Pre­sión do­ble­ga a Seattle y ti­ra el

El co­bro de 275 dó­la­res por em­plea­do, so­lo pa­ra em­pre­sas lo­ca­les con in­gre­sos por más de 20 mdd

Milenio Puebla - - Política - Shan­non Bond/ Seattle

Seattle dio mar­cha atrás en su ba­ta­lla con Amazon, ya que el ayun­ta­mien­to de­ro­gó un im­pues­to a los gran­des em­plea­do­res de­bi­do a la pre­sión del gru­po de tec­no­lo­gía y otras gran­des em­pre­sas.

El cam­bio de 180 gra­dos de la ciu­dad se pro­du­ce me­nos de un mes des­pués de que se apro­bó por una­ni­mi­dad lo que lla­man un im­pues­to in­di­vi­dual de 275 dó­la­res por em­plea­do en em­pre­sas lo­ca­les con más de 20 mi­llo­nes de dó­la­res de in­gre­sos pa­ra ayu­dar a ha­cer fren­te a la po­bla­ción de per­so­nas sin ho­gar, la ter­ce­ra más gran­de del país.

El au­ge eco­nó­mi­co de Seattle, que se im­pul­só en par­te por el éxi­to de Amazon, la con­vir­tió en una de las ciu­da­des de ma­yor cre­ci­mien­to en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro tam­bién ele­vó los cos­to de la vi­vien­da y la ta­sa de per­so­nas sin ho­gar.

El im­pues­to, que to­mó des­pre­ve­ni­do a Amazon, cris­ta­li­zó un de­ba­te so­bre quién de­be ser res­pon­sa­ble del im­pac­to del rá­pi­do cre­ci­mien­to de las em­pre­sas de tec­no­lo­gía.

“Es­tá cla­ro que el de­cre­to lle­va­rá a una lu­cha po­lí­ti­ca pro­lon­ga­da y cos­to­sa... que no ha­rá na­da pa­ra abor­dar nues­tra cri­sis ur­gen­te de vi­vien­da y per­so­nas sin ho­gar”, di­jo Jenny Dur­kan, al­cal­de de Seattle, en un co­mu­ni­ca­do don­de anun­ció los pla­nes pa­ra de­ro­gar la ley. “Los es­cu­cha­mos”.

El im­pues­to pro­vo­có una fe­roz opo­si­ción de Amazon, Star­bucks y otras gran­des em­pre­sas de Seattle. Amazon sus­pen­dió un gran pro­yec­to de cons­truc­ción en la ciu­dad, don­de em­plea a más de 40 mil per­so­nas. In­clu­so des­pués de que la me­tró­po­li re­du­jo el im­pues­to de la pro­pues­ta ini­cial de 500 dó­la­res por cabeza, la con­ce­sión de­jó a to­das las par­tes in­fe­li­ces. en una caó­ti­ca reunión del con­se­jo el mar­tes, don­de los ac­ti­vis­tas ca­lla­ron en re­pe­ti­das oca­sio­nes a los miem­bros del con­se­jo con cán­ti­cos de “im­pues­to Amazon” y “no acuer­dos tras bam­ba­li­nas”.

Fi­nan­cia­da por más de 200 mil dó­la­res que re­cau­da­ron de Amazon, Star­bucks y otras com­pa­ñías, una coa­li­ción re­co­lec­ta in­di­vi­dual a los vo­tan­tes en las elecciones de no­viem­bre.

Des­pués de su pre­sen­ta­ción, Amazon di­jo que se sen­tía “de­cep­cio­na­da” con el im­pues­to y com­pa­ñía de Jeff Be­zos en una re­co­lec­ción de fir­mas con­tra la me­di­da “si­gue muy preo­cu­pa­da por el fu­tu­ro crea­do por el en­fo­que hos­til y la re­tó­ri­ca del ayun­ta­mien­to ha­cia las em­pre­sas más gran­des, lo que nos obli­ga a po­ner en du­da nues­tro cre­ci­mien­to aquí”.

Los de­fen­so­res de las per­so­nas sin ho­gar di­je­ron que los 45 mi­llo­nes de dó­la­res que se es­pe­ra­ba que apor­ta­ra el im­pues­to no los pro­ble­mas en una ciu­dad que en­fren­ta lí­mi­tes se­ve­ros en la for­ma co­mo pue­de re­cau­dar in­gre­sos, de­bi­do a la prohi­bi­ción es­ta­tal del im­pues­to a los in­gre­sos.

A pe­sar de la dispu­ta en Seattle, otras ciu­da­des que al­ber­gan gran­des com­pa­ñías de tec­no­lo­gía con­si­de­ran to­mar me­di­das si­mi­la­res.

Moun­tain View, en el nor­te de Ca­li­for­nia, don­de Alp­ha­bet tie­ne su se­de, y Cu­per­tino, ho­gar de Ap­ple, se en­cuen­tran en­tre las ciu­da­des que con­si­de­ran apli­car im­pues­tos a los gran­des em­plea­do­res. Tam­bién se pro­pu­so un gra­va­men in­di­vi­dual en San Fran­cis­co, ho­gar de Twit­ter, Uber y Sa­les­for­ce, en­tre otras.

La com­pa­ñía di­jo que re­ser­va 700 mil mi­llo­nes de ye­nes (6 mil 300 mdd) pa­ra la re­com­pras co­mo par­te de un plan pa­ra im­ple­men­tar los ren­di­mien­tos pa­ra los ac­cio­nis­tas “lo más pron­to po­si­ble”. La po­lí­ti­ca se pro­du­ce des­pués de la ven­ta por 18 mil mi­llo­nes de dó­la­res del ne­go­cio de chips de me­mo­ria de Tos­hi­ba el año pa­sa­do a Bain, un con­sor­cio que en­ca­be­za el gru­po es­ta­du­ni­den­se de ca­pi­tal pri­va­do.

Aun­que Tos­hi­ba pro­me­tió en ma­yo im­por­tan­tes ren­di­mien­tos pa­ra los ac­cio­nis­tas, el anun­cio de una re­com­pra de un ta­ma­ño que es­pe­ra­ba el mer­ca­do, lo que hi­zo que las ac­cio­nes de com­pa­ñía ja­po­ne­sa subie­ran más de 6.5 por cien­to el miér­co­les.

Tos­hi­ba dio a co­no­cer las in­ten­cio­nes de re­com­pra so­lo dos se­ma­nas an­tes de su asam­blea ge­ne­ral or­di­na­ria, un even­to que se es­pe­ra­ba que ge­ne­ra­ra fuer­tes crí­ti­cas a la di­rec­ción des­pués de uno de los años más an­gus­tio­sos en la his­to­ria de la com­pa­ñía. La em­pre­sa an­ti­ci­pa una se­rie de de­man­das pa­ra que cum­pla rá­pi­da­men­te su pro­me­sa de dis­tri­buir las ga­nan­cias ex­tra­or­di­na­rias por la ven­ta de su ne­go­cio de memorias.

Pe­ro los ana­lis­tas ins­ta­ron a la cau­te­la: Tos­hi­ba de­be su­pe­rar los obs­tácu­los re­gu­la­to­rios y de con­ta­bi­li­dad an­tes de que co­mien­ce su re­com­pra, y es po­co pro­ba­ble que lo­gre ha­cer­lo an­tes de que ter­mi­ne 2018.

La es­ca­la de la re­com­pra pro­pues­ta en re­la­ción con el va­lor de ca­pi­tal de Tos­hi­ba de 2.2 bi­llo­nes de ye­nes tam­bién plan­tea pro­ble­mas: la com­pa­ñía re­co­no­ce que la re­com­pra tal vez no se com­ple­te al­gu­nos ana­lis­tas es­ti­man que po­dría tar­dar has­ta dos años.

Los co­rre­do­res des­ta­ca­ron la pro­ba­ble fal­ta de dis­po­si­ción de mu­chos de los ac­cio­nis­tas ex­tran­je­ros más gran­des de Tos­hi­ba pa­ra ven­der du­ran­te la re­com­pra a un pre­cio co­mo el ni­vel ac­tual de 337 ye­nes por ac­ción. Los in­ver­sio­nis­tas que com­pra­ron en la cri­sis de Tos­hi­ba mien­tras se desa­rro­lla­ba en 2017, di­jo un ana­lis­ta, y que lo hi­cie­ron a un pre­cio de en­tre 220 y 280 ye­nes por ac­ción, “pro­ba­ble­men­te no ven­dan en la re­com­pra a me­nos de 400 ye­nes por ac­ción”.

Los ana­lis­tas di­je­ron que la gran es­ca­la del pro­gra­ma pre­vis­to de re­com­pra de ac­cio­nes tam­bién des­ta­ca las dé­bi­les pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to pa­ra sus ope­ra­cio­nes res­tan­tes de in­fra­es­truc­tu­ra so­cial, que in­clu­yen ele­va­do­res, ai­re acon­di­cio­na­do y es­ca­le­ras eléc­tri­cas.

Star­bucks apo­yó a la

JEF­FREY DASTIN/REUTERS

La em­pre­sa acu­só al ayun­ta­mien­to de un “en­fo­que hos­til”.

AP

El gru­po ven­dió su uni­dad de chips de me­mo­ria en 18 mil mdd.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.