La Ca­sa de Cul­tu­ra era una fies­ta: Círcu­lo de Poe­sía la hi­zo

La Sa­la Rodríguez Al­con­ce­do de la Ca­sa de la Cul­tu­ra vol­vió a lu­cir co­mo en los me­jo­res tiem­pos, cuan­do pre­sen­tar un li­bro ahí era un acon­te­ci­mien­to; cuan­do la gen­te no só­lo iba por los bo­ca­di­llos y el vino, sino por los au­to­res y los con­te­ni­dos

Milenio Puebla - - Cultura - POR MOI­SÉS RA­MOS/PUE­BLA FO­TO­GRA­FÍA MART­HA GU­TIÉ­RREZ/AGEN­CIA EN­FO­QUE La Sa­la vol­vió a lu­cir co­mo en los me­jo­res tiem­pos.

La Sa­la Rodríguez Al­co­ne­do de la Ca­sa de Cul­tu­ra “Pe­dro Án­gel Pa­lou Pé­rez” era una fies­ta: la pre­sen­ta­ción for­mal de los li­bros que inauguran la co­lec­ción de Círcu­lo de Poe­sía ha­bía ter­mi­na­do, pe­ro en­ton­ces la ce­le­bra­ción des­pués de la lec­tu­ra y co­men­ta­rios de los pri­me­ros poe­ma­rios, con­ti­nuó con ta­cos de ca­nas­ta y co­pi­tas de mez­cal: to­dos los asis­ten­tes se ha­bían for­ma­do para re­ci­bir, gra­tis, los pri­me­ros ejem­pla­res de los cin­co que ce­le­bran los diez años de la re­vis­ta elec­tró­ni­ca de­di­ca­da a la poe­sía, con más de cin­co mi­llo­nes de vi­si­tas.

Se tra­tó de un ac­to inusi­ta­do por mu­chas ra­zo­nes: en vier­nes, a las sie­te de la no­che, con una sa­la lle­na y con gen­te de pie y otra que no pu­do en­trar; por­que la pre­sen­ta­ción era de poe­sía, no de cuen­to o no­ve­la; por­que la ma­yo­ría de los asis­ten­tes no re­ba­sa­ban los 20 años o ape­nas los re­ba­sa­ban; y los or­ga­ni­za­do­res, trein­ta­ñe­ros prin­ci­pal­men­te, re­ga­la­ron los li­bros pre­sen­ta­dos, al­go que cuen­tis­tas o no­ve­lis­tas di­fí­cil­men­te ha­cen.

La Sa­la vol­vió a lu­cir co­mo en los me­jo­res tiem­pos de la Ca­sa de Cul­tu­ra, cuan­do pre­sen­tar un li­bro ahí era un acon­te­ci­mien­to; cuan­do la gen­te no só­lo iba por los bo­ca­di­llos y el vino, sino por los au­to­res y los con­te­ni­dos. Cuan­do la ca­sa de don Pe­dro Án­gel Pa­lou Pé­rez se man­te­nía abier­ta has­ta que sa­lía el úl­ti­mo de los in­vi­ta­dos. Cuan­do el maestro Héc­tor Azar, siem­pre que po­día, en su pa­pel de se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra, ha­cía él mis­mo las pre­sen­ta­cio­nes, lo mis­mo lo­ca­les que fo­rá­neos.

Alí Cal­de­rón, Quet­zal Sán­chez, An­drea Ri­vas, Ru­bén Márquez Má­xi­mo, Ál­va­ro Solís y Javier Nor­ber­to Mu­ñoz reivin­di­ca­ron la fe en la poe­sía. Sus pre­sen­ta­cio­nes y lec­tu­ras man­tu­vie­ron a los asis­ten­tes aten­tos, en sus asien­tos, has­ta el fi­nal. Rea­li­za­ron lo que pre­go­nan: un nue­vo si­glo de oro de la poe­sía en es­pa­ñol, y ver­ti­da al es­pa­ñol.

Sin du­da uno de los mo­men­tos más emo­ti­vos, de los cuá­les hu­bo mu­chos, fue cuan­do Cal­de­rón, edi­tor de los poe­ma­rios con el poe­ta si­na­loen­se Ma­rio Bo­jór­quez, le­yó tres, só­lo un trío de poe­mas de la au­to­ra in­dia Su­ja­ta Bhatt, quien lle­gó ca­si ni­ña des­de su In­dia na­tal a Es­ta­dos Uni­dos: los poe­mas es­co­gi­dos hi­cie­ron que el pú­bli­co no só­lo qui­sie­ra co­no­cer la obra de la au­to­ra, sino que se es­tre­me­cie­ra en si­len­cio, en un pri­mer mo­men­to, re­ve­ren­te, y des­pués aplau­die­ra con fuer­za.

Des­co­lló tam­bién el he­cho de que las tra­duc­to­ras que com­par­ten nom­bre y fue­ron pre­sen­ta­do­ras son jó­ve­nes pe­ro con do­mi­nio pleno de sus ma­te­rias, mo­de­ra­das en sus co­men­ta­rios, preo­cu­pa­das en trans­mi­tir al­go del po­de­ro­so im­pac­to que los poe­ma­rios, es­pe­cial­men­te el de la in­dia, les ha­bía de­ja­do.

Jó­ve­nes pa­re­jas to­ma­das de la mano es­cu­cha­ban poe­sía. Poe­tas aten­tos es­cu­cha­ban sin dis­traer­se. Miem­bros del equi­po de Círcu­lo de poe­sía que no es­tu­vie­ron en la me­sa de pre­sen­ta­ción, se mo­vían afa­no­sos tras bam­ba­li­nas. José Luis Rodríguez de Al­co­ne­do, a quien de­be el nom­bre la sa­la don­de se pre­sen­ta­ron los poe­ma­rios, se hu­bie­ra in­tere­sa­do en la poe­sía y la hu­bie­ra com­par­ti­do con las ar­tes plás­ti­cas que ejer­ci­ta­ba de ha­ber es­ta­do en el poé­ti­co en­cuen­tro.

Que diez años no son na­da

“Para co­men­zar bien la se­ma­na” ex­pli­có Alí Cal­de­rón, “a las 12:00 ho­ras de es­te lu­nes 16, en el au­di­to­rio Juan Vi­llo­ro de la Ca­sa del Pue­blo de­la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Le­tras de la UAP, Ro­ber­to Améz­qui­ta ha­bló de la ver­dad so­bre la ope­ra­ción, dis­tri­bu­ción, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra, de una edi­to­rial de poe­sía. A las 17:30 se le­ye­ron sus poe­mas, que son muy dra­má­ti­cos” en la Ca­lle 2 Sur nú­me­ro 1105.

El li­bro de Améz­qui­ta “Yám­bi­cos de es­car­nio y mal­de­cir”, tam­bién for­ma par­te de la co­lec­ción de las Edi­cio­nes Círcu­lo de Poe­sía, que con ellas ce­le­bra diez años.

Así, “Al­ma para to­do ser­vi­cio”, an­to­lo­gía poé­ti­ca de Ma­rin So­res­cu y el li­bro “Shér­di y otros poe­mas” de Su­ja­ta Bhatt, con el poe­ma­rio de Améz­qui­ta, pri­me­ras edi­cio­nes de Círcu­lo de Poe­sía Edi­cio­nes, ini­cia­ron una fies­ta que va a du­rar mu­cho, y di­fí­cil­men­te va a ter­mi­nar.

Los edi­to­res, tra­duc­to­res, au­to­res (y cla­ro, los lec­to­res) que par­ti­ci­pan en es­ta em­pre­sa poé­ti­ca, no aca­ban de edi­tar un li­bro, de pre­sen­tar o de tra­du­cir otro cuan­do ya es­tán anun­cian­do el si­guien­te.

Félix Lo­pe de Ve­ga y Car­pio; Fran­cis­co de Que­ve­do y Vi­lle­gas; el ju­gue­te­ro ver­bal Gón­go­ra y Ar­go­te de­ben es­tar de plá­ce­mes con es­te nue­vo si­glo de oro de la poe­sía en es­pa­ñol No sé por qué, pe­ro pien­so el fie­ro Lo­pe de­be ser el más com­pla­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.