De ha­ce 39 años, por­que no se ha he­cho un diag­nós­ti­co ade­cua­do; quie­ro una ver­da­de­ra tran­si­ción, no una sim­ple al­ter­nan­cia”

“Chia­pas man­tie­ne los pro­ble­mas

Milenio Puebla - - México -

Tras re­nun­ciar a más de 40 años de mi­li­tan­cia priis­ta, el pa­sa­do 22 de mar­zo José Antonio Aguilar Bo­de­gas fue re­gis­tra­do co­mo can­di­da­to a la gu­ber­na­tu­ra de Por Chia­pas al Fren­te, alian­za in­te­gra­da por PAN, PRD y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano.

“Rom­pí con el PRI por­que te­nía to­da es­ta acu­mu­la­ción de in­con­for­mi­dad que me ha­cía im­po­si­ble se­guir mi­li­tan­do con con­fian­za, cre­di­bi­li­dad, con­vic­ción de lo que uno re­quie­re cuan­do lu­chas por los prin­ci­pios de un par­ti­do”, afir­ma.

Es la se­gun­da vez que el po­lí­ti­co de 68 años bus­ca en­ca­be­zar el es­ta­do. En 2006 con­ten­dió por la alian­za PRI-PVEM an­te el can­di­da­to por la coa­li­ción PRD-PT-Con­ver­gen­cia, Juan José Sa­bi­nes, con quien que­dó atrás por una di­fe­ren­cia de ape­nas 0.57 por cien­to de la vo­ta­ción.

Por ello, su pos­tu­la­ción por otras fuer­zas po­lí­ti­cas no sig­ni­fi­ca que bus­que lle­gar al poder a to­da cos­ta, sino por la in­ten­ción per­so­nal de trans­for­mar su es­ta­do, ase­gu­ra el tam­bién ex pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Ta­pa­chu­la, quien con­si­de­ra que la “im­po­si­ción” de Roberto Al­bo­res Glea­son, co­mo aban­de­ra­do del PRI, au­na­do a la co­rrup­ción que ha per­mea­do en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral, fue­ron los fac­to­res que lo ori­lla­ron a se­pa­rar­se del tri­co­lor.

El li­cen­cia­do en Re­la­cio­nes In­dus­tria­les, con maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca por la Uni­ver­si­dad de Va­lle de Mé­xi­co, di­ce que su ca­rre­ra po­lí­ti­ca ha es­ta­do mar­ca­da por una per­se­cu­ción en el jue­go por el poder en Chia­pas.

Con su de­sig­na­ción co­mo aban­de­ra­do del Fren­te, la opo­si­ción y los in­con­for­mes con su nom­bra­mien­to den­tro del PAN reavi­va­ron la po­lé­mi­ca en torno a una in­ves­ti­ga­ción de 2011 de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción de Chia­pas, que lo se­ña­ló por la­va­do de di­ne­ro cuan­do era di­rec­tor de la fir­ma Ál­va­rez Pu­ga y Aso­cia­dos, en la que pre­sun­ta­men­te ope­ró al­re­de­dor de 500 mi­llo­nes de pe­sos en di­fe­ren­tes cuen­tas ban­ca­rias y no los de­cla­ró, por lo que lo acu­sa­ron de fraude fis­cal, des­fal­co al IMSS y sus tra­ba­ja­do­res. Él re­cha­za cual­quier impu­tación de de­li­to e in­sis­te en que es par­te de un boi­cot.

Na­ci­do en Ciu­dad de Mé­xi­co, pe­ro re­tor­na­do a Chia­pas 40 días des­pués con sus pa­dres, ori­gi­na­rios de Ta­pa­chu­la y Tuxtla Chi­co, pa­ra pos­te­rior­men­te vi­vir de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te —de­bi­do a sus estudios— en­tre la ca­pi­tal del país y el es­ta­do, Aguilar Bo­de­gas se con­si­de­ra un hom­bre de cla­se me­dia, fe­liz abue­lo de tres niños pe­ro, so­bre to­do, pa­dre de una ni­ña de cua­tro años, pro­duc­to de sus se­gun­das nup­cias.

Así se de­fi­ne el hom­bre que dispu­ta muy de cer­ca el se­gun­do lu­gar con Al­bo­res Glea­son, se­gún las re­cien­tes en­cues­tas por el go­bierno de Chia­pas. ¿Por qué quie­re ser go­ber­na­dor? Por­que quie­ro que cam­bie Chia­pas. Ten­go mu­chos años tra­ba­jan­do en el es­ta­do pa­ra el es­ta­do, prác­ti­ca­men­te ca­si 40 años y Chia­pas man­tie­ne los mis­mos pro­ble­mas de ha­ce 39 años. Y es pro­duc­to de que no ha ha­bi­do un go­bierno que es­ta­blez­ca un diag­nós­ti­co ade­cua­do y to­me la de­ter­mi­na­ción de lle­var a ca­bo una tran­si­ción y no una sim­ple al­ter­nan­cia.

Chia­pas ha pa­sa­do de te­ner 2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, en 1980, a 5 mi­llo­nes 300 mil ha­bi­tan­tes, y es al­go que de­be­ría lla­mar­nos a la más pro­fun­da re­fle­xión; si no es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra aten­der el pro­ble­ma de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ha­ce 38 años, en una ter­ce­ra par­te del tiem­po, más que du­pli­ca­mos la po­bla­ción, eso de­mues­tra la gra­ve­dad de lo que pú­bli­ca­men­te, ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te se tie­ne que ha­cer en Chia­pas pa­ra con­du­cir a un es­ta­do de bie­nes­tar. ¿Por qué re­nun­ciar al PRI e ir por otro par­ti­do? Es­te go­bierno con el que el PRI vuel­ve al poder ha de­cep­cio­na­do pro­fun­da­men­te a la so­cie­dad me­xi­ca­na por va­rios fac­to­res. La co­rrup­ción en es­te go­bierno ha si­do un aten­ta­do a to­dos los prin­ci­pios: mo­ra­les, éti­cos, ad­mi­nis­tra­ti­vos, prin­ci­pios jua­ris­tas... El mo­men­to más crí­ti­co de es­to es cuan­do so­cial­men­te se le re­cla­ma es­to al Pre­si­den­te, des­pués de una acu­mu­la­ción de he­chos inex­pli­ca­bles co­mo Ayot­zi­na­pa, la ca­sa blanca, los te­mas de la li­ci­ta­ción del tren rá­pi­do con la com­pa­ñía chi­na. Eso me cau­só un pro­fun­do de­sen­can­to, que la co­rrup­ción en Mé­xi­co es un te­ma cul­tu­ral que pro­pia­men­te no se lo re­cla­má­ra­mos a él. Y lue­go la vi­si­ta de Do­nald Trump, en una vio­la­ción ab­so­lu­ta de los prin­ci­pios más fun­da­men­ta­les del PRI, del res­pe­to que siem­pre se ha te­ni­do en el mun­do ex­te­rior, por la no in­ter­ven­ción en asun­tos ex­ter­nos y en la de­fen­sa por ese res­pe­to de nues­tros asun­tos in­ter­nos. Eso pa­ra mí fue al­go de­ter­mi­nan­te y yo te­nía dos años de es­tar exi­gien­do a las di­ri­gen­cias na­cio­na­les que vi­nie­ran a aten­der la irre­gu­la­ri­dad ju­rí­di­ca que en Chia­pas te­nía­mos con una pre­si­den­cia ex­ce­di­da por par­te de Roberto Al­bo­res. La im­po­si­ción de él, un can­di­da­to del PRI que ha­ce 12 años re­nun­ció al par­ti­do, me pa­re­ció al­go tan ofen­si­vo que con­si­de­ré que no po­día se­guir mi­li­tan­do con tan­ta rup­tu­ra de prin­ci­pios y fal­ta de res­pe­to in­terno a la de­mo­cra­cia. No me sa­lí pa­ra bus­car ser can­di­da­to en otro par­ti­do. ¿En­ton­ces se tra­ta de con­ten­der por cual­quier par­ti­do, se tra­ta de ser go­ber­na­dor? Con el PRD te­ne­mos, de ori­gen, su plan de ac­ción. Es muy coin­ci­den­te con el pro­gra­ma de ac­ción his­tó­ri­ca del PRI, no con el ac­tual. Con Ac­ción Na­cio­nal una coin­ci­den­cia en un pun­to cen­tral: el bien co­mún por en­ci­ma de cual­quier otro in­te­rés, y con Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano ten­go una gran cer­ca­nía de mu­chos años. La in­te­gra­ción de es­tos fac­to­res me ge­ne­ra una coin­ci­den­cia to­tal con lo que Ricardo Anaya, el can­di­da­to de Por Mé­xi­co al Fren­te, pre­ten­de res­ta­ble­cer pa­ra un go­bierno jus­to, igua­li­ta­rio y de­mo­crá­ti­co. ¿Cuá­les con­si­de­ra que son los asun­tos más ur­gen­tes? El em­pleo, el res­ta­ble­ci­mien­to de los ser­vi­cios de sa­lud, la se­gu­ri­dad, la re­cons­truc­ción eco­nó­mi­ca del campo, y de la pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sas, que hoy es­tán prác­ti­ca­men­te que­bra­das por va­rios fac­to­res: por­que las li­ci­ta­cio­nes abier­tas les han pues­to con­di­cio­nes muy des­fa­vo­ra­bles pa­ra que pue­dan desa­rro­llar obra en el es­ta­do. En el campo, aten­der la reha­bi­li­ta­ción del ca­fé es el sec­tor pro­duc­ti­vo más im­por­tan­te y que tie­ne más cri­sis, te­ne­mos que em­pren­der una re­con­ver­sión pro­duc­ti­va en el maíz, no po­de­mos se­guir sem­brán­do­lo co­mo hoy lo ha­ce­mos. Aten­der la po­bre­za ex­tre­ma en las zo­nas in­dí­ge­nas. ¿Có­mo abor­dar la re­la­ción con la CNTE? Res­ta­ble­cer un nue­vo pac­to con la Fe­de­ra­ción, que ha he­cho un rehén al go­bierno y a la so­cie­dad chia­pa­ne­ca de un pro­ble­ma que ge­ne­ró la re­for­ma edu­ca­ti­va con la coor­di­na­do­ra. Y no es so­la­men­te con la coor­di­na­do­ra, gran par­te del sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­res de la edu­ca­ción, la CNTE y el SNTE, tie­nen es­ta vi­sión com­par­ti­da de que la re­for­ma no ope­ra co­mo ellos la han di­se­ña­do en Chia­pas. Re­vi­sar en un diá­lo­go abier­to e ins­ti­tu­cio­na­li­za­do los te­mas que se tie­nen que re­vi­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.