos una “fun­da­ción” de la ciudad aho­ra co­no­ci­da co­mo Puebla, anterior al 16 de abril de 1531, en el mis­mo año: Mo­to­li­nía, el úni­co tes­ti­go de la fun­da­ción en la fe­cha acep­ta­da has­ta aho­ra co­mo ofi­cial, de­jó es­cri­to en su dos li­bros que le han so­bre­vi­vi­do: “La ciudad se co­men­zó a edi­fi­car en el año de 1530”.

Ha­cien­do cuen­tas, por la fe­cha que él da, oc­ta­vas de Pas­cua, do­min­go 16 de abril, no pu­do ser en 1530; de­bió ha­ber si­do en 1531. Pe­ro hay más: si Mo­to­li­nía es­cri­bió “se co­men­zó”, es pro­ba­ble que sea co­rrec­ta la fe­cha de 1530, pe­ro no te­ne­mos nin­gún do­cu­men­to que lo ava­le.

Lo que sí sa­be­mos es que en mar­zo de 1531, “nue­va­men­te se ha co­men­za­do a ha­cer un pue­blo de cris­tia­nos”, es­cri­bió el fran­cis­cano fray Luis de Fuen­sa­li­da a la em­pe­ra­triz es­pa­ño­la Isa­bel, de lo cual se in­fie­re que, an­tes de ese mes, y qui­zá de ese año, se ha­bía ini­cia­do la fun­da­ción de lo que los fran­cis­ca­nos que­rían fue­ra “un pue­blo de cris­tia­nos to­dos la­bra­do­res e gran­je­ros”, co­mo es­cri­bió el pro­pio Fuen­sa­li­da, o “una hu­mil­de so­cie­dad de cam­pe­sino igua­li­ta­rios”, en pa­la­bras de Ju­lia Hirsch­berg.

Juan de Sal­me­rón, y no otro u otros es el ver­da­de­ro fun­da­dor de la Ciudad de los Án­ge­les, pues in­clu­so pro­pu­so es­te nom­bre a la Corona es­pa­ño­la, el cual le fue acep­ta­do. Di­ri­gió los tra­ba­jos y se apo­yó en los fran­cis­ca­nos pa­ra con­se­guir la mano de obra de los na­tu­ra­les de es­tas tie­rras. En el mis­mo mes de mar­zo de 1531, en una car­ta de­jó es­cri­to el oi­dor de la Real Au­dien­cia, go­bierno de la Nueva Es­pa­ña en ese tiem­po: “Se co­mien­za a en­sa­yar la Puebla de los Án­ge­les, que creo que ten­drá és­te nom­bre has­ta que de allá se man­de. Y des­ta po­bla­ción que ago­ra en­sa­ya­mos qui­sie­ra dar una vuel­ta en es­tos quin­ce días de Se­ma­na San­ta y Pas­cua”.

Es­tu­vo pa­ra des­po­blar­se

Sal­me­rón se re­fie­re a la Pas­cua en la que “se fun­dó” la ciudad, cuan­do se di­jo una pri­me­ra mi­sa, de acuer­do con el tes­ti­mo­nio de Mo­to­li­nía.

Un do­cu­men­to más atestigua una fun­da­ción de la Ciudad de los Án­ge­les anterior al 16 de abril de 1531, pues anterior a es­ta fe­cha es la car­ta que los fran­cis­ca­nos re­si­den­tes en la Nueva Es­pa­ña man­da­ron al em­pe­ra­dor es­pa­ñol, di­cién­do­le: “Han que­ri­do es­tos oi­do­res, dig­nos en es­to de me­mo­ria, y pa­re­cién­do­nos a to­dos, co­mo por ma­ne­ra de en­sa­yo y esperando có­mo allá se sen­ti­rá, ha­cer un pue­blo pa­ra S. M. (su ma­jes­tad). Só­lo se les ha pedido de par­te de los po­bres po­bla­do­res maíz que siem­bren y al­gu­nas co­si­tas pa­ra co­mer, has­ta que pue­dan tra­ba­jar de lo que tra­ba­jen. Es­to se les da­rá de S. M. y prestado”.

Por lo anterior, el pa­dre Lino Gó­mez Ca­ne­do, en la in­tro­duc­ción del “Epis­to­la­rio de Mo­to­li­nía” afir­ma: “Pa­re­ce cla­ro que la ‘edi­fi­ca­ción’ de Puebla pa­só por va­rias eta­pas o ‘refundaciones”. Co­no­ce­mos la del 16 de abril de 1531 y otra anterior al 27 de mar­zo de di­cho año”.

Fray To­ri­bio de Be­na­ven­te, Mo­to­lo­nía, ha­bla en su tes­ti­mo­nio so­bre la Ciudad de los Án­ge­les de una inun­da­ción pos­te­rior a la “fun­da­ción” del 16 de abril de 1531: “Era es­to en prin­ci­pio de las aguas (épo­ca de llu­vias), y llo­vió mu­cho aquél año; y (co­mo) el pue­blo no es­ta­ba sen­ta­do (asen­ta­do) ni pi­sa­do, ni da­das las co­rrien­tes que con­ve­nía, an­da­ba el agua por to­das las ca­sa, de ma­ne­ra que ha­bía mu­chos que se bur­la­ban del si­tio y de la po­bla­ción, la cual (ac­tual­men­te( es­tá asen­ta­da en­ci­ma de un are­nal se­co, y a po­co más de un pal­mo tie­ne un ba­rro fuer­te y lue­go es­tá la tos­ca (pie­dra ca­li­za muy porosa y li­ge­ra, vol­cá­ni­ca)”.

Tal fue la llu­via de aquel año y tal la afec­ta­ción a la nueva po­bla­ción, que es­cri­bió Mo­to­lo­nía: “Des­pués es­tu­vo es­ta ciudad tan des­fa­vo­re­ci­da, que es­tu­vo pa­ra des­po­blar­se”.

Por ello, se en­tien­de lo es­cri­to por la in­ves­ti­ga­do­ra Ju­lia Hirsch­berg: “Ha­cia el 18 de noviembre de 1532 (…) no que­da­ba nin­gu­na ca­sa en pie en el lu­gar ori­gi­nal y tam­po­co se ha­bía cons­trui­do nin­gu­na en el nue­vo si­tio”.

La ciudad se co­men­zó a edi­fi­car en 1530, se­ña­la Mo­to­li­nía, el úni­co tes­ti­go de la fun­da­ción

De­ta­lle del Mo­nu­men­to a los Fun­da­do­res de Puebla, con Juan de Sal­me­rón al centro.

Zo­na fun­da­cio­nal de Puebla.

AN­DRÉS LOBATO

La Ciudad de los Án­ge­les se edi­fi­có por so­li­ci­tud de fray Ju­lián Gar­cés; fes­te­ja su 487 aniver­sa­rio.

Los La­va­de­ros de Almoloya.

Tea­tro Prin­ci­pal de Puebla.

Vis­ta del pri­mer cua­dro de la ciudad de Puebla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.