Crí­ti­ca a lo nue­vo de 13 Rea­sons Why en Net­flix

Milenio Puebla - - ¡hey! -

p or lo que más quie­ra en la vi­da, a par­tir de hoy no se va­ya a per­der la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie 13Rea­sons Why en Net­flix. ¿Por qué? Por­que aquí es­tá pa­san­do al­go pro­fun­da­men­te ad­mi­ra­ble.

Mi­re, yo no sé si us­ted ha­ya vis­to la tem­po­ra­da uno de es­ta ma­ra­vi­lla de la te­le­vi­sión es­ta­du­ni­den­se, pe­ro hay al­go que le ten­go que de­cir, sin venderle tra­ma:

To­do lo que mi­les de per­so­nas vi­mos en to­do Mé­xi­co y al­re­de­dor del mun­do era una his­to­ria re­don­da, al­go que co­men­za­ba y aca­ba­ba ahí.

Por más que uno le hu­bie­ra bus­ca­do, no ha­bía ma­ne­ra de con­ti­nuar­la, de alar­gar­la, de in­ven­tar­le una tem­po­ra­da dos.

Bueno, los se­ño­res de con­te­ni­dos de Net­flix son tan ge­nia­les que no so­lo se in­ven­ta­ron una se­gun­da tem­po­ra­da ge­nui­na­men­te per­fec­ta, me­jo­ra­ron lo in­me­jo­ra­ble, ca­ta­pul­ta­ron es­te con­cep­to ha­cia ni­ve­les muy su­pe­rio­res.

Aho­ri­ta le di­go de qué tra­ta es­to. Quie­ro que apre­cie la im­por­tan­cia de es­te pro­yec­to.

13 Rea­sons Why na­ció co­mo una muy hu­mil­de se­rie de te­le­vi­sión, co­mo una pro­duc­ción ori­gi­nal de Net­flix más, con to­do lo que es­to im­pli­ca a ni­vel va­lo­res de pro­duc­ción, pe­ro sin na­da co­mo pa­ra vol­ver­se lo­co de fe­li­ci­dad. Era una his­to­ria ju­ve­nil. Pun­to. ¡Pues qué cree! Es­ta muy hu­mil­de se­rie de te­le­vi­sión, por los con­flic­tos que tra­ta­ba y por su cá­li­da ma­nu­fac­tu­ra, se con­vir­tió en un fe­nó­meno so­cial glo­bal.

Gra­cias a 13 Rea­sons Why, un mon­tón de fa­mi­lias, en los rin­co­nes más in­sos­pe­cha­dos del pla­ne­ta, se unie­ron y em­pe­za­ron a ha­blar de cues­tio­nes par­ti­cu­lar­men­te pro­fun­das que si no hu­bie­ra si­do por Net­flix, ja­más se hu­bie­ran pues­to so­bre la me­sa.

Pa­ra no ha­cer­le el cuen­to lar­go, 13 Rea­sons Why evo­lu­cio­nó de me­ro en­tre­te­ni­mien­to ju­ve­nil a título obli­ga­do en se­cun­da­rias y pre­pa­ra­to­rias, a al­go de­ma­sia­do grande pa­ra ser cier­to.

Net­flix, con es­te pro­gra­ma, ha sal­va­do vi­das. Así co­mo se lo es­toy di­cien­do.

¿Qué otra se­rie de te­le­vi­sión pue­de pre­su­mir de al­go así?

¿Qué otra te­le­vi­so­ra, ca­sa pro­duc­to­ra o sis­te­ma de dis­tri­bu­ción de con­te­ni­dos en lí­nea se ha atre­vi­do a me­ter­se de lleno en es­tos te­mas y ha ob­te­ni­do re­sul­ta­dos que se vean, que se sien­tan, que se agra­dez­can y re­co­noz­can?

Por eso, el lan­za­mien­to de la tem­po­ra­da dos de es­te show es al­go más que el es­treno de una se­rie, es el re­gre­so de una de las cam­pa­ñas me­diá­ti­cas de co­mu­ni­ca­ción fa­mi­liar más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos años, un acon­te­ci­mien­to que us­ted no se pue­de per­der in­de­pen­dien­te­men­te de que sea pa­dre, hi­jo, abue­lo o maes­tro.

¿Por qué tan­to es­cán­da­lo? ¿Pues de qué tra­ta 13 Rea­sons Why?

En el re­mo­to ca­so de que us­ted no lo se­pa, es­ta es una se­rie so­bre el sui­ci­dio ado­les­cen­te.

No di­ga na­da. Pién­se­lo. Es en se­rio. Pién­se­lo. Su­ce­de. Su­ce­de mu­cho. Ca­si no se men­cio­na. No se quie­re o no se pue­de men­cio­nar. A na­die le gus­ta que se men­cio­ne.

Por si to­do lo que le aca­bo de de­cir no fue­ra su­fi­cien­te, 13

Rea­sons Why es una mag­ní­fi­ca se­rie de te­le­vi­sión a ni­vel fon­do y for­ma.

Uno la mi­ra y se en­tre­tie­ne, se in­tri­ga, se en­re­da, par­ti­ci­pa, quie­re ver más.

Y es­tá muy bien he­cha, ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien ac­tua­da. Da gus­to es­tar ahí.

Pe­ro vol­va­mos a la tem­po­ra­da dos. ¿Qué su­ce­de es­pe­cí­fi­ca­men­te aquí? ¿Por qué co­men­cé con tan­to en­tu­sias­mo es­ta co­lum­na?

Por su­pues­to que no le voy a pla­ti­car detalles pa­ra no echar­le a per­der la ex­pe­rien­cia, pe­ro yo sien­to que los res­pon­sa­bles de es­te con­cep­to, apro­ve­chan­do su im­pac­to so­cial, fue­ron más allá.

Aho­ra ya no es so­lo una se­rie so­bre el sui­ci­dio ado­les­cen­te, aho­ra es una gran­dio­sa se­rie so­bre eso y so­bre mu­chos otros con­flic­tos más que ca­si na­die quie­re dis­cu­tir, pe­ro que tie­nen que ser discutidos.

Y el en­fo­que es tan cla­ro, tan pro­fun­do y tan pro­fe­sio­nal que a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­día cuan­do mi­rá­ba­mos la tem­po­ra­da uno, aquí te­ne­mos a los ac­to­res de es­ta pro­duc­ción pi­dién­do­le a los cha­vos que es­tén vi­vien­do al­go pa­re­ci­do a lo que vi­ven los per­so­na­jes, que ha­blen, que busquen ayu­da, que de­nun­cien.

Igual, no le voy a pla­ti­car es­tas par­ti­ci­pa­cio­nes, pe­ro se no­ta que es­tán di­se­ña­das por enor­mes ex­per­tos en la ma­te­ria, en co­mu­ni­ca­ción con jó­ve­nes, en con­te­ni­dos edu­ca­ti­vos.

13 Rea­sons Why es pa­ra las se­ries lo que las le­gen­da­rias pro­duc­cio­nes di­dác­ti­cas de Miguel Sa­bi­do pa­ra la his­to­ria de la te­le­no­ve­la me­xi­ca­na, un gi­ro afor­tu­na­dí­si­mo, al­go que pa­dres e hi­jos de­be­mos apro­ve­char.

Por­que, ade­más, hay un por­tal de apo­yo en in­ter­net pa­ra ex­po­ner in­quie­tu­des, pa­ra en­con­trar res­pues­tas.

Por lo que más quie­ra en la vi­da, a par­tir de hoy, no se va­ya a per­der la se­gun­da tem­po­ra­da de 13 Rea­sons Why en Net­flix.

Y si no ha vis­to la pri­me­ra, ¿qué es­tá es­pe­ran­do? Corra a mi­rar­la. Sál­ve­le la vi­da a al­guien. Sal­ve su vi­da.

A ve­ces, en las ma­ni­fes­ta­cio­nes más apa­ren­te­men­te in­sig­ni­fi­can­tes del en­tre­te­ni­mien­to se es­con­den las gran­des so­lu­cio­nes a los peo­res con­flic­tos so­cia­les y es­te título lo de­mues­tra de prin­ci­pio a fin. ¿O us­ted qué opi­na?

ES­PE­CIAL

Con es­te pro­gra­ma, ha sal­va­do vi­das. Así co­mo se lo es­toy di­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.