Pri­mum non no­ce­re: de erro­res mé­di­cos y reacciones ad­ver­sas

Milenio Puebla - - Universitarios - Lu­ci­la Isa­bel Cas­tro Pastrana lu­ci­la.cas­tro@ud­lap.mx

Ha­ce al­gu­nos días el gre­mio mé­di­co se conmovió a raíz del en­car­ce­la­mien­to de un trau­ma­tó­lo­go oa­xa­que­ño acu­sa­do de ho­mi­ci­dio do­lo­so por el fa­lle­ci­mien­to de un pa­cien­te me­nor de edad, quien desa­rro­lló una reac­ción ad­ver­sa fa­tal a un me­di­ca­men­to.

Con­si­de­ran­do que el ac­to mé­di­co lo úl­ti­mo que bus­ca es cau­sar in­ten­cio­nal­men­te el da­ño a un pa­cien­te y que, mu­cho se han pro­nun­cia­do en las re­des so­cia­les en con­tra de cri­mi­na­li­zar la práctica de la me­di­ci­na, así co­mo de que una po­si­ble ma­la pra­xis sea juz­ga­da co­mo un de­li­to rea­li­za­do con do­lo, tam­bién es im­por­tan­te dar­nos cuen­ta de que co­mo so­cie­dad es­ta­mos muy des­in­for­ma­dos.

Pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, le­gis­la­do­res, ju­ris­tas, ad­mi­nis­tra­do­res de hos­pi­ta­les, pa­cien­tes y con­su­mi­do­res, sub­es­ti­ma­mos a los me­di­ca­men­tos y des­co­no­ce­mos so­bre los mu­chos fac­to­res que in­flu­yen en que un tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co cau­se da­ño a un pa­cien­te. En­tre ellos se en­cuen­tran la edad, la ge­né­ti­ca, el es­ta­do in­mu­no­ló­gi­co del pa­cien­te, la au­to­me­di­ca­ción, la in­ges­ta si­mul­tá­nea de va­rios me­di­ca­men­tos o su con­su­mo jun­to con cier­tos ali­men­tos o re­me­dios her­bo­la­rios, y otros mu­chos fac­to­res que con­di­cio­nan la res­pues­ta a un me­di­ca­men­to y que, en oca­sio­nes, con­du­cen a even­tos ad­ver­sos, a ve­ces fa­ta­les.

An­te tan­tas va­ria­bles y aun cuan­do un me­di­ca­men­to se em­plee en las con­di­cio­nes apro­pia­das, la mi­tad de esos even­tos ad­ver­sos no pue­den pre­ve­nir­se y cons­ti­tu­yen, por lo tan­to, reacciones ad­ver­sas. Por otra par­te, hay even­tos ad­ver­sos que ocu­rren co­mo con­se­cuen­cia de pres­cri­bir, dis­pen­sar, pre­pa­rar o ad­mi­nis­trar erró­nea­men­te un me­di­ca­men­to, o bien, por no ha­ber pro­por­cio­na­do edu­ca­ción al pa­cien­te: és­tos sí pue­den pre­ve­nir­se y se de­no­mi­nan erro­res de me­di­ca­ción. Su no­ti­fi­ca­ción tam­bién es im­por­tan­te, no para cas­ti­gar o en­car­ce­lar, sino para me­jo­rar los pro­ce­sos asis­ten­cia­les, pro­cu­rar la su­fi­cien­cia de in­su­mos y re­cur­sos hu­ma­nos y re­for­zar la ca­pa­ci­ta­ción. Al res­pec­to, el Ins­ti­tu­to para el Uso Se­gu­ro de los Me­di­ca­men­tos de Es­pa­ña con­ve­nien­te­men­te acla­ra que los erro­res de me­di­ca­ción se pro­du­cen por fa­llos en el pro­ce­so de uti­li­za­ción de los me­di­ca­men­tos y que, por lo tan­to, se de­ben ana­li­zar co­mo erro­res del sis­te­ma y no co­mo hu­ma­nos.

Des­de ha­ce más de vein­te años en Mé­xi­co, la ges­tión de to­dos los ries­gos de los me­di­ca­men­tos se con­du­ce a tra­vés de las ac­ti­vi­da­des de far­ma­co­vi­gi­lan­cia, obli­ga­das por la NOM-220. Sin em­bar­go, ni la co­mu­ni­dad mé­di­ca, ni la so­cie­dad en ge­ne­ral, ha re­ci­bi­do la su­fi­cien­te in­for­ma­ción para to­mar cons­cien­cia so­bre lo im­por­tan­te que es de­tec­tar, eva­luar y re­por­tar una sos­pe­cha de reac­ción ad­ver­sa, tan­to para to­mar de­ci­sio­nes clí­ni­cas y so­lu­cio­nar la con­di­ción de un pa­cien­te en el mo­men­to, co­mo para con­tri­buir a la me­di­ci­na ba­sa­da en la evi­den­cia e in­clu­so para te­ner un res­pal­do an­te una de­man­da le­gal.

La far­ma­co­vi­gi­lan­cia no pue­de re­vi­vir a nin­gún pa­cien­te, pe­ro sí nos ayu­da a abor­dar un even­to ad­ver­so en el mo­men­to en que ocu­rre y a pre­ve­nir el da­ño a fu­tu­ros pa­cien­tes me­dian­te un co­no­ci­mien­to am­plia­do de có­mo res­pon­de­mos los me­xi­ca­nos a ca­da me­di­ca­men­to, así co­mo de la ga­ma de ries­gos im­pli­ca­dos en su uso. Es cla­ro que se requiere in­ten­si­fi­car es­fuer­zos en la edu­ca­ción de la po­bla­ción, en la in­cor­po­ra­ción de pro­fe­sio­nis­tas far­ma­céu­ti­cos al equi­po de sa­lud y en la ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal sa­ni­ta­rio, para en­fren­tar con jus­ti­cia y efi­cien­cia es­tos desafíos, pro­pios de la aten­ción sa­ni­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.