Por dig­ni­dad na­cio­nal

Es­pe­cial­men­te y con afec­to pa­ra los pa­nis­tas. (Gra­cias R.G.)

Milenio Puebla - - Al Frente - DIE­GO FER­NÁN­DEZ DE CE­VA­LLOS

La re­cien­te re­so­lu­ción de la Sa­la Es­pe­cia­li­za­da del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, en la que se acre­di­ta el uso in­de­bi­do de re­cur­sos pú­bli­cos que hi­zo la PGR pa­ra da­ñar la ima­gen del can­di­da­to pre­si­den­cial Ri­car­do Ana­ya, es­tá evi­den­te­men­te ape­ga­da a de­re­cho y so­por­ta­da en he­chos que son del do­mi­nio pú­bli­co.

Así lo de­nun­cia­mos el can­di­da­to y yo des­de el mo­men­to en que la PGR difundió el au­dio y video de nues­tra con­ver­sa­ción pri­va­da en las ofi­ci­nas de esa ins­ti­tu­ción, ob­te­ni­dos sin au­to­ri­za­ción ni co­no­ci­mien­to de no­so­tros. El re­pu­dio que sus­ci­tó tal abu­so fue ge­ne­ral. Por for­tu­na, en po­lí­ti­ca el gol­pe, si no ma­ta,

for­ta­le­ce. Ri­car­do Ana­ya no co­me­tió de­li­to, fue di­fa­ma­do, pe­ro va con to­do pa­ra lle­gar a la Pre­si­den­cia de Mé­xi­co.

Lo real­men­te gra­ve es que ese com­por­ta­mien­to fac­cio­so re­sul­ta fre­cuen­te en la ins­ti­tu­ción que por man­da­to cons­ti­tu­cio­nal de­be pro­cu­rar jus­ti­cia, y lo mis­mo su­ce­de en la ma­yo­ría de las pro­cu­ra­du­rías y fis­ca­lías es­ta­ta­les.

Pre­ci­sa­men­te por ello ha sur­gi­do la exi­gen­cia so­cial de do­tar de ple­na in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía a ta­les ins­ti­tu­cio­nes fren­te a los po­de­res eje­cu­ti­vos. Sí, la reali­dad ha­ce ne­ce­sa­rio dar ese

pa­so, pe­ro es pe­li­gro­so. In­ves­ti­gar la co­mi­sión de los de­li­tos y lle­var an­te los jue­ces a los pre­sun­tos de­lin­cuen­tes no es lineal ni axio­má­ti­co. Se tra­ta de una ta­rea com­ple­ja y de­li­ca­da, que de­be to­mar en cuen­ta for­mas, tiem­pos, cir­cuns­tan­cias y con­se­cuen­cias en ca­da ca­so, prin­ci­pal­men­te cuan­do en ellos es­tán in­vo­lu­cra­dos gru­pos y cau­sas so­cia­les. Ade­más, de­be­mos con­si­de­rar que se con­for­ma­rá en ca­da pro­cu­ra­du­ría o fis­ca­lía un su­per­po­der. En ma­nos de per­so­nas ho­nes­tas, ca­pa­ces, fir­mes y pru­den­tes se lo­gra­rá el pro­pó­si­to desea­do; de lo con­tra­rio, se­gui­re­mos igual o lle­va­re­mos al país a la in­go­ber­na­bi­li­dad. Fi­nal­men­te, des­ta­co un ries­go su­per­la­ti­vo que es­tá la­ten­te y que ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia de­be­mos per­mi­tir que ocu­rra: bus­car la jus­ti­cia en ám­bi­tos y jue­ces ex­tran­je­ros. ¡Cui­da­do! La de­ses­pe­ra­ción no es bue­na con­se­je­ra.

Es sa­bi­da la in­je­ren­cia de go­bier­nos po­de­ro­sos, con sus res­pec­ti­vas agen­das, pa­ra ejer­cer do­mi­nio en es­ta­dos de­bi­li­ta­dos. So­li­ci­tar tal in­tro­mi­sión no es ad­mi­si­ble, por dig­ni­dad na­cio­nal.

En un mun­do glo­ba­li­za­do es atrac­ti­va, co­mo sa­li­da, por el opro­bio de las in­jus­ti­cias que pa­de­ce­mos, bus­car la solución más allá de nues­tras fron­te­ras, pe­ro ter­mi­na­ría sien­do es­pe­jis­mo que nos con­du­ci­ría al pre­ci­pi­cio, re­du­ci­dos a bo­tín de ex­tran­je­ros so­ber­bios y sin es­crú­pu­los. Mé­xi­co tie­ne re­ser­vas morales que de­ben de­ci­dir su des­tino. No nos en­ga­ñe­mos, el ca­mino es uno, largo y di­fí­cil, pe­ro uno: lim­piar y for­ta­le­cer nues­tras ins­ti­tu­cio­nes. Lo con­tra­rio es ma­lin­chis­mo su­mi­so y co­bar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.