Mar­ga­ri­ta: re­ti­ro y re­gre­so

Milenio Puebla - - Al Frente - HÉC­TOR AGUI­LAR CA­MÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

He re­ci­bi­do con do­ble ale­gría la de­ci­sión de Mar­ga­ri­ta Zavala de re­ti­rar­se de la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial en que se ha­bía em­pe­ña­do va­le­ro­sa­men­te, con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos.

La pri­me­ra ale­gría es per­so­nal, por­que su de­ci­sión la apar­ta de un ca­mino en el que so­lo pa­re­cían que­dar re­ve­ses.

Ten­go amis­tad y ad­mi­ra­ción por Mar­ga­ri­ta Zavala y la veía en­ce­rra­da en una ba­ta­lla de­sigual a la que le que­da­ba el peor tra­mo y sin com­pen­sa­ción nin­gu­na. To­do iba al sa­co de las pér­di­das.

La se­gun­da ale­gría es tam­bién per­so­nal res­pec­to de Mar­ga­ri­ta, pe­ro de or­den po­lí­ti­co.

Ayer, du­ran­te una con­fe­ren­cia que di­mos jun­tos en Gua­da­la­ja­ra, Leo Zuc­ker­mann me dio su con­clu­sión de lo que ha­bía vis­to en la gra­ba­ción de Ter­cer gra­do, don­de Mar­ga­ri­ta, ayer, anun­ció su re­ti­ro.

Su re­ti­ra­da es un re­gre­so, di­jo Leo, por­que la po­ne en una bue­na po­si­ción pa­ra se­guir ha­cien­do po­lí­ti­ca por fue­ra de la lo­za en que se ha­bía vuel­to su can­di­da­tu­ra. Su re­nun­cia la re­vi­ve.

Su re­nun­cia le ha­ce tam­bién un ser­vi­cio al elec­to­ra­do y a la con­tien­da de­mo­crá­ti­ca co­mo tal. Acla­ra la con­tien­da, le qui­ta fal­sos di­le­mas, la trans­pa­ren­ta y ade­más li­be­ra a sus vo­tan­tes pa­ra que es­co­jan en con­cien­cia en una elec­ción que, bien vis­ta, es un plebiscito.

Yo creo, si­guien­do a Leo Zuc­ker­mann, que Mar­ga­ri­ta Zavala no se ba­jó ayer de la cam­pa­ña. Es po­si­ble que aca­be de su­bir­se a la po­lí­ti­ca que vie­ne, la de an­tes y la de des­pués del 2 de ju­lio.

De mo­do que, Mar­ga­ri­ta Zavala: bien ida y bien­ve­ni­da.

Se ha ido a tiem­po y es­tá a tiem­po pa­ra vol­ver. Los si­guien­tes días nos di­rán si es­te cam­bio en el elen­co de los pre­si­den­cia­bles mar­ca­rá o no un cam­bio en las in­ten­cio­nes de vo­to. Los si­guien­tes me­ses nos di­rán de qué ta­ma­ño se­rá el pa­pel de Mar­ga­ri­ta en el nue­vo mun­do par­ti­da­rio que vie­ne. Es­pe­ro que su dis­cur­so po­lí­ti­co de prin­ci­pios y va­lo­res sea ca­da vez más ne­ce­sa­rio, y ca­da vez más efec­ti­vo, en la po­lí­ti­ca del prag­ma­tis­mo que nos go­bier­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.