YO NO ME LLAMO DE­DA­ZO

Milenio Puebla - - ¡hey! - De­dos Ad­dams

De­dos Ad­dams, o sea yo, quie­re de­di­car es­ta co­lum­na a sus fie­les lec­to­res y a los ado­ra­dos que com­pran el pe­rió­di­co pa­ra lim­piar la ca­ca de sus mas­co­tas. Es­ta anéc­do­ta le su­ce­dió un día ca­lu­ro­so de ma­yo... ¿o era abril?

Al ver la in­sis­ten­cia de ElB­ron­co acer­ca de mo­char­le las ma­nos a los de­lin­cuen­tes, De­dos Ad­dams pen­só: “¡Qué mie­da! Si De­dos Ad­dams fue­ra un pi­llo, des­apa­re­ce­ría al ins­tan­te”, lue­go vol­teó ha­cia el no­ti­cie­ro que en su te­le­vi­sión se trans­mi­tía y es­cu­chó que el can­di­da­to en cues­tión aho­ra quie­re, ade­más, azo­tar a los la­dro­nes, en­ton­ces se re­plan­teó: “A De­dos Ad­dams le pren­den los azotes, tal vez

ElB­ron­co no sea tan ma­la op­ción, pe­ro hay que dia­lo­gar con él”, y con­vo­có a una reunión con sus ami­gos de Nue­vo León pa­ra in­da­gar so­bre la efi­ca­cia de Jaime co­mo go­ber­na­dor. Na­die lle­gó a la ci­ta. Aho­ra, De­dos Ad­dams tie­ne tres hi­pó­te­sis: que sus ami­gos tie­nen si­len­cia­do su gru­po de What­sApp, que sus ami­gos no han si­do ho­nes­tos o que de­be de de­jar de pen­sar pen­de­ja­das. Con es­to en men­te, De­dos Ad­dams se fu­mó una yer­bi­ta que en­con­tró re­ga­da en su jar­dín y aho­ra ve gus­to­so los spots de Mikel Arrio­la, mien­tras afir­ma: “¡Pue­de que De­dos sea in­mo­ral, pe­ro es por mé­ri­to propio, no por cul­pa de Mo­re­na o el PRD!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.