Ha­cer­lo to­do es­tric­ta­men­te “a la me­xi­ca­na”

Milenio Puebla - - Al Frente - ROMÁN RE­VUEL­TAS RE­TES re­vuel­tas@mac.com

Al­gu­nas pre­gun­tas, lec­to­res: ¿no po­de­mos ser un país ra­zo­na­ble­men­te nor­mal co­mo cual­quier otro? ¿Ne­ce­si­ta­mos for­zo­sa­men­te ha­cer las co­sas a nues­tra ma­ne­ra? ¿Te­ne­mos que ser ex­cep­cio­na­les siem­pre? ¿Em­pren­der pro­yec­tos e im­ple­men­tar ac­cio­nes “a la me­xi­ca­na” nos apor­ta pal­ma­rias ven­ta­jas so­bre los de­más?

Vea­mos me­ra­men­te dos ejem­plos de la ex­tra­va­gan­te sin­gu­la­ri­dad que con tan­ta arro­gan­cia cul­ti­va­mos: el sis­te­ma de la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral, adop­ta­do en mu­chas na­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, ¿por qué ten­dría que re­sul­tar inade­cua­do para no­so­tros o ajeno a nues­tro “sis­te­ma po­lí­ti­co” o “no per­ti­nen­te en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias” o “no apli­ca­ble”? Mi­ren us­te­des, por lo pron­to, las con­se­cuen­cias de ta­ma­ña ce­rra­zón: en las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les no se ve­rá re­fle­ja­da en las ur­nas la vo­lun­tad ma­yo­ri­ta­ria de los vo­tan­tes. Al pun­te­ro lo re­cha­za­mos seis de ca­da me­xi­ca­nos; aho­ra bien, co­mo le bas­ta con ganar con un ter­cio de los vo­tos y una ven­ta­ji­ta de uno o dos pun­tos por­cen­tua­les (sí, sí, ya sé que fue el ca­so de Fe­li­pe Cal­de­rón pe­ro, jus­ta­men­te, de ha­ber exis­ti­do la se­gun­da vuel­ta en aque­lla oca­sión, su de­lan­te­ra hu­bie­ra si­do ma­yor por­que, al no par­ti­ci­par ya el as­pi­ran­te priis­ta en la ca­rre­ra, su­po­ne­mos que sus sim­pa­ti­zan­tes le hu­bie­ran da­do su vo­to al pa­nis­ta para ce­rrar­le el pa­so a Obra­dor, ¿o no?), en­ton­ces afron­ta­mos la pers­pec­ti­va te­ner­lo ahí, au­pa­do a la si­lla pre­si­den­cial, a pe­sar de so­mos ma­yo­ría quie­nes no lo que­re­mos.

La se­gun­da co­sa: ¿ne­ce­si­ta­mos re­ver­tir la re­for­ma ener­gé­ti­ca para vol­ver al mo­de­lo del pa­sa­do? Di­go, du­ran­te de­ce­nios en­te­ros nos em­pe­rra­mos en sos­te­ner a una em­pre­sa po­bla­da de co­rrup­tos, mal ad­mi­nis­tra­da e in­efi­cien­te. La deu­da de Pe­mex, hoy día, es sim­ple­men­te co­lo­sal y es una cor­po­ra­ción pe­tro­le­ra que ni si­quie­ra ha lo­gra­do pro­du­cir… ¡ga­so­li­nas! Dí­gan­me us­te­des en qué pa­raí­so vi­vía­mos, gra­cias a ese pe­tró­leo que siem­pre fue “de to­dos los me­xi­ca­nos”, co­mo para que ne­ce­si­te­mos aho­ra res­tau­rar tan es­plen­do­ro­sa an­ti­güe­dad es­ta­tis­ta. ¿Qué ri­que­zas y pro­di­gios año­ra­mos? Más bien, ¿no es­ta­mos pa­de­cien­do, to­da­vía, las con­se­cuen­cias de la de­ma­go­gia, el po­pu­lis­mo de an­ta­ño y las tras­no­cha­das po­lí­ti­cas clien­te­la­res?

Ah, pe­ro he­mos siem­pre in­vo­ca­do fie­ra­men­te nues­tra “so­be­ra­nía” para fra­ca­sar, pues sí, muy me­xi­ca­na­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.