La ne­ce­dad: no hay nar­co a se­cas

Milenio Puebla - - Al Frente - AL­FRE­DO C. VI­LLE­DA www.twit­ter.com/ac­vi­lle­da

Dos hom­bres lle­gan a bor­do de una mo­to­ci­cle­ta, en­tran a un res­tau­ran­te en­tre la ca­lle Pi­la­res y ave­ni­da Uni­ver­si­dad, en el co­ra­zón de la co­lo­nia Del Va­lle, y abren fue­go con­tra una pa­re­ja de co­men­sa­les. En sen­ti­do con­tra­rio a la in­fi­ni­dad de de­li­tos co­me­ti­dos en la ca­pi­tal, en me­nos de 24 ho­ras el je­fe de Go­bierno ya sa­be cuál es el mó­vil del ata­que y, sí, adi­vi­nó us­ted, el gi­ro de los pro­ta­go­nis­tas: el nar­co­me­nu­deo.

Por­que cuan­do hay una du­pla de agre­so­res ar­ma­dos que pa­re­cen nar­cos; cuan­do per­pe­tran un ata­que con el se­llo del nar­co; cuan­do to­do pin­ta una es­tam­pa tí­pi­ca de ajus­te de cuen­tas en­tre ban­das del nar­co, hay que ata­jar rá­pi­do la per­cep­ción, o por lo me­nos ma­ti­zar­la: sí es nar­co, pe­ro en­tre jó­ve­nes, a pe­que­ña es­ca­la, co­mo si las ba­las de un ado­les­cen­te hi­cie­ran me­nos da­ño que las de un si­ca­rio pro­fe­sio­nal.

Ra­món Amie­va si­gue el guion que he­re­dó de su je­fe, Miguel Ángel Man­ce­ra, y al día si­guien­te ya sa­be que se tra­tó de un ajus­te de cuen­tas en­tre mu­cha­chos ven­de­do­res de dro­ga al me­nu­deo y has­ta aven­tu­ra que qui­zá fue en res­pues­ta a una agre­sión pre­via. Na­da de cár­te­les de la dro­ga. Dios no lo quie­ra que la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da es­té asen­ta­da en la ca­pi­tal. Lo de­ja­ron bien alec­cio­na­do. Na­da de nar­co a se­cas.

Con ese ra­zo­na­mien­to, la po­bla­ción de­be to­mar con cal­ma los he­chos ocu­rri­dos un día des­pués del epi­so­dio en la Cer­ve­ce­ría de Ba­rrio: otro gru­po ar­ma­do se­cues­tra a dos co­lom­bia­nos en un res­tau­ran­te de la co­lo­nia Al­ga­rín, los me­te en dos au­tos y des­pués de una per­se­cu­ción po­li­cia­ca, de­ci­den ma­tar a las víc­ti­mas. Una so­bre­vi­ve y la otra es eje­cu­ta­da y aban­do­na­da en una ca­mio­ne­ta a me­dio Via­duc­to.

No fal­ta­rá quien le pre­gun­te de nue­vo so­bre es­tos pla­gios y eje­cu­cio­nes a me­dia tar­de en el co­ra­zón de la ciu­dad, y aca­so Amie­va res­pon­da que son co­sas en­tre mu­cha­chos, no de ban­das del cri­men or­ga­ni­za­do. Por­que “ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas” fue la ob­vie­dad que con­clu­yó en pri­me­ra ins­tan­cia.

Si no hay una de­fi­ni­ción ofi­cial pa­ra cár­tel de la dro­ga y su per­se­cu­ción se ba­sa en los de­li­tos “de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da” y “de­li­tos con­tra la sa­lud”, es ocio­so que las au­to­ri­da­des se en­re­den en con­si­de­ra­cio­nes y ma­ti­ces. En el nar­co y en el se­cues­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.