La Se­gun­da De­mo­cra­cia me­xi­ca­na

Milenio Puebla - - Al Frente - HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

El tiem­po se ha lle­va­do el di­se­ño fun­da­dor de la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na.

El sis­te­ma de partidos ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te. Don­de an­tes ha­bía un par­ti­do ma­yo­ri­ta­rio lla­ma­do PRI, emer­ge hoy un nue­vo par­ti­do ma­yo­ri­ta­rio lla­ma­do Mo­re­na.

Don­de an­tes ha­bía un re­fe­ren­te de partidos de “de­re­cha” (el PAN), y “de iz­quier­da” (el PRD o Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano), apa­re­ce hoy un pro­yec­to de coa­li­ción de partidos de cen­tro iz­quier­da: el Frente.

Don­de an­tes ha­bía un ar­chi­pié­la­go de partidos pe­que­ños que no po­dían vi­vir sino a la som­bra de los gran­des, hoy apa­re­ce una pa­le­ta de partidos bi­sa­gra que se dis­po­nen a ven­der su ad­he­sión al me­jor pos­tor o a man­te­ner­se in­de­pen­dien­tes me­dran­do de las pre­rro­ga­ti­vas desor­bi­ta­das, en di­ne­ro y es­pa­cios pú­bli­cos, que les da una ley tor­pe, que que­ría pro­te­ger mi­no­rías y ter­mi­nó crean­do fran­qui­cias po­lí­ti­cas.

La tem­pe­ra­tu­ra emo­cio­nal y la cre­di­bi­li­dad de la Pri­me­ra De­mo­cra­cia tam­bién han cam­bia­do mu­cho.

La de­mo­cra­cia inau­gu­ra­da en el año 2000 con­cen­tra­ba las es­pe­ran­zas de la na­ción, ex­ce­si­vas sin du­da, pe­ro in­du­da­bles co­mo eje del am­bien­te pú­bli­co.

La de­mo­cra­cia del año 2018 es el lu­gar del enojo, la in­sa­tis­fac­ción y la de­s­es­pe­ran­za, al pun­to de que la acep­ta­ción de la de­mo­cra­cia en Mé­xi­co es la más ba­ja del con­ti­nen­te ame­ri­cano.

La cre­di­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal ha su­fri­do una men­gua se­me­jan­te. El ár­bi­tro elec­to­ral me­xi­cano de las elec­cio­nes del año 2000 fue ejem­plo en el mun­do y cer­ti­dum­bre y or­gu­llo den­tro de Mé­xi­co.

Las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les de hoy pa­re­cen en­fren­ta­das, en un plei­to de ju­ris­dic­cio­nes le­ga­les y bu­ro­crá­ti­cas in­digno de su his­to­ria, y con de­ci­sio­nes que va­len tan­to co­mo pe­gar­se un ti­ro en el pie de la cre­di­bi­li­dad, co­mo la más re­cien­te del TEPJF, que pa­só por al­to las tram­pas pro­ba­das del can­di­da­to in­de­pen­dien­te Jai­me Rodríguez, y le re­ga­ló la can­di­da­tu­ra.

Ni es­pe­ran­za ni cre­di­bi­li­dad hay en las ins­ti­tu­cio­nes que die­ron a rau­da­les am­bas co­sas en el ini­cio de la Pri­me­ra De­mo­cra­cia me­xi­ca­na.

No hay tam­po­co la ciu­da­da­nía con­fia­da y dis­pues­ta de en­ton­ces, sino una ciu­da­da­nía es­car­men­ta­da, en mu­chos sen­ti­dos cie­ga por el enojo de ver­se bur­la­da.

No sa­be­mos có­mo se­rá la de­mo­cra­cia que vie­ne. Sa­be­mos que no se­rá co­mo la que aca­ba de pa­sar an­te nues­tro ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.