De­re­cho al ol­vi­do: ¿Obs­ta­cu­li­za ac­ce­so a la in­for­ma­ción?

Se pre­sen­ta dos pos­tu­ras: por un la­do, los que afir­man que se de­be evi­tar las­ti­mar la in­ti­mi­dad, pri­va­ci­dad y dig­ni­dad de las per­so­nas y más aún evi­tar ser cla­si­fi­ca­do; y por otro la­do los que lo con­si­de­ran un obs­tácu­lo al ac­ce­so de in­for­ma­ción

Milenio Puebla - - Ciudad Y Región -

El de­no­mi­na­do de­re­cho al ol­vi­do sur­ge en la era de las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción, y se ha en­ten­di­do co­mo el de­re­cho a tra­vés del cual se pre­ten­de que, a pe­ti­ción de una per­so­na, de­ter­mi­na­da in­for­ma­ción sea desin­de­xa­da de los bus­ca­do­res web, lo cual no sig­ni­fi­ca que la in­for­ma­ción des­apa­re­ce­rá,si­no­quee­vi­ta­que­sea­pre­sen­ta­da en di­chos bus­ca­do­res.

Es­ta ac­ción, pre­sen­ta dos pos­tu­ras: por un la­do, los que afir­man que se de­be evi­tar las­ti­mar la in­ti­mi­dad, pri­va­ci­dad y dig­ni­dad de las per­so­nas y más aún evi­tar ser cla­si­fi­ca­do; y por otro la­do los que lo­con­si­de­ra­nu­nobs­tácu­loa­lac­ce­so de in­for­ma­ción.

En­tre los que se su­man a la se­gun­da pos­tu­ra se en­cuen­tra la or­ga­ni­za­ción ar­tícu­lo 19, la cual ha se­ña­la­do que el de­re­cho al ol­vi­do es un con­cep­to am­bi­guo y cu­ya in­de­fi­ni­ción en cuan­to a su con­te­ni­do y al­can­ce ju­rí­di­co re­pre­sen­ta un se­ve­ro ries­go pa­ra los de­re­chos hu­ma­nos, ya que obs­ta­cu­li­za el ac­ce­so a in­for­ma­ción de in­te­rés pú­bli­co, re­du­ce su ám­bi­to a lo pre­sen­te e in­me­dia­to, es una res­tric­ción a la li­ber­tad de ex­pre­sión y ha in­cen­ti­va­do la co­rrup­ción.

Aho­ra bien, en el de­re­cho com­pa­ra­do, la Agen­cia Es­pa­ño­la de Pro­tec­ción de Da­tos se­ña­la que el de­re­cho de su­pre­sión, co­mún­men­te de­no­mi­na­do de­re­cho al ol­vi­do con­sis­te en “que, ba­jo cier­tas per­so­na­les no fi­gu­ren en los re­sul­ta­dos­deu­na­bús­que­dae­nin­ter­net rea­li­za­da por el nom­bre”.

En el mis­mo sen­ti­do, el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea hi­zo pú­bli­ca el 13 de ma­yo de 2014 una sen­ten­cia que esen­cial­men­te se­ña­la que el tra­ta­mien­to de da­tos que rea­li­zan los mo­to­res de bús­que­da es­tá so­me­ti­do a las nor­mas de pro­tec­ción de da­tos de la Unión Eu­ro­pea y que las per­so­nas tie­nen de­re­cho a so­li­ci­tar, ba­jo cier­tas con­di­cio­nes, que los en­la­ces a sus da­tos per­so­na­les no fi­gu­ren en los re­sul­ta­dos de una bús­que­da en in­ter­net rea­li­za­da por su nom­bre”. No obs­tan­te, el pro­pio Tri­bu­nal re­co­no­ce que po­drían no su­pri­mir­se de­cla­ra­cio­nes con­tro­ver­ti­das­rea­li­za­da­sen­pú­bli­co­si fue­ra me­jor pa­ra el in­te­rés ge­ne­ral man­te­ner­las on­li­ne.

Tan­to en la de­fi­ni­ción de la Agen­cia Es­pa­ño­la co­mo en la del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia eu­ro­peo, se en­cuen­tra un con­jun­to de pa­la­bras cla­ves: “ba­jo cier­tas con­di­cio­nes”, lo cual con­lle­va la ne­ce­si­dad de cum­plir con de­ter­mi­na­dos re­qui­si­tos pa­ra bo­rrar la in­for­ma.

Lo an­te­rior nos si­túa fren­te a la co­li­sión de dos es­fe­ras de de­re­chos, por un la­do, el de­re­cho a la in­ti­mi­dad y pri­va­ci­dad de las per­so­nas, y por el otro el de­re­cho a la in­for­ma­ción de in­te­rés pú­bli­co.

Am­bas pos­tu­ras cuen­tan con ar­gu­men­tos muy vá­li­dos, y pa­ra ejem­pli­fi­car­las, nos po­de­mos en­con­trar fren­te a una per­so­na que ha si­do des­pres­ti­gia­da por las lla­ma­das fa­ke­news, o bien que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción la pre­sen­tan co­mo de­lin­cuen­te sin ha­ber si­do es­cu­cha­da y ven­ci­da en jui­cio, y con ello se afec­ta su dig­ni­dad y pres­ti­gio; pe­ro por otro la­do te­ne­mos el ca­so del em­pre­sa­rio o po­lí­ti­co co­rrup­to que pre­ten­de ha­cer uso de es­te de­re­cho y con ello bo­rrar in­for­ma­ción que de­be­ría ser co­no­ci­da por la ciu­da­da­nía, da­da la tras­cen­den­cia o re­le­van­cia que pu­die­ra im­pli­car la la­bor de di­cho fun­cio­na­rio.

Por úl­ti­mo, re­sul­ta in­tere­san­te una ter­ce­ra al­ter­na­ti­va: el de­no­mi­na­do por los co­lom­bia­nos co­mo de­re­cho a la rec­ti­fi­ca­ción, de­re­cho que en Mé­xi­co es si­mi­lar al de­re­cho de ré­pli­ca. Es­te de­re­cho per­mi­te que la per­so­na que ha si­do alu­di­da so­li­ci­te al me­dio de co­mu­ni­ca­ció­noe­lec­tró­ni­co­que­rec­ti­fi­que­lain­for­ma­ción­pre­sen­ta­da, ydees­ta­for­ma­no­se­bo­rra­lain­for­ma­ción­dein­ter­net,si­no­que­vie­ne acom­pa­ña­da por una co­rrec­ción de la in­for­ma­ción.

El de­re­cho a la rec­ti­fi­ca­ción se en­cuen­tra con­te­ni­do en el ar­tícu­lo 23 de la Ley de Co­mu­ni­ca­ción co­lom­bia­na, el cual dis­po­ne que to­das las per­so­nas tie­nen de­re­cho a que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción rec­ti­fi­quen la in­for­ma­ción que han di­fun­di­do so­bre ellas, sus fa­mi­lia­res o so­bre los asun­tos a su car­go cuan­do exis­tan de­fi­cien­cias en la ve­ri­fi­ca­ción, con­tras­ta­ción y pre­ci­sión de la in­for­ma­ción de re­le­van­cia pú­bli­ca.

La mis­ma Ley se­ña­la que la Su­pe­rin­ten­den­cia de la In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción po­drá dis­po­ner, pre­via la ca­li­fi­ca­ción de la per­ti­nen­cia del re­cla­mo, las si­guien­tes me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas:

1. La rec­ti­fi­ca­ción y la dis­cul­pa pú­bli­ca de la directora o del di­rec­tor del me­dio de co­mu­ni­ca­ción;

2. Lec­tu­ra o trans­crip­ción de la rec­ti­fi­ca­ción y la dis­cul­pa pú­bli­ca en el mis­mo es­pa­cio, pro­gra­mas, sec­cio­nes y me­dio de co­mu­ni­ca­ción en que se di­fun­dió la in­for­ma­ción no de­mos­tra­da, fal­sa o inexac­ta;

3. So­lo en ca­so de re­in­ci­den­cia que ten­ga lu­gar den­tro de un año se impondrá una mul­ta equi­va­con­di­cio­nes,lo­sen­la­ce­sa­los­da­tos

len­teal10%de la fac­tu­ra­ción pro­me­dia­da de los úl­ti­mos tres me­ses pre­sen­ta­da en sus de­cla­ra­cio­nes al Ser­vi­cio de Ren­tas In­ter­nas.

4. En ca­so de nue­vas re­in­ci­den­cias, la mul­ta se­rá el do­ble de lo co­bra­do.

En el ca­so me­xi­cano, te­ne­mos la Ley re­gla­men­ta­ria del ar­tícu­lo 6° cons­ti­tu­cio­nal en ma­te­ria de de­re­cho de ré­pli­ca, cu­yo ar­tícu­lo 3° se­ña­la que to­da per­so­na po­drá ejer­cer el de­re­cho de ré­pli­ca res­pec­to de la in­for­ma­ción inexac­ta o fal­sa que emi­ta cual­quier su­je­to

_ obli­ga­do y que le cau­se un agra­vio.

En con­clu­sión, co­mo se pre­ci­sa en el tí­tu­lo, al ha­blar del de­re­cho al ol­vi­do es im­por­tan­te no de­jar a un la­doel­de­re­choa­lain­for­ma­ción­de in­te­rés pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.