DES­CO­NO­CER EL TIEM­PO

Milenio Puebla - - El Ángel Exterminador -

Uñas­che­las

De­par­tien­do en la can­ti­na, mi co­le­ga y ami­go Hum­ber­to Ríos Na­va­rre­te, co­men­tó: “No sa­bía que las cer­ve­zas ya cues­tan 60 pe­sos, yo me que­dé en que cos­ta­ban 30” (lo cual ha­bla bien de él, pues sig­ni­fi­ca que no fre­cuen­ta las can­ti­nas), a lo que res­pon­dí: “Sí, yo tam­bién me aca­bo de cor­tar las uñas y ya cre­cie­ron”, lo cual so­nó muy bo­rra­cho, pe­ro en len­gua­je so­brio sig­ni­fi­ca: “A ve­ces no per­ci­bi­mos el pa­so de tiem­po has­ta que no­ta­mos un cam­bio”.

Esos des­con­cier­tos me pa­san con fre­cuen­cia, por ejem­plo, cuan­do me lle­ga el re­ci­bo del gas; siem­pre pien­so: “Pe­ro si lo aca­bo de pa­gar, ¿có­mo es que me es­tá lle­gan­do otra vez?”.

A ca­da ra­to des­cu­bro edi­fi­cios que an­tes no es­ta­ban, me en­te­ro que un com­pa­ñe­ro del pe­rió­di­co tie­ne más de dos años que ya no tra­ba­ja allí y que Fra­nçois Mit­te­rrand ya no es pre­si­den­te de Fran­cia (e in­clu­so que es­tá muer­to. Dios lo ten­ga en su san­ta gloria).

Me en­te­ré de la exis­ten­cia de los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, el in­ter­net y las

go­mi­che­las un año des­pués de que se hi­cie­ron po­pu­la­res. Y es que ten­go da­ña­da la par­te ce­re­bral que per­ci­be el pa­so del tiem­po.

Los no­ven­ta

Me cues­ta tra­ba­jo ha­cer­me a la idea de que los no­ven­ta re­pre­sen­tan la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo XX y for­man par­te de la an­ti­güe­dad, pues para mí los no­ven­ta sig­ni­fi­can la mo­der­ni­dad, la rup­tu­ra con mi épo­ca es­tu­dian­til, la irrup­ción de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, el adiós a unos pei­na­dos ho­rri­bles y una mo­da es­pe­luz­nan­te.

Par­te de mi de­for­ma­ción para per­ci­bir el tiem­po es que yo soy mi pro­pio tes­ti­go, y co­mo si­go ha­cien­do las mis­mas pen­de­ja­das des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, su­pon­go que las co­sas per­ma­ne­cen igual pues­to que en mi vi­da no hay cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos, co­mo vol­ver­me mi­llo­na­rio ( y si los hay, se vuel­ven par­te de mi ru­ti­na).

De cuan­do en cuan­do me ha­go ve­ge­ta­riano o ha­go ejer­ci­cio o me ins­cri­bo a un cur­so. Son cam­bios que se re­pi­ten cí­cli­ca­men­te.

La ven­ta­ja de no per­ci­bir có­mo en­ve­jez­co es que me atre­vo a ha­cer co­sas co­mo si to­da­vía fue­ra un mu­cha­cho; a los 14 años se me ocu­rrió ins­cri­bir­me al lien­zo cha­rro de La Vi­ga para apren­der cha­rre­ría. Aho­ri­ta es­toy to­man­do un ta­ller de stan­dup y ha­go el ri­dícu­lo frente al mi­cró­fono, lo mis­mo que los

millennials que asis­ten al ta­ller. Par­te de mi de­for­ma­ción tem­po­ral es que no ha­go dis­tin­cio­nes en­tre per­so­nas de di­fe­ren­tes eda­des y has­ta pue­do ha­blar­le de us­ted a una per­so­na me­nor que yo.

Me ha ro­ba­do nue­va­men­te el mes de abril

Par­te del mes de abril lo se­guí con­si­de­ran­do mar­zo, has­ta que una ami­ga con­vo­có a una fies­ta para el 5 de ma­yo y me pre­gun­té: “¿Por qué me in­vi­ta­rá con tan­ta an­ti­ci­pa­ción?”.

Y así co­mo me ro­ban los me­ses, un bandido del tiem­po me hur­ta las ho­ras, pues cuan­do veo mi re­loj, di­go: “To­da­vía me que­dan tres ho­ras para arre­glar­me, desa­yu­nar y sa­lir”, y cuan­do más tar­de mi­ro nue­va­men­te el re­loj, me es­pan­to al no­tar que ya voy con una ho­ra de re­tra­so.

Es inú­til que me ha­gan cam­bios de ho­ra­rio: yo pue­do lle­gar tar­de igual en ve­rano que en in­vierno.

Bas­ta de pe­dir dis­cul­pas

Me cho­ca pe­dir dis­cul­pas, pues los hu­ma­nos abu­sa­mos de ese re­cur­so y pier­de su sen­ti­do ori­gi­nal, que con­sis­te en ali­viar un sen­ti­mien­to de cul­pa, res­tau­ran­do la ar­mo­nía con otra per­so­na.

Los hu­ma­nos pe­di­mos dis­cul­pas cons­tan­te­men­te por­que ha­ce­mos trans­gre­sio­nes co­ti­dia­nas. La más fre­cuen­te: lle­gar tar­de.

No me gus­ta usar ex­cu­sas to­dos los días: “Ha­bía mu­cho trá­fi­co, fa­lle­ció mi abue­la, sú­bi­ta­men­te me die­ron el Premio Lo­pe de Ve­ga y fui a re­co­ger­lo”, etc.

To­do mun­do sa­be que mien­to, por­que to­do mun­do usa las mis­mas ex­cu­sas; a la me­jor has­ta Hum­ber­to Ríos Na­va­rre­te (quien, si no per­ci­be el au­men­to de pre­cio en las cer­ve­zas, qui­zás no per­ci­ba el re­loj, co­mo yo).

To­dos so­la­pa­mos las dis­cul­pas, por­que sue­nan más di­plo­má­ti­cas que de­cir: “Me re­tra­sé por­que es­ta­ba vien­do por­no­gra­fía”, lo cual, aun­que sea cier­to, sue­na a que le fal­tas al respeto a la em­pre­sa y a tus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, quie­nes tie­nen que ha­cer tu cham­ba. Es más ama­ble de­cir: “Tu­ve que lle­var a mi hi­jo al mé­di­co” (aun­que no ten­gas hi­jo ni mé­di­co).

Es me­jor de­cir la ver­dad o no de­cir na­da, pues acos­tum­brar­se a las men­ti­ras a la lar­ga lle­va a de­cir: “Lo que ese can­di­da­to di­ce es men­ti­ra, pe­ro así es la vi­da. Hay que acos­tum­brar­nos a la fal­se­dad”.

Es pre­fe­ri­ble que el can­di­da­to di­ga: “Yo ven­go por la la­na”, para co­men­zar a la­brar el ca­mino a la ho­nes­ti­dad va­lien­te. Y bueno, para va­riar ya se me hi­zo tar­de y ten­go que ir a pa­gar el gas an­tes de que me cie­rren el ban­co. Be­si­tos. Otro día se­gui­mos co­to­rrean­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.