Mis diá­lo­gos con Margarita en Ter­cer gra­do (I)

Hay­que­sa­lir­pa­ra­po­de­ren­trar. Flo­res­tán

Milenio Puebla - - Al Frente - JOA­QUÍN LÓPEZ-DÓRIGA lo­pez­do­ri­ga@mi­le­nio.com Twit­ter: @lo­pez­do­ri­ga Web: lo­pez­do­ri­ga.com

Cuan­do el miércoles en Ter­cer gra­do es­cu­ché a Margarita Za­va­la anun­ciar sor­pre­si­va­men­te que re­ti­ra­ba su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial des­pués de to­do lo que ha­bía pa­sa­do, el cho­que y rup­tu­ra con Ricardo Anaya y los su­yos, su re­nun­cia al PAN de to­da su vi­da, la de­ci­sión de bus­car una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial por la vía in­de­pen­dien­te, lo­grar­la y a 45 días de las elec­cio­nes ve­nir a re­ve­lar que re­nun­cia­ba a ella, so­lo le pu­de de­cir:

—Margarita, a mí me has de­ja­do frío, a lo que res­pon­dió: Pa­ra­mí­fueu­na­de­ci­sión­que­cuan­do lle­gué a la con­clu­sión tam­bién fue muy di­fí­cil.

JOA­QUÍN LÓPEZ DÓRIGA (JLD): Eso es lo que iba a pre­gun­tar. ¿En qué mo­men­to, Margarita, di­ces: voy a re­nun­ciar a la can­di­da­tu­ra?

MARGARITA ZA­VA­LA (MZ): Fue un pro­ce­so. JLD: ¿Cuán­do em­pie­za ese pro­ce­so? MZ: Que te­nía mu­cho que ver con lo que yo iba vien­do en tér­mi­nos de obs­tácu­los, de po­si­bi­li­dad fu­tu­ra. Yo lle­vo en la po­lí­ti­ca des­de 84 y sé leer los pro­ce­sos elec­to­ra­les y tam­bién me to­ca­ron pro­ce­sos elec­to­ra­les muy du­ros y muy po­la­ri­zan­tes. En­ton­ces co­noz­co esa reali­dad y di­je bueno... JLD: Sí, pe­ro ¿en qué mo­men­to? MZ: Cuan­do yo em­pe­cé a ver có­mo la gen­te po­nía más aten­ción so­bre real­men­te los pro­ba­bles. ¿Qué pa­sa cuan­do no hay una se­gun­da vuel­ta, que pa­ra mí esa era muy im­por­tan­te?

JLD: Sí, pe­ro cuén­ta­me por fa­vor, ¿en qué mo­men­to te sien­tas, lo di­ces, lo ha­blas con Fe­li­pe, lo me­di­tas so­la? Cuén­ta­nos ese detalle.

MZ: Bueno, hay al­gu­nas co­sas muy per­so­na­les, pe­ro bueno ahí va. Yo voy le­yen­do to­dos los días el pro­ce­so elec­to­ral. En­ton­ces yo es­toy con la gen­te y es­toy es­cu­chan­do y sien­to, pues, tam­bién el ánimo elec­to­ral y las po­si­bi­li­da­des. En­ton­ces es di­fí­cil de­cir cuán­do em­pe­cé, más bien fue un pro­ce­so y en es­ta se­ma­na de­ci­dí... JLD: ¿Qué día? Cuén­ta­nos có­mo. MZ: ¿Sa­bes cuán­do? Yo tu­ve que ace­le­rar cuan­do ve­nía a Ter­cer gra­do y me di cuen­ta que el de­ba­te es­ta­ba muy cer­ca y es­ta­ba yo vien­do los pro­ce­sos. Es di­fí­cil por­que yo em­pe­cé a es­cu­char, yo soy al­guien que ade­más... bueno soy una mu­jer de fe, en­ton­ces tam­bién pon­go las co­sas en la me­sa y em­pie­zo a ha­cer re­fle­xio­nes y es­cu­cho a mi equi­po. En­ton­ces tam­bién lo es­tá­ba­mos le­yen­do to­dos jun­tos y detalles. Pe­ro fue en es­tos días so­bre to­do por­que se acer­ca­ba el de­ba­te.

JLD: ¿El do­min­go pue­de ha­ber si­do? ¿Y qué te di­jo cuan­do se lo co­men­tas­te? ¿Lo con­cluis­te con Fe­li­pe o la de­ci­sión fue to­ma­da en tu in­ti­mi­dad y se la co­mu­ni­cas­te?

MZ: Yo le di­je, ha­blé con mi fa­mi­lia, o sea con Fe­li­pe y con ca­da uno de mis hi­jos per­so­nal­men­te por­que es una de las de­ci­sio­nes más di­fí­ci­les que he te­ni­do en mi vi­da, es de­cir, si yo tu­ve va­lor pa­ra sa­lir­me del PAN y pa­ra de­cir yo­ten­go el de­ber cí­vi­co de abrir es­ta al­ter­na­ti­va de un bienpo­si­ble, sí ne­ce­si­té mu­cho va­lor, pe­ro pa­ra es­ta sí tu­ve que re­co­ger la do­ble va­len­tía pa­ra ha­blar con ho­nes­ti­dad. Hu­bo un equi­po que se es­ta­ba en­tre­gan­do, pe­ro tam­bién co­men­té, bueno, ne­ce­si­ta­mos uti­li­zar esa ener­gía pa­ra lo que si­gue — di­jo, en lo que he lla­ma­do el sur­gi­mien­to de un nue­vo li­de­raz­go. Nos ve­mos el martes, pe­ro en pri­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.