De la pan­ta­lla chica a edil de San Pe­dro Cho­lu­la

El pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de San Pe­dro Cho­lu­la se de­cla­ra fer­vien­te ju­ga­dor del do­mi­nó, pe­ro ase­gu­ra que su mo­men­to fa­vo­ri­to de la se­ma­na es cuan­do es­tá con su fa­mi­lia.

Milenio Puebla - - Al Frente - JOSUÉ MO­TA

Luis Al­ber­to Arria­ga, pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de San Pe­dro Cho­lu­la, se de­cla­ra fer­vien­te ju­ga­dor del do­mi­nó y la con­vi­ven­cia con sus ami­gos, pe­ro ase­gu­ra que su mo­men­to fa­vo­ri­to de la se­ma­na es es­tar jun­to a su fa­mi­lia, cuen­ta a Mi­le­nio mien­tras be­be su ju­go de na­ran­ja en uno de sus res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos.

Se de­fi­ne a sí mis­mo co­mo un fi­lán­tro­po que vi­ve su mo­men­to en la po­lí­ti­ca. Ase­gu­ra que así se de­fi­ne a sí mis­mo, co­mo un fi­lán­tro­po y esa la­bor ha mar­ca­do su vi­da. Aun­que la fa­se en que un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas co­no­cie­ron al hoy edil, fue cuan­do con­du­cía un no­ti­cie­ro lo­cal.

Hi­jo de ma­dre en­fer­me­ra y de pa­dre doc­tor, tam­bién de­ci­dió op­tar por la me­di­ci­na, pues ase­gu­ra que tam­bién en­con­tró en esa pro­fe­sión una for­ma de ayu­dar a la gen­te y di­ce es­tar or­gu­llo­so de que a su pa­so por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Pue­bla (UAP) par­ti­ci­pó di­rec­ta­men­te en la ela­bo­ra­ción y pues­ta en mar­cha de la Fun­da­ción de la má­xi­ma ca­sa de es­tu­dios de Pue­bla, que ayu­da a es­tu­dian­tes que lo ne­ce­si­tan, la cual ac­tual­men­te si­gue fun­cio­nan­do.

¿Có­mo fue la tran­si­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a la po­lí­ti­ca.

“Yo creo que tú tienes la vo­lun­tad en to­dos sen­ti­dos de ayu­dar a la gen­te, que es fi­nal­men­te lo que nos mue­ve. Des­de que es­ta­ba en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, eso era par­te de un sen­ti­do so­cial que te­nía­mos y cuan­do es­ta­mos en la po­lí­ti­ca pues pa­ra mí re­pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad de ayu­dar y de ha­cer al­go por el pró­ji­mo, que es lo que a mí me mue­ve y me ha mo­vi­do siem­pre, en­ton­ces es­tar en la po­lí­ti­ca es par­te de mi esen­cia”.

¿Le ayu­dó ese per­fil so­cial y el tra­ba­jo en los me­dios en su for­ma­ción co­mo po­lí­ti­co?

Sí, yo creo que sí, hoy el pro­yec­to al­ter­na­ti­vo de na­ción en­ca­ja per­fec­ta­men­te con lo que Luis Al­ber­to Arria­ga tie­ne en esen­cia, en­ton­ces me sien­to muy có­mo­do en el sen­ti­do de que, si a la po­lí­ti­ca tú le das un fac­tor so­cial en ayu­da a los que me­nos tie­nen, creo que po­de­mos tra­ba­jar de me­jor ma­ne­ra y cuan­do es­tás en el es­te nue­vo estilo de ha­cer po­lí­ti­ca en el país pues es co­mo un tra­je a la me­di­da.

¿Cuá­les son sus pa­sio­nes, qué le gus­ta ha­cer en su tiem­po libre?

A mí me gus­ta es­tar con fa­mi­lia, en mi ca­sa, soy muy ho­ga­re­ño, me gus­ta es­tar con mis hi­jos, ten­go la for­tu­na de te­ner tres, me gus­ta es­tar con mi es­po­sa, con mi ma­dre, me gus­ta con­vi­vir con mi fa­mi­lia, con los ami­gos, le de­di­co por lo me­nos unas ho­ras en la se­ma­na a ju­gar do­mi­nó, me gus­ta mu­cho ju­gar do­mi­nó, ha­go ejer­ci­cio to­dos los días, nor­mal­men­te voy al gim­na­sio, he ju­ga­do fut­bol to­da mi vi­da, he ido a na­ta­ción du­ran­te to­da mi vi­da, cuan­do de­jo de ha­cer de­por­te me en­fer­mo, de­bo de ha­cer ejer­ci­cio has­ta por pres­crip­ción mé­di­ca.

¿Có­mo fue su tiem­po en la te­le­vi­sión?

Éra­mos el en­la­ce de la ciu­da­da­nía con el go­bierno, éra­mos un pun­to más de ayu­da y así co­mo es­to que ha­ce­mos con los go­bier­nos, lo ha­cía­mos con las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les, si al­guien ne­ce­si­ta­ba una si­lla de rue­das, la con­se­guía­mos, la bus­ca­mos, si al­guien ne­ce­si­ta­ba un do­na­dor, ahí es­tá­ba­mos, en­ton­ces es par­te de que uti­li­ces tus trin­che­ras pa­ra ayu­dar a la gen­te, co­mo mé­di­co, mu­cha gen­te no sa­be que yo he si­do par­te de bri­ga­das que van a la Sie­rra Nor­te, que van a aten­der gen­te, pe­ro esa par­te, in­sis­to, son co­sas de las que no quie­ro ha­blar por­que son co­sas pri­va­das y las ha­go de ma­ne­ra in­ter­na y no me gus­ta pu­bli­ci­tar­las, por­que creo que la fi­lan­tro­pía lo que me­nos ne­ce­si­ta es de es­ta pu­bli­ci­dad ba­ra­ta, que a ve­ces uti­li­zan los po­lí­ti­cos pa­ra lle­var agua a su mo­lino.

“Soy muy ho­ga­re­ño, me gus­ta es­tar con mis hi­jos, ten­go la for­tu­na de te­ner tres”

¿Qué pla­nea ha­cer du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción de for­ma des­ta­ca­da, có­mo le gus­ta­ría que le re­cor­da­ran?

Yo creo que de­ben re­cor­dar al ser hu­mano y yo creo que de­ben re­cor­dar a la per­so­na más allá de las obras, por su­pues­to yo ten­go una gran vo­lun­tad de re­gre­sar el hos­pi­tal a San Pe­dro, de ha­cer to­do un sis­te­ma mu­ni­ci­pal de guar­de­rías

_ en be­ne­fi­cio de las ma­dres que tra­ba­jan y que tie­nen la ne­ce­si­dad de de­jar a sus hi­jos bien cui­da­dos, pe­ro más allá de las obras quie­ro que re­cuer­den al ser hu­mano, de eso se tra­ta el te­ma.

MIGUEL ROMERO

Hi­jo de ma­dre en­fer­me­ra y de pa­dre doc­tor, tam­bién de­ci­dió op­tar por la me­di­ci­na.

La fa­se en que un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas co­no­cie­ron al hoy edil, fue cuan­do con­du­cía un no­ti­cie­ro lo­cal. Fue con­duc­tor de te­le­vi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.