Margarita Za­va­la y las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes

Milenio Puebla - - Al Frente - ES­TE­BAN ILLADES Twit­ter: @ es­te­ba­n_ is Fa­ce­book: / illa­de­ses­te­ban

Es­te lu­nes la cam­pa­ña de Margarita Za­va­la sus­pen­dió ac­ti­vi­da­des. Aun­que di­jo es­tar­se pre­pa­ran­do pa­ra el de­ba­te del do­min­go, Za­va­la en reali­dad pre­pa­ra­ba su sa­li­da de la ca­rre­ra pre­si­den­cial. El miércoles lo con­fir­mó.

El ca­mino en Mé­xi­co pa­ra que los can­di­da­tos sin par­ti­do lle­guen a la Pre­si­den­cia, co­mo lo de­mues­tra Za­va­la, es ca­si im­po­si­ble. Bien lo es­cri­bió Fernanda Ca­so, su re­pre­sen­tan­te an­te el INE, ha­ce me­ses: las tra­bas son múl­ti­ples y en al­gu­nos ca­sos has­ta in­vi­si­bles (https://bit.ly/2IK0B7z).

Por ello no sor­pren­de que so­lo tres as­pi­ran­tes lo­gra­ran cum­plir con los re­qui­si­tos, y que dos lo hi­cie­ran con tram­pa abier­ta: Ar­man­do Ríos Pi­ter, quien en­tre­gó más de 900 mil cre­den­cia­les si­mu­la­das —fal­sas— y fue des­ca­li­fi­ca­do, y Jaime ElB­ron­co Rodríguez, quien ob­tu­vo su can­di­da­tu­ra a tra­vés de una chi­ca­na ju­di­cial pos­te­rior.

A la bo­le­ta so­lo se po­día lle­gar con en­ga­ños o con una es­truc­tu­ra par­ti­dis­ta de­trás. Za­va­la mi­li­tó por más de tres dé­ca­das en el PAN; Ríos Pi­ter con­tra­tó ma­qui­na­ria ca­paz de in­gre­sar de­ce­nas de mi­les de fir­mas fal­sas en po­cas ho­ras, y El Bron­co hi­zo uso de am­bas: fun­cio­na­rios al ser­vi­cio del go­bierno de Nue­vo León y ma­qui­na­ria que, se­gún el INE, fal­si­fi­có cre­den­cia­les.

So­lo aque­llos con tra­yec­to­ria par­ti­dis­ta tu­vie­ron si­quie­ra la po­si­bi­li­dad de com­pe­tir. As­pi­ran­tes sin par­ti­do, en reali­dad. No in­de­pen­dien­tes.

A pe­sar de que dos de ellos con­si­guie­ron con­ver­tir­se en can­di­da­tos, nun­ca tu­vie­ron una opor­tu­ni­dad real. La dis­tri­bu­ción de spots y de di­ne­ro fa­vo­re­ce a los par­ti­dos de tal ma­ne­ra que las al­ter­na­ti­vas al sis­te­ma ac­tual son inexis­ten­tes pa­ra efec­tos prác­ti­cos. El sis­te­ma es­tá he­cho pa­ra no per­mi­tir si­quie­ra el me­nor cam­bio, co­mo Za­va­la y El Bron­co, que no son muy dis­tin­tos al res­to de los po­lí­ti­cos de ca­rre­ra.

Es­te pri­mer ex­pe­ri­men­to con can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes de­ja cla­ro que hay que mo­di­fi­car­las pa­ra que el ac­ce­so al poder de­je de ser ex­clu­si­vo pa­ra los par­ti­dos y sus po­lí­ti­cos, cu­yo in­te­rés prin­ci­pal es el per­so­nal y no el de los ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.