Tres o cua­tro pun­tos más pa­ra Anaya

Milenio Puebla - - Al Frente -

ROMÁN RE­VUEL­TAS RETES re­vuel­tas@mac.com

De pron­to, Mar­ga­ri­ta Zavala apa­re­ce co­mo una mu­jer res­pon­sa­ble, prag­má­ti­ca y sen­sa­ta. Di­go, ¿qué ca­so tie­nen tan­tos des­ve­los y tan­tos es­fuer­zos pa­ra ob­te­ner ape­nas tres o cua­tro pun­tos por­cen­tua­les en las si­guien­tes vo­ta­cio­nes? Y, en lo que to­ca a su al­ter­ca­do con Ricardo Anaya ¿eso la lle­va­ba obli­ga­da­men­te a ella a com­ba­tir­lo de ma­ne­ra di­rec­ta y, de re­fi­lón, a qui­tar­le los vo­tos que pu­die­re ne­ce­si­tar el hom­bre pa­ra ga­nar­le la ca­rre­ra al can­di­da­to que no só­lo ca­li­fi­có de “es­pu­rio” a su ma­ri­do sino que re­pre­sen­ta la peor op­ción pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos de la na­ción me­xi­ca­na?

Zavala, a pe­sar de su ejem­plar pa­sa­do de mi­li­tan­te, no lle­gó a ser en mo­men­to al­guno una ver­da­de­ra al­ter­na­ti­va pa­ra los sim­pa­ti­zan­tes del Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal en su con­di­ción de can­di­da­ta in­de­pen­dien­te. Nun­ca pu­do dispu­tar­le a Anaya ese se­gun­do lu­gar que aho­ra os­ten­ta en las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les. Su re­nun­cia al par­ti­do de to­da la vi­da pa­re­ció ser un ca­te­gó­ri­co cues­tio­na­mien­to de las prác­ti­cas ins­tau­ra­das por el pre­si­den­te pa­nis­ta de turno — de­nun­ció usos que, en los he­chos, rom­pían con la añe­ja tra­di­ción de­mo­crá­ti­ca del PAN y que sig­ni­fi­ca­ban una trai­ción a su iden­ti­dad pri­mi­ge­nia— pe­ro es­to no hi­zo que los de­más in­con­for­mes se aglu­ti­na­ran en torno a su fi­gu­ra. Y tam­po­co ocu­rrió la de­ba­cle en­tre pa­nis­tas que la hu­bie­re con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia, en un em­ble­ma y en la li­de­re­sa que pu­die­re res­tau­rar el or­den an­ti­guo. Na­da de es­to ocu­rrió sino que logró me­ra­men­te co­lo­car­se co­mo una par­ti­ci­pan­te por cuen­ta pro­pia en la com­pe­ti­ción ha­cia la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Con tan ma­gros re­sul­ta­dos, sin em­bar­go, que su em­pre­sa ya no te­nía nin­gún sen­ti­do.

Hay que re­co­no­cer­le, de una u otra ma­ne­ra, la de­ci­sión que ha to­ma­do. Es­tan­do co­mo es­tán las co­sas con Anaya, ella no re­co­no­ce­rá que es­ta re­ti­ra­da lo fa­vo­re­ce di­rec­ta­men­te a él. Pe­ro así lo ve­mos no­so­tros, los pro­mo­to­res del vo­to útil. A la ho­ra de la ver­dad, seis de ca­da diez me­xi­ca­nos no des­per­di­cia­rán su su­fra­gio otor­gán­do­se­lo a as­pi­ran­tes sin la me­nor po­si­bi­li­dad de ga­nar. Y ayu­da­rá, des­de lue­go, que en la bo­le­ta ya no fi­gu­re Mar­ga­ri­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.