El mu­si­cal per­di­do de fut­bol

Milenio Puebla - - ¡hey! -

Con­fie­so que he he­cho un gran es­fuer­zo por no ser la amar­go­sa que se­ña­la que no de­be­ría­mos es­tar ce­le­bran­do a Ru­sia co­mo tal en es­te mo­men­to, por más que sea­mos un país pam­bo­le­ro. Pe­ro bueno, de an­gus­tias po­lí­ti­cas ya te­ne­mos su­fi­cien­te por aho­ra y se­ña­lar la ma­ne­ra en la que Pu­tin es­tá ma­ni­pu­lan­do la po­lí­ti­ca a es­ca­la mun­dial y el he­cho de que hay una pos­tu­ra ho­mo­fó­bi­ca de Estado no ha­rá que na­die de­je de ver sus par­ti­dos, que tan­to ne­ce­si­tan pa­ra ser fe­li­ces pró­xi­ma­men­te, así que de­ja­ré so­lo esas dos ideas vo­lan­do por ahí y me voy a otra co­sa que tie­ne que ver.

¿Sa­bían que An­drew Lloyd Web­ber ( Cats, Fan­tas­ma de la ópe­ra, Evi­ta) hi­zo un in­ten­to bas­tan­te fa­lli­do de rea­li­zar un mu­si­cal res­pec­to al fut­bol en el año 2000? Po­cos lo sa­ben y aun me­nos lo vie­ron, pe­ro quien les es­cri­be tu­vo la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo y les di­ré la ver­dad, por más que Lloyd Web­ber sea el Dios del gé­ne­ro y ha­ya tra­ba­ja­do con el (a ve­ces) pro­di­gio­so Ben El­ton en es­ta pues­ta en es­ce­na, sim­ple­men­te no lo­gra­ron que la com­bi­na­ción fun­cio­na­ra.

In­tere­san­te que par­te del con­cep­to fue to­ma­do de la au­to­bio­gra­fía de Pe­lé, aun­que la his­to­ria es mu­cho más po­lí­ti­ca que de­por­ti­va. To­do gi­ra al­re­de­dor de un equi­po en Ir­lan­da que en 1969 in­ten­ta com­ba­tir los tiem­pos vio­len­tos que se vi­vían con el de­por­te. Co­mo es­ta vio­len­cia te­nía tan­to que ver con po­lí­ti­ca co­mo con re­li­gión, el he­cho de que el equi­po fue­se ca­tó­li­co y que tu­vie­se un ju­ga­dor ateo es par­te de la his­to­ria.

Pe­ro más que na­da gi­ra en torno al con­flic­to de los ju­ga­do­res so­bre si de­be­rían in­cor­po­rar­se a la IRA o ERI (Ejér­ci­to Re­pu­bli­cano Ir­lan­dés) que fue con­si­de­ra­do por sus tác­ti­cas co­mo un gru­po te­rro­ris­ta an­te la ame­na­za añe­ja de per­der su in­de­pen­den­cia de Gran Bre­ta­ña. En­tre es­te con­flic­to en el ai­re y el de­seo de so­lo que­rer pa­tear el ba­lón, el te­ma se com­pli­có bas­tan­te. In­clu­so pa­ra quie­nes fui­mos con to­da la emo­ción del mun­do a ver la pues­ta en es­ce­na, que prác­ti­ca­men­te ha si­do bo­rra­da de la his­to­ria de sus crea­do­res.

Hu­bo un in­ten­to de re­es­cri­bir­la, con un fi­nal más fe­liz, y has­ta el nom­bre le cam­bia­ron en su mo­men­to (aho­ra se­ría

The Boys in the Pho­to­graph – Los chi­cos en la fo­to­gra­fía), pe­ro tan cla­ro fue que los au­to­res la con­si­de­ra­ron desecha­ble, que qui­ta­ron su me­lo­día más em­ble­má­ti­ca en es­ta se­gun­da vuel­ta pa­ra lue­go re­ga­lár­se­la a Lo­ve Ne­ver Dies, la se­cue­la del Fan­tas­ma de la ópe­ra.

En fin. Co­mo pue­den ver es im­po­si­ble se­pa­rar el fut­bol de otros te­mas, pe­ro tra­ta­re­mos de de­jar­los en paz. Ha­ce mu­cha fal­ta que ten­ga­mos un pla­cer pu­ro es­tos días. Aun­que a mu­chos nos pa­rez­ca un tan­to sin­to­má­ti­co y ate­rra­dor que pa­ra cier­tos can­di­da­tos el te­ma de la equi­dad de gé­ne­ro sea un buen pre­tex­to o es­pa­cio pa­ra fe­li­ci­tar a la se­lec­ción du­ran­te el de­ba­te. ¡Bueno, ya! Fut­bol pu­ro. Sin con­ta­mi­na­ción. Ajá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.