Ni­ca­ra­gua

Milenio Puebla - - Estado Y Región - Zu­ri­ta_­mi­le­nio@hot­mail.com Twit­ter: @Bet­toZE

El do­lor y la muer­te ron­dan nue­va­men­te en Ni­ca­ra­gua. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes se han des­bor­da­do en con­tra del go­bierno de Daniel Ortega, el lí­der gue­rri­lle­ro que a fi­na­les de los años 70 de­rro­có a la Dic­ta­du­ra de Anas­ta­sio So­mo­za y aho­ra se en­cuen­tra en­ca­be­zan­do un go­bierno que se ha ale­ja­do sis­te­má­ti­ca­men­te de su ori­gen so­cial.

To­do ini­ció en abril pa­sa­do, con mo­ti­vo de una re­for­ma a la se­gu­ri­dad so­cial que lle­vó a cien­tos de jó­ve­nes a las ca­lles. Ade­más, el anun­cio de la cons­truc­ción de un Ca­nal In­ter­oceá­ni­co, con­ce­sio­na­do a un em­pre­sa­rio chino. ¿La res­pues­ta? La re­pre­sión, que lle­va has­ta aho­ra un sal­do de 60 muer­tos y una ab­so­lu­ta in­dig­na­ción in­ter­na­cio­nal.

El go­bierno de Daniel Ortega ha caí­do en esa ten­ta­ción del poder, que des­pués ter­mi­na per­so­na­li­zán­do­se, pro­pia de mu­chos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, lo que siem­pre ha traí­do más des­gra­cias que desa­rro­llo.

Re­cién re­elec­to en 2016, Ortega lle­va on­ce años en la Pre­si­den­cia de Ni­ca­ra­gua, aho­ra acom­pa­ña­do en la Vi­ce­pre­si­den­cia por su es­po­sa Rosario Mu­ri­llo, lo que lle­va­do a la con­cen­tra­ción del poder en una so­la fa­mi­lia.

Re­sul­ta la­men­ta­ble que Ni­ca­ra­gua ten­ga que vol­ver a te­ner pro­tes­tas ca­lle­je­ras, pe­ro más aún es ver co­mo el lí­der que ter­mi­nó con una de las dic­ta­du­ras más lar­gas y re­pre­so­ras de la his­to­ria del con­ti­nen­te, se ha­ya con­ver­ti­do en una ré­pli­ca de lo que com­ba­tió.

Es­te fe­nó­meno de li­de­raz­gos con tan­to poder po­lí­ti­co, co­mo men­cio­na­ba Octavio Paz, tal vez vie­ne de nues­tro ori­gen mes­ti­zo, por la re­fe­ren­cia del Tla­toa­ni pre­co­lom­bino, el cau­di­llo de la In­de­pen­den­cia, de los hom­bres fuer­tes de la Re­vo­lu­ción y del Pre­si­den­cia­lis­mo om­ni­po­ten­te que mar­có la his­to­ria re­cien­te de nues­tro país. Por eso de­be­mos ver con aten­ción lo que ocu­rre en Ni­ca­ra­gua, en­ten­der con sen­si­bi­li­dad la mo­les­tia so­cial pe­ro so­bre to­do, la im­por­tan­cia de con­tri­buir co­mo ciu­da­da­nía en la cons­truc­ción de una vi­da ins­ti­tu­cio­nal que nos per­mi­ta con­tar con es­ta­bi­li­dad y paz so­cial.

El go­bierno ni­ca­ra­guan­se des­afor­tu­na­da­men­te se per­dió en un lar­go ejer­ci­cio del poder, ol­vi­dán­do­se de su ori­gen. Aho­ra, la igle­sia, que ha si­do siem­pre un fac­tor im­por­tan­te en ese país, es­tá sien­do in­ter­me­dia­rio pa­ra ge­ne­rar el diá­lo­go y los con­sen­sos que ter­mi­nen con el de­rra­ma­mien­to de san­gre. Pe­ro eso só­lo se­rá po­si­ble si Ortega y su go­bierno en­tien­den y asu­men sus erro­res, re­con­ci­lián­do­se con su pa­sa­do pe­ro, so­bre to­do, pen­san­do en el fu­tu­ro. Y eso pa­sa por des­pren­der­se del poder al que se acos­tum­bra­ron a ejer­cer, con la re­pre­sión co­mo me­ca­nis­mo de con­trol, ¿no cree Us­ted?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.