Tan­tas sel­fies y tan po­co self

Milenio Puebla - - Universitarios - Héc­tor Ce­re­zo @Hec­to­rCe­re­zoH- hec­tor­ce­re­zo@hot­mail.com

¿Bus­cas a la per­so­na que cam­bie tu vi­da? Tó­ma­te una sel­fie - edí­ta­la, mas­túr­ba­te con la ima­gen, no te va­yas a ver en el es­pe­jo de la reali­dad. Te pue­des to­par con el ho­rror- Des­pués, ya co­mien­za a tra­ba­jar en el “cam­bio” Lo que no sa­ben los Nar­ci­sos con­tem­po­rá­neos es que, uno de los fi­na­les trá­gi­cos de la mi­to­lo­gía es es­tar con­de­na­do a vi­vir eter­na­men­te enamorado de su ima­gen sin po­der nun­ca co­no­cer­se a sí mis­mo. Sel­fies en el ba­ño, pla­tos con co­mi­da, cli­chés de au­to­ayu­da, ci­tas bí­bli­cas, el fes­ti­val de los cu­los. Las re­des so­cia­les nos per­mi­tie­ron po­ner­le al­ta­voz a cual­quier pen­de­ja­da. El su­je­to “sel­fie” bus­ca la fe­li­ci­dad, no se con­for­ma con po­co, y no sa­be que por tan­to, no lo en­con­tra­rá con na­da: el go­ce en su es­ta­do más pu­ro (Brauns­tein, 1990). La com­pul­sión a las sel­fies de­no­ta su­je­tos com­ple­ta­men­te au­to­gá­mi­cos que sal­ta­ron del vo­yeu­ris­mo al au­to­vo­yeu­ris­mo y que, con­ver­ti­dos en sus pro­pios pa­pa­raz­zis, son los pro­ta­go­nis­tas de una vi­da di­gi­tal lle­na de for­ma, pe­ro qui­zás, ca­ren­tes de una vi­da real ca­ren­te de fon­do.

Sin du­da, a to­dos nos agra­dan esas sel­fies se­duc­to­ras y nar­ci­cis­tas en las que no se ven a sí mis­mos, tan so­lo ven su re­fle­jo. Es una lás­ti­ma que, cuan­do pue­das ver­las en per­so­na sea so­cial­men­te re­pro­ba­ble de­cir­le co­sas co­mo ¡qué se­nos tan ape­te­ci­bles tie­nes!, ¡qué nal­gas tan her­mo­sas!, pre­gun­tar­le se­ria­men­te ¿ese tra­se­ro es real, ima­gi­na­rio o sim­bó­li­co? o fi­nal­men­te su­ge­rir­le que, em­po­de­rar­se tam­bién es su­bir su sel­fie y po­ner “mi­ren mi cu­lo”, en lu­gar de la ci­ta bí­bli­ca o la fra­se de au­to­ayu­da. A ve­ces, to­do lo que ne­ce­si­ta el ego es un abra­zo, pe­ro tan­ta pin­che sel­fie es mas­tur­ba­ción de la iden­ti­dad, sin que na­die se ta­pe los ojos ni se que­je de los ge­mi­dos. Cuan­do uno se ama de­ma­sia­do es im­po­si­ble amar a otro.

Só­lo re­cor­de­mos al­go: sel­fies ve­mos, he­ri­das emo­cio­na­les que hay que tra­ba­jar no sa­be­mos Na­da es co­mo pa­de­ce y por ello, no se con­fun­dan, las sel­fies no son una app psi­co­te­ra­péu­ti­ca.

Una in­ves­ti­ga­ción psi­co­ló­gi­ca re­cien­te (Chae, 2017) en­con­tró que sus fans edi­tan las sel­fies no pa­ra es­tar “gua­pos” sino pa­ra es­tar “más gua­pos” que los de­más, es de­cir, el au­to­con­cep­to se aso­cia po­si­ti­va­men­te con la com­pa­ra­ción so­cial de la apa­rien­cia y de­no­tan una vía de con­so­li­da­ción de la iden­ti­dad e in­di­ca­do­res de au­to­es­ti­ma y de apro­ba­ción del gru­po de pa­res, ya que al mos­trar­les su­til y eró­ti­ca­men­te el cuer­po, la in­ten­ción no es so­lo es­té­ti­ca sino nar­ci­sis­ta. Así, las re­des so­cia­les asu­men la for­ma de pa­sa­re­las di­gi­ta­les que ex­po­nen una com­pe­ten­cia a ul­tran­za de po­ses, ves­tua­rios, mi­ra­das, ros­tros, se­nos, nal­gas y pier­nas en los más di­ver­sos con­tex­tos. Lo preo­cu­pan­te es que, la pos­mo­der­ni­dad ha vi­ra­li­za­do y le­gi­ti­ma­do a las sel­fies co­mo la mues­tra ad hoc del he­do­nis­mo efímero, el in­di­vi­dua­lis­mo, la sus­ti­tu­ción del in­te­lec­to por la es­té­ti­ca, la su­per­fi­cia­li­dad, la be­lle­za sin con­te­ni­do y la ob­ten­ción de al­gún ti­po de ca­pi­tal (la­bo­ral o re­la­cio­nal) a tra­vés de la me­ra ana­to­mía o en pa­la­bras sim­ples: mu­cha sel­fies, po­co self.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.