La vi­da me di­jo: “Quie­ro es­cu­char­te quie­ro sa­ber qué traes”: Es­pín

La es­cri­to­ra Mó­ni­ca Es­pín Itur­bi­de, pre­sen­ta­rá el li­bro “Memorias que nun­ca ol­vi­dan” a las 18 ho­ras en la Sa­la de Lec­tu­ra de la Li­bre­ría Uni­ver­si­ta­ria del Com­ple­jo Cul­tu­ral de la UAP

Milenio Puebla - - Cultura -

Sa­lí de mi ca­sa a los 11 años de edad, y eso fue un im­pac­to muy fuer­te pa­ra mí fue co­mo sen­tir­me desa­ga­rra­da del al­ma y ese sen­ti­mien­to lo pu­de des­ci­frar has­ta ha­ce un año. Yo no sa­bía que ha­bía si­do tan fuer­te des­pren­der­me de mi fa­mi­lia; tí­pi­co que la ni­ña na­da más llo­ra, por­que ex­tra­ña a sus pa­pás, pe­ro no sa­be to­do lo que es­tá re­mo­vien­do, re­cor­dó en en­tre­vis­ta la es­cri­to­ra Mó­ni­ca Es­pín Itur­be.

Re­cor­dó so­bre ese “exi­lio” de su na­tal Nue­vo Mo­re­los, Ve­ra­cruz: “Aho­ra sé que fue pa­ra mi cre­ci­mien­to, pe­ro creo que no de­bió ha­ber si­do cuan­do yo era tan chi­ca. Pe­ro tam­bién aho­ra veo el sa­cri­fi­cio de los pa­dres, pues pa­ra ellos de­bió ha­ber si­do muy di­fí­cil de­jar a tu hi­ja en una pen­sión, a 60 ki­ló­me­tros de ca­sa, sien­do ade­más una fa­mi­lia muy uni­da”.

Cuan­do ter­mi­né “Mo­rir pa­ra vi­vir”, mi pri­mer li­bro, te­nía mu­chos de­seos de se­guir es­cri­bien­do y es que des­de ni­ña so­ña­ba con es­cri­bir: to­do el tiem­po es­ta­ba “in­ven­tan­do” fra­se­si­tas que, real­men­te, sur­gían de la na­da; cuan­do en­tré a la uni­ver­si­dad es­cri­bí co­mo tres poe­mas, pe­ro en la cla­se de li­te­ra­tu­ra, al en­con­trar­la tan cua­dra­da, se cohi­bió, se de­tu­vo un mo­do de ex­pre­sión que tu­vo que es­pe­rar 20 años, es­pe­rar a que la vi­da me fue­ra tra­ba­jan­do y pu­lien­do y me di­je­ra: “Esos li­nea­mien­tos que apren­dis­te no eran el ca­mino. Quie­ro es­cu­char­te, quie­ro sa­ber qué es lo que tú traes”, agre­gó.

Fue una in­vi­ta­ción que me lle­vó a na­rrar ese sen­tir que trai­go, del cual mu­chas ve­ces no po­día ni des­ci­frar la pa­la­bra, de la cual sur­gían poe­mas, y así he lle­ga­do has­ta aquí, ex­pli­có.

La es­cri­to­ra se re­fie­re a su se­gun­do ejem­plar “Memorias que nun­ca ol­vi­dan”, el cual pre­sen­ta­rá el pró­xi­mo 14, a las seis de la tar­de en la Sa­la de Lec­tu­ra de la Li­bre­ría Uni­ver­si­ta­ria del Com­ple­jo Cul­tu­ral Uni­ver­si­ta­rio de la UAP, don­de la en­tra­da se­rá gra­tis y el li­bro es­ta­rá a la ven­ta a un pre­cio es­pe­cial.

Ini­cial­men­te “Memorias” era al­go pa­ra mí: una in­tros­pec­ción, muy sin­ce­ra, real­men­te: era ter­mi­nar de sa­nar, ter­mi­nar de co­no­cer­me, pe­ro cuan­do me doy cuen­ta de que el li­bro va re­sul­tan­do un tan­to “fol­cló­ri­co”, me doy cuen­ta tam­bién del po­der que en­cuen­tro en un re­bo­zo, en tan­to amor que fluía por esos recuerdos, pe­ro tam­bién cues­tio­na­mien­tos igual­men­te exis­ten­cia­les, so­bre el ser hu­mano y esas creen­cias que te­ne­mos y que, por ejem­plo, idea­li­za­mos a se­res que des­pués se caen del pe­des­tal to­do eso, me di­je, ¿por qué no ha­cer­lo pú­bli­co si pue­de ayu­dar a otras per­so­nas?.

Lla­ma­do vi­tal

La vi­da me di­jo: “Quie­ro es­cu­char­te, quie­ro sa­ber qué es lo que tú traes”, in­sis­tió Mó­ni­ca Es­pín Itur­be so­bre su im­pul­so de es­cri­to­ra. Y ha­bló de su se­gun­da obra:

“En es­te li­bro ex­plo­ro co­mo te mue­ven mu­chas co­sas la edu­ca­ción de los pa­dres; si­tua­cio­nes que no es­tán cla­ras, que van im­plí­ci­tas en de­ta­lles, van for­man­do par­te de tu per­so­na­li­dad; có­mo tam­bién la te­le­vi­sión in­flu­ye en la for­ma­ción, y te va crean­do cier­tas exi­gen­cias a tra­vés de sus es­te­reo­ti­pos”.

Re­ve­ló so­bre su es­ti­lo: “de cier­ta ma­ne­ra trai­go la in­fluen­cia de Cal­de­rón de la Bar­ca y sus pre­gun­tas, sus te­mas exis­ten­cia­les, en poe­sía, y lo com­bino con pro­sa, lo cual da un re­sul­ta­do lin­do”.

“Mi pri­mer li­bro ini­cia ha­blan­do de pér­di­das, de có­mo, a par­tir una pér­di­da pue­des em­pe­zar a te­ner ga­nan­cias; de có­mo una pér­di­da sig­ni­fi­ca sol­tar, lo cual es ne­ce­sa­rio pa­ra po­der abra­zar co­sas nue­vas; el pri­mer poe­ma de ese li­bro se lla­ma, pre­ci­sa­men­te “Mo­rir pa­ra vi­vir”. A lo lar­go del li­bro ha­go un re­cuen­to de esa en­fer­me­dad en mi vi­da, có­mo im­pac­ta a ni­vel emo­cio­nal; to­do lo que sa­cu­de a la fa­mi­lia, có­mo te ha­ce vol­ver al pa­sa­do y esas cri­sis exis­ten­cia­les al sen­tir­te en una si­tua­ción lí­mi­te.

Des­de ese pri­mer li­bro com­bi­né pro­sa con poe­sía; y en ese pri­me­ro con­clu­yo só­lo con poe­sía. En “Memorias que nun­ca ol­vi­dan” com­bino pro­sa con poe­sía, pe­ro a lo lar­go de to­do el li­bro; y la re­fle­xión ya no es só­lo so­bre la pér­di­da a par­tir de la en­fer­me­dad, sino his­to­rias que la vi­da me ha ido en­se­ñan­do, aun cuan­do en su mo­men­to no lo com­pren­die­ra”, fi­na­li­zó.

Mó­ni­ca Es­pín Itur­bi­de pre­sen­tó su li­bro “Memorias que nun­ca se ol­vi­dan”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.