Ha­bi­li­ta bi­ci­cle­ta pa­ra mo­ver­la con las ma­nos

La con­di­ción del se­ñor Gerardo no le im­pi­de sa­lir a ga­nar­se el sus­ten­to pa­ra su fa­mi­lia

Milenio Puebla - - Estado Y Región - To­dos los días sa­le a ven­der bol­sas de no­pa­les. San­dra So­sa/ Al­ta­mi­ra

Gerardo Pérez se ga­na la vi­da ven­dien­do no­pa­les en su bi­ci­cle­ta, a pe­sar de que per­dió la mo­vi­li­dad de sus piernas tras su­frir un ac­ci­den­te, pe­da­lea con las ma­nos la uni­dad y lle­va a do­mi­ci­lio el pro­duc­to.

Se­ña­la que pa­ra lle­var el sus­ten­to a su hi­ja de 12 años, con el apo­yo de un ami­go ha­bi­li­tó la bi­ci­cle­ta pa­ra al­can­zar a mo­ver­la con las ma­nos. Du­ran­te su an­dar dia­rio, se to­pa con obs­tácu­los di­fí­ci­les de ven­cer por su dis­ca­pa­ci­dad, pues tie­ne que li­brar ban­que­tas con pos­tes, in­va­di­das de co­mer­cios, ram­pas mal es­truc­tu­ra­das y de­más si­tua­cio­nes de ries­go. “Las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad nos en­fren­ta­mos a to­do ti­po de obs­tácu­los, des­de la ne­ga­ti­va de los ciu­da­da­nos pa­ra dar­nos un em­pu­jon­ci­to, has­ta la fal­ta de ac­ce­sos ha­bi­li­ta­dos pa­ra que po­da­mos se­guir nues­tro ca­mino. Na­die en­tien­de y com­pren­de la dis­ca­pa­ci­dad has­ta que la pa­de­ce, es en­ton­ces cuan­do que­re­mos que el apo­yo se brin­de”, de­ta­lló.

El se­ñor Gerardo su­frió una caí­da de 3 me­tros, cuan­do rea­li­za­ba su tra­ba­jo en un ca­mión, al in­ten­tar po­ner una lo­na ca­yó sen­ta­do, se que­bró en 2 par­tes la mé­du­la es­pi­nal, que­dan­do pa­ra­plé­ji­co; hoy se de­di­ca a la ven­ta de no­pa­les. “Mi vi­da cam­bió ra­di­cal­men­te, me con­ver­tí en un dis­ca­pa­ci­ta­do en unos mi­nu­tos, mien­tras cum­plía con mi tra­ba­jo, una fa­lla en el mo­men­to de po­ner una lo­na al ca­mión, me tum­bó, me de­jó ti­ra­do y sin vol­ver a ca­mi­nar, asi­mi­lar­lo no fue fá­cil, pe­ro por mi hi­ja y mi es­po­sa de­ci­dí lu­char y apren­dí a mo­ver es­ta bi­ci­cle­ta”, di­jo.

Cuen­ta que to­dos los días sa­le de su ca­sa, con 10 ó 15 bol­si­tas de no­pa­les, que ven­de en 10 pe­sos, has­ta la puer­ta del ho­gar; su dis­ca­pa­ci­dad es mo­ti­vo pa­ra se­guir en pie de lu­cha.

SAN­DRA SO­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.