Ca­sa Pa­dre

Milenio Puebla - - Al Frente - ENRIQUE ACE­VE­DO @En­ri­que_ Ace­ve­do

Ayer, un gru­po de pe­rio­dis­tas es­ta­du­ni­den­ses re­co­rrió el al­ber­gue Ca­sa Pa­dre en Browns­vi­lle, Te­xas, don­de ca­si mil 500 ni­ños mi­gran­tes vi­ven in­ter­na­dos. La ma­yo­ría de los me­no­res lle­ga­ron a la fron­te­ra sin la com­pa­ñía de un adul­to, otros, fue­ron se­pa­ra­dos de sus pa­dres y re­cla­si­fi­ca­dos co­mo me­no­res no acom­pa­ña­dos a par­tir de la im­ple­men­ta­ción de la po­lí­ti­ca bau­ti­za­da por la ad­mi­nis­tra­ción Trump co­mo “ce­ro to­le­ran­cia”.

La crónica de los re­por­te­ros que in­gre­sa­ron a es­te al­ber­gue su­per­vi­sa­do por el de­par­ta­men­to de sa­lud y ser­vi­cios fa­mi­lia­res es a fal­ta de un me­jor ad­je­ti­vo, des­ga­rra­do­ra.

Ni­ños aci­na­dos en cuar­tos sin ven­ta­nas que so­lo pa­san un par de ho­ras al día al ai­re li­bre. Una ho­ra de tiem­po li­bre y otra con ac­ti­vi­da­des pro­gra­ma­das por sus cui­da­do­res. El res­to del tiem­po per­ma­ne­cen en una bo­de­ga que an­tes fun­cio­na­da co­mo una tien­da Wal­mart.

Al en­trar, lo pri­me­ro que se apre­cia es un mu­ral del pre­si­den­te Do­nald Trump con la ci­ta: “A ve­ces se pier­de una ba­ta­lla, pe­ro siem­pre en­con­tra­rás una nue­va for­ma de ga­nar la gue­rra”. Otros mu­ra­les de otros pre­si­den­tes y uno con el ros­tro del di­rec­tor ge­ne­ral del cen­tro ador­nan el res­to del al­ber­gue.

Cuan­do los pe­rio­dis­tas en­con­tra­ron una fi­la de pe­que­ños es­pe­ran­do la co­mi­da, los en­car­ga­dos del lu­gar les pi­die­ron que son­rie­ran pa­ra que los ni­ños no se sin­tie­ran co­mo “ani­ma­les en­jau­la­dos”. Los ni­ños pa­san seis ho­ras en la es­cue­la y tie­nen ac­ce­so a ca­bi­nas te­le­fó­ni­cas pa­ra tra­tar de co­mu­ni­car­se con sus fa­mi­lia­res.

South West Key, la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que ope­ra es­te cen­tro, tie­ne ba­jo su car­go 26 pro­pie­da­des si­mi­la­res. To­do ope­ran­do a su má­xi­ma ca­pa­ci­dad des­de el en­du­re­ci­mien­to de las me­di­das mi­gra­to­rias or­de­na­do por Trump y su fis­cal ge­ne­ral, Jeff Ses­sions.

Se­gún da­tos ofi­cia­les, po­co más de 11 mil ni­ños per­ma­ne­cen ba­jo el cui­da­do del go­bierno es­ta­du­ni­den­se es­pe­ran­do ser reuni­fi­ca­dos con sus pa­dres o con al­gún fa­mi­liar. Or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a la pro­tec­ción de los ni­ños y de los mi­gran­tes, han do­cu­men­ta­do ins­tan­cias de mal tra­to y has­ta abu­so en mu­chos de los lu­ga­res don­de per­ma­ne­cen los me­no­res. En Ca­sa Pa­dre, por ejem­plo, se han re­gis­tra­do ca­sos en los que los ni­ños no re­ci­ben el tra­ta­mien­to mé­di­co ade­cua­do, en­tre otras irre­gu­la­ri­da­des.

Es­ta es la po­lí­ti­ca de se­pa­ra­ción fa­mi­liar de Trump. Es­to es Es­ta­dos Uni­dos en 2018 y en es­te con­tex­to es en el que la ad­mi­nis­tra­ción ha anun­cia­do la in­ten­ción de es­ta­ble­cer car­pas en ba­ses mi­li­ta­res pa­ra alo­jar ahí y en esas con­di­cio­nes a más ni­ños. Ni­ños in­ter­na­dos en cam­pa­men­tos, esa es la so­lu­ción de Trump al com­ple­jo desafío de la in­mi­gra­ción in­do­cu­men­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.